PRINCIPAL » ARTE » ARQUITECTURA

| BITÁCORA | HISTORIA |

 
Románico: ciudades, catedrales y monasterios
V. Nuevos Santuarios en Francia: El este y el sur
         
 
  INDICE  
  CAPITULO ANTERIOR  
  V. NUEVOS SANTUARIOS EN FRANCIA  
 
El este y el sur
El oeste y el norte
Cluniacenses y cistercienses
 
  CAPITULO SIGUIENTE  
  GLOSARIO  
 

EL ARTE DEL METAL

Ampliar

 

VALIOSOS TESOROS

Ampliar

 

     En Borgoña convivieron, durante el siglo XII, dos tendencias arquitectónicas. La primera se manifiesta en la prestigiosa abadía de Cluny III, cuya iglesia abacial se comenzó a construir en 1088. Siete años más tarde, el papa Urbano II consagró varios altares de la iglesia mientras se encontraba todavía en plena obra. Hasta 1130 no llegó la consagración de este edificio monumental y prestigioso a la vez. En la actualidad sólo se conserva el brazo sur del transepto y los capiteles del coro, pues fue destruida entre 1798 y 1823. Además de esos elementos, conocemos el edificio por antiguas ilustraciones y por los importantes trabajos arqueológicos del estadounidense Kenneth J. Conat.
     Esta abadía ilustraba la vitalidad económica del centro fundador de la orden cluniacense: la planta de la iglesia, así como las construcciones adyacentes, respondían a las necesidades de la orden. El edificio, de formas esbeltas, constaba de cinco naves —precedidas por un nártex—, un doble transepto y un ábside con girola y capillas radiales. Dos torres jalonaban la fachada [FIGURA 1].
     El esplendor de la abadía inspiró muchos edificios regionales, como Saulieu, Autun, Semur-en-Brionnais y Langres. La Charité-sur-Loire se asemeja, de modo indiscutible, tanto a Cluny II como a Cluny III. La iglesia de Nuestra Señora, en Paray-le-Monial, reconstruida antes de 1109, también copia la planta de Cluny III pero con algunas diferencias: un solo transepto y un número de naves limitado a tres; además, este edificio se eleva en tres niveles y su deambulatorio se estrecha en comparación con las naves laterales de Cluny III [FIGURA 2]. Lo mismo sucede con San Lázaro de Autun, cuya estructura de tres plantas está cubierta por una bóveda apuntada.

 
 

FIGURA 1:
CLUNY III

 

FIGURA 2:
PARAY-LE-MONIAL

 
 
CLUNY III
 
PARAY-LE-MONIAL
 
 

Ampliar

 

Ampliar

 
     

     La otra tendencia arquitectónica de Borgoña, contemporánea de la ya expuesta, se caracteriza sobre todo por la cubierta uniforme de la nave con bóvedas de arista. El monumento más representativo es la Magdalena de Vézelay y, en segundo lugar, la iglesia del priorato de Anzy-le-Duc. La nave de la primera se reconstruyó a partir de 1120, mide 10,20 m de anchura por 18,50 de altura, y recibe una bóveda de arista entre arcos fajones de medio punto. Está precedida por un nártex de tres naves que presenta la misma anchura. Este elemento ocupó un lugar importante en la arquitectura románica borgoñona. La cabecera, elevada sobre una cripta, incluye cinco capillas semicirculares y cuatro cuadradas. Aunque la iglesia posee una planta menos, la iluminación directa no quedó alterada. A diferencia del tipo cluniacense, la Magdalena de Vézelay presenta una gran horizontalidad [FIGURAS 3-4-5-6-7].

 
 
 

LA MAGDALENA, VÉZELAY

 
 

FIGURA 3:
PLANTA

 

FIGURA 4:
FACHADA

 

FIGURA 5:
TIMPANO

 

FIGURA 6:
PORTADA

 

FIGURA 7:
CAPITEL

 
 
LA MAGDALENA, VÉZELAY
 
LA MAGDALENA, VÉZELAY
 
LA MAGDALENA, VÉZELAY
 
LA MAGDALENA, VÉZELAY
 
LA MAGDALENA, VÉZELAY
 
 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 
 
   

FIGURA 8: CLERMONT

Clermont

Ampliar

 

FIGURA 9: CLERMONT

Clermont

Ampliar

 

 

