Principal Arte Culturas Bitácora Historia

III. Economía
 
Índice
 
Capítulo anterior
 
III. Economía
Ganado
Agropastores
La caza
 
Capítulo siguiente

 


Ganado

Ganado
Ampliar
 

LA CRIA DEL GANADO (I)

 
| INTRODUCCION | LAS TECNICAS | LA SAL | EL DROMEDARIO | LA VACA | LA CABRA | EL CABALLO | EL ASNO | EL PERRO | LAS MARCAS |
INTRODUCCION:

Los tuareg viven en una unidad familiar extensa (tribu o tawshit), que se desplaza según las necesidades de sus rebaños, constituidos esencialmente por vacas y bueyes, algunos camellos, numerosas cabras y, en ocasiones, ovejas. El rebaño de un campamento nunca es de propiedad colectiva. Cada animal pertenece a un propietario conocido por todo el mundo. Los animales de un hombre y su mujer proceden de rebaños distintos y tan sólo son administrados en común. Cada individuo recibe, desde el nacimiento, uno o varios animales que durante años permanecerán mezclados con los de sus padres. Durante la infancia, puede darse que un niño reciba, si se tercia, algunos animales, aunque éstos sólo se redistribuyen con el matrimonio; son la dote (taggalt) de la familia del muchacho a la de la muchacha, el "precio de la novia", que evidentemente cambia según los grupos y la riqueza de las familias, y las exigencias del padre de la novia. Los animales de la taggalt abandonan el rebaño de la familia del marido para unirse al del padre de la esposa, que los llevará a partir de ese momento. El matrimonio provoca asimismo la transferencia de los animales de la joven esposa del rebaño de su padre al de su marido. Además, cuando deja a sus padres, la joven esposa recibe prestados de su padre animales que aseguren su provisión de leche, lo que a menudo es la ocasión de que el padre haga alarde de sus riquezas prestando a su hija un número de animales superior al que él ha recibido como taggalt. Ese préstamo para la leche se denomina shimuzagen, vocablo derivado del verbo ezzeg, "ordeñar".

El rebaño (tamadent, "apacentar") debe estar equilibrado desde el punto de vista de su vigilancia y alimentación, así como ser adecuado a la explotación de los pastos locales. Habitualmente, los miembros de una misma familia que habitan en campamentos únicos o vecinos se agrupan para constituir una misma unidad de gestión, dividida en rebaños según los tipos de animales. Así, camellos, carneros y cabras forman rebaños distintos que son guardados por los pastores adecuados. La excepción son los bóvidos, cuyos rebaños son dejados en libertad y regresan al atardecer junto a la tienda de su propietario.

   
 
Índice
Página anterior Página siguiente
Arriba

Esta página existe gracias al mecenazgo del
Ayuntamiento de La Puebla de Alfindén

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!