PRINCIPAL » ARTE » ARQUITECTURA

| BITÁCORA | HISTORIA |

 
Los Mayas: palacios y pirámides
III.- Las grandes ciudades clásicas: Copán
         
 
  INDICE  
  CAPITULO ANTERIOR  
  III. CIUDADES CLASICAS  
Introducción
Centros religiosos
Pirámides
¿Cómo se trabajaba?
Función pirámides
Monumentos
Quirigua
Copán
  CAPITULO SIGUIENTE  
  TABLA CRONOLOGICA  
  GLOSARIO  

 

FIGURA 1

Figura 1

Ampliar

 

FIGURA 2

Figura 2

Ampliar

 

FIGURA 3

Figura 3

Ampliar

 

Copán, que está entre las ciudades clásicas más originales [FIGURA 1], dista tan sólo 50 Km. de Quirigua y forma parte del territorio de la actual Honduras. Domina una región de colinas bañadas por un afluente del Motagua, el río Copán. Por lo demás, este río, durante las violentas crecidas, ha erosionado la acrópolis a la que rodea por el lado este. Asimismo, ha dejado al descubierto —en una especie de corte estratigráfico— la estructura del terreno. Así, se puede observar que las construcciones ceremoniales de Copán están levantadas en gran parte sobre una gran terraza artificial.

El centro de la ciudad se inscribe dentro de un rectángulo orientado en sentido norte/sur, que mide 500 m de largo por 300 de ancho (15 ha), y que sigue unas reglas ortogonales [FIGURA 2]. La mayor parte de esta explanada, cuidadosamente nivelada y rodeada de terraplenes sobre los que se alzan plataformas y pirámides, está hecha, por tanto, de terrazas cuyos materiales han sido acarreados por el hombre. Hasta 30 m de alto y sobre una superficie de 3,5 hectáreas, los mayas acumularon cerca de un millón de metros cúbicos de materiales destinados a construir la famosa plaza jalonada por una docena de estelas [FIGURA 3]. Las estructuras piramidales más altas están a unos 38 m sobre el nivel del río.

En la última década, Copán ha sido objeto de fructíferas campañas de excavaciones y restauración. En particular, sobre la acrópolis, la imponente escalinata jeroglífica —que reúne cerca de 2.500 glifos esculpidos en la parte anterior de sus 63 peldaños— ha sido restaurada a raíz del descubrimiento de una tumba subterránea [FIGURA 4]. Esta gran inscripción —el documento dinástico más largo que actualmente se conoce en la región maya— merece ser estudiada, pero el desorden con el que fueron colocados ciertos jeroglíficos durante las primeras expediciones arqueológicas dificulta su interpretación. Sabemos, sin embargo, que las fechas enumeradas están entre el 545 y el 757. Esta monumental escalinata, rodeada de barandillas, conduce a una pequeña cella que forma el sanctasanctórum de la pirámide.

Al sur se levanta la importante estructura 22, cuya puerta [FIGURA 5] representa la entrada al más allá, y domina la plaza oriental, rodeada de gradas, que está más abajo. Hay una serie de grandes escalinatas que delimitan plazas y confieren una poderosa articulación urbanística al conjunto de edificios que rematan la acrópolis.

Al final de una escalinata de no menos de 90 m de ancho, al sur de la Plaza Mayor, se levanta un curioso santuario. Adosado a la parte posterior de este templo, hay un palacio que domina una terraza llamada «Tribuna de los espectadores», flanqueada por la plaza occidental. Las gradas que haya lo largo de esta Tribuna forman, a su vez, una escalinata jeroglífica [FIGURA 6].

Casi toda la parte superior de esta acrópolis es obra de un solo soberano, llamado Yax-Pac [FIGURA 7], que empezó a reinar en el 763 y se mantuvo más de 40 años en el trono. La estela 11 de Copán conmemora su apoteosis en el 810, calificándolo de «Padre de la Patria». Poco antes de su final, este soberano remodeló las edificaciones que rematan la acrópolis de Copán.

Por aquella época, el conjunto de las ciudades mayas de Guatemala estaba ya en plena decadencia.

 
 

FIGURA 4

 

FIGURA 5

 

FIGURA 6

 

FIGURA 7

 
 
Figura 4
 
Figura 5
 
Figura 6
 
Figura 7
 
 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 

 

INDICE PAGINA ANTERIOR - PAGINA SIGUIENTE ARRIBA