Historia blog Principal Arte Culturas
 
Indice
 
Capítulo anterior
 
Indice Catálogo Piezas
Prehistoria
El arte aqueménida
El arte griego antes de la época parta
El arte en la época parta
El arte en el Imperio Sasánida
Introducción
Arquitectura
Relieves rupestres
Orfebrería
Coronas
La mansión sasánida de Hadjiabad
Galería de imágenes
El arte al inicio de la época musulmana
Bibliografía


Figura 56
Relieve rupestre
Ampliar
  III. Catálogo: el arte en el Imperio Sasánida  

Relieves rupestres (y II)

   
Página 1 Página 2
   

...viene de la página anterior
Allí se encontraban las tumbas de los «antepasados» aqueménidas excavadas en la roca y allí mismo fue donde Ardashir, descendiente de Sasán, fundó uno de los centros más importantes de la ideología imperial sasánida. La escena se representa con una composición simétrica: a la derecha el dios Ahura Mazda a caballo, con la mano derecha extendida hace entrega de la diadema del poder, mientras que en la mano izquierda sostiene el barsom o «gavilla de sacrificio», el ramo consagrado al culto del fuego zoroástrico; frente al dios, como si de un reflejo se tratara, vemos a Ardashir también a caballo, con la mano derecha recoge la diadema y la mano izquierda se halla a la altura de la boca como signo de respeto. Detrás de Ardashir un escudero sostiene un abanico en la mano derecha. Bajo los caballos se hallan dos figuras rendidas: bajo el caballo del dios se encuentra Ahriman, el espíritu del mal, y bajo los cascos del caballo de Ardashir se ha representado al derrotado rey de los partos, Artabanos. Las imágenes no pueden ser más elocuentes.

Ardashir también hizo representar el mismo tema de la investidura en otro relieve, pero esta vez «de pie» y entre sus más altos dignatarios (20). Este relieve es más antiguo que el de Naqs-i Rustam y se halla muy cerca de la residencia del rey en Ardashir-Khurra, en Firuzabad. En cualquier caso, el tema de la investidura, ya sea con el rey a caballo o a pie, no es una creación sasánida, sino que ya se representaba en las monedas de los grandes reyes partos.

Pero el relieve rupestre sasánida de mayores dimensiones, que se encuentra en la garganta de Firuzabad, representa con gran teatralidad al victorioso Ardashir que acaba de vencer en una lucha a caballo al gran rey parto Artabanos IV (21). Este tema del rey triunfante y vencedor de sus enemigos está fuertemente arraigado en la tradición artística del antiguo Oriente; en Irán es especialmente famoso el relieve de Darío en las rocas de Behistún. Shapur I, hijo y sucesor de Ardashir, hizo de su victoria sobre su histórico enemigo romano el tema central de sus relieves rupestres. Dos veces consiguió Shapur conquistar la metrópolis oriental romana de Antioquía del Orantes. En la última batalla (Edesa, 260 d.C.) capturó al emperador romano Valeriano y con él a miles de legionarios. En el amplio «informe de los hechos» que Shapur I hizo grabar en tres idiomas, griego, parto y persa medio, en Naqs-i Rustam, en los muros de la Ka'aba-i Zardusht —una construcción en forma de torre del período aqueménida [FIG. 10]— está escrito:
§ 6-7: «y una vez tomamos posesión del poder, (entonces) el emperador Gordiano reunió un poderoso (ejército) procedente de todo (el) imperio de Roma, Gotia y Germania y se puso en camino hacia Asuristán (Babilonia) para ir contra Eranshahr y (contra) nosotros, y en la frontera de Asuristán, en Mishik (Misikhe, en la orilla derecha del Éufrates), se produjo una dura lucha cuerpo a cuerpo. El emperador Gordiano murió, el poderoso (ejército) romano fue exterminado y los romanos designaron a Filipo (como) emperador. Y el emperador Filipo vino (hasta) nosotros en calidad de peticionario y nos ofreció 500.000 denarios (por sus) almas y se comprometió a pagar su tributo, por este motivo le dimos a Mishik el nombre de Firuz-Shapur ('Shapur ha vencido')».
§ 18-22: «Y (a la) tercera oportunidad, una vez avanzamos hasta Carras y Edesa y logramos cercar Carras y Edesa, entonces el emperador Valeriano marchó contra nosotros, y junto a él había... un poderoso (ejército) (de) 70.000 hombres. Y más allá de Carras y Edesa se produjo una batalla con el emperador Valeriano y conseguimos capturar con nuestras propias manos al emperador Valeriano y a los demás, el prefecto pretoriano (y) los senadores y oficiales, que eran los líderes de su ejército, fueron capturados y conducidos a Persia». (22)

Estos éxitos de Shapur en política exterior se celebraron según las reglas de la propaganda estatal y se enaltecieron gráficamente ni más ni menos que en cinco relieves rupestres. Aunque cada uno de estos relieves sea diferentes, el centro de la escena principal de todos ellos está ocupado por el triunfante rey Shapur a caballo, sujetando con la mano derecha al capturado Valeriano, mientras que un segundo emperador romano, Filipo el Árabe, se arrodilla ante el rey. En alguno de estos relieves también aparece el fallecido Gordiano III (23) bajo los cascos del caballo [FIG. 56], con lo que Shapur consigue reunir distintos sucesos políticos en una sola imagen. No debemos considerar este relieve sólo como un documento histórico, sino también como símbolo de la absoluta y eterna ambición de poder del «rey de reyes». Curiosamente, esta representación no se corresponde con los hechos históricos sino que está notablemente exagerada: Gordiano no fue derrotado por Shapur, sino que fue asesinado por Filipo el Árabe. El tratado de paz con Filipo se pudo alcanzar sólo porque el emperador romano se enfrentaba a enemigos en sus propias filas, y si cayó Valeriano en manos sasánidas, fue por traición. Tres de estos relieves triunfales se hallan en el valle de Behistún, muy cerca de la nueva residencia fundada por Shapur. Están compuestos en varios registros y su puesta en escena se basa claramente en modelos romanos, lo que confirma que, al igual que en el palacio de Bishapur, también intervinieron artistas romano-sirios (24). En el valle de Bishapur hay una cueva —se cree que es la tumba de Shapur I (25) que acoge una estatua del rey de tamaño superior al natural, hasta hoy la única gran obra tridimensional conocida del período sasánida. (26)

   
 
Indice
Página anterior Página siguiente
Arriba
Esta página existe gracias al mecenazgo del
Ayuntamiento de La Puebla de Alfindén
 
 

Principal Contactar