     Por lo que respecta al Languedoc, cabe distinguir dos zonas geográficas: el Languedoc tolosano al sudoeste y el Languedoc mediterráneo. A través de Périgord se produjeron numerosos intercambios artísticos entre el sudoeste y las regiones de Poitiers y Saintonge. Como se aprecia en la fachada de la catedral de Burdeos y en la del Petit Palais, en el departamento francés de Gironda, dos vanos ciegos —que parecen señalar la entrada de las naves laterales— encuadran las portadas, y los contrafuertes-columnas y las hileras de arcadas refuerzan la cabecera.
     En las regiones de Toulouse, Quercy y Albigeois se extendió la moda de la cabecera con deambulatorio y capillas radiales (como en Figeacy en Gaillac), y el estilo de la cubierta con cúpula. En Albigeois cabe destacar los vestigios de la catedral románica de Albi y en Quercy, la torre porticada de Moissac, cuya recia cubierta se encuentra reforzada por imponentes ojivas que descienden más de lo normal, sostenidas por columnas adosadas a los muros de la sala cuadrada.
     En el Languedoc mediterráneo, el estilo románico del siglo XII sustituyó la técnica de sillarejos de piedra partida por la de los sillares perfectamente aparejados. Las nuevas construcciones adoptaron en su mayoría la planta de nave única, muy ancha, cubierta con bóveda de cañón continua o, a veces, apuntada. La persistencia de este gusto por la nave única se manifiesta en Saint-Pons, Agde, Saint-Papoul o incluso en Maguelonne. Las cabeceras, a su vez, se caracterizan por formas más complejas y seguían las corrientes estilísticas más amplias, como en Santiago de Béziers o San Nazario de Carcasona. Por último, hay que mencionar las iglesias fortificadas diseminadas por todo el sur francés.
     La arquitectura románica presenta múltiples variantes locales y regionales. En Auvernia, la catedral de Clermont-Ferrand ejerció su influencia sobre toda una serie de edificios auverneses; por ejemplo, San Pablo de Issoire, Nuestra Señora del Puerto en Clermont, Nuestra Señora de Orcival, San Nectario y San Saturnino. En su mayor parte se remontan a la primera mitad del siglo XII y se caracterizan por la planta de tres naves, el transepto saliente con una absidiola en cada brazo, la cabecera con girola y las capillas radiales. El alzado del edificio presenta, sobre la bóveda de arista de las naves laterales, tribunas que contrarrestan la nave central, a la que se abren por medio de ajimeces. La ubicación de estas tribunas supone la iluminación débil e indirecta de la nace central, cubierta por una bóveda de cañón continua, hasta el crucero, el cual se halla rematado por una cúpula sobre trompas. Debido a la utilización de piedra volcánica y la piedra arenisca de la llanura, estos edificios transmiten efectos de policromía que animan las cabeceras.
     La iglesia de Nuestra Señora del Puerto [FIGURAS 8-9], en Clermont-Ferrand, comenzada hacia 1100, esta, considerada como el prototipo de la arquitectura románica de Auvernia: planta de tres naves, transepto sobresaliente con dos absidiolas semicirculares y ausencia de capilla axial. La nave central, cubierta con una bóveda de cañón continua sin arcos fajones, se halla dividida en cinco tramos por pilares cuadrados o circulares alternos que disponen de tres o cuatro columnas adosadas.
     El alzado consta de dos pisos, con tribunas muy iluminadas y abovedadas en cuarto de esfera. Las naves laterales, cubiertas por bóvedas de arista, también presentan anchos vanos que contribuyen a la iluminación indirecta de la nave central. En el crucero se alza una cúpula con trompas contrarrestada, al norte y al sur, por un estrecho tramo con bóveda de cuarto de cañón de una altura muy inferior.
     El coro dispone de una bóveda de cascarón más baja que la de la nave. El fondo, muy cuidado, cuenta con esbeltas columnas coronadas por capiteles sobre los que se apoyan unas arcadas peraltadas y las ventanas con arquerías que iluminan el coro. En el exterior, los volúmenes se distribuyen de forma muy equilibrada y la presencia de contrafuertes se ve aligerada por las cornisas y modillones esculpidos, así como por la rica decoración policroma de los muros.
     San Julián de Brioude se halla en el sur de Auvernia y es un lugar de peregrinación. Tiene tres plantas de tres naves, transepto que no sobresale, y cabecera con deambulatorio y capillas radiales. Le Puy-en-Velay conserva una serie básica de edificios románicos: la catedral, el baptisterio de San Juan, San Miguel de Aiguilhe [FIGURAS 10-11-12-13] y la capilla de Saint-Clair. La catedral de Le Puy se caracteriza por la ausencia de la planta utilizada normalmente en las iglesias de peregrinación. Ahora sabemos que los arcos polibulados no son de influencia musulmana, sino que se empleaban con frecuencia en la región y forma parte, desde principios del siglo XII, del repertorio decorativo románico tanto mediterráneo como atlántico.

 
 

SAN MIGUEL DE AIGUILHE, LE PUY

 

FIG. 10:
GIROLA

 

FIGURA 11:
CORO

 

FIGURA 12:
FRISOS

 

FIGURA 13:
FACHADA

 
   
SAN MIGUEL DE AIGUILHE, LE PUY
 
SAN MIGUEL DE AIGUILHE, LE PUY
 
SAN MIGUEL DE AIGUILHE, LE PUY
 
 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 

Ampliar

 
 

 

INDICE PAGINA ANTERIOR - PAGINA SIGUIENTE ARRIBA