Principal Arte Culturas Bitácora Revista de Prensa

VII. La artesanía
 
Índice
 
Capítulo anterior
 
VII. LA ARTESANÍA
ARTESANÍA
ORNAMENTACIÓN
JOYAS
 
Capítulo siguiente

 


ARTESANO
ARTESANO
Ampliar

 

ALMOHADON
ALMOHADON
Ampliar

 

ALMOHADON
ALMOHADON
Ampliar

 

BOLSA ROPA
BOLSA ROPA
Ampliar

 

PORTAEQUIPAJES
PORTAEQUIPAJES
Ampliar

 

PIEZAS SILLA
PIEZAS SILLA
Ampliar

 

 

LA ARTESANIA: EL CUERO Y LA MADERA

 

| EL CUERO Y LA MADERA | LOS METALES | CESTERIA Y ALFARERIA | GALERIA |

La vida del pastor nómada requiere herramientas y utensilios relativamente elaborados, producidos por la propia sociedad tuareg a partir de los recursos que ofrece su medio natural. Cuando se trata de objetos corrientes, puede manufacturarlos cualquiera. Si el trabajo requiere una técnica y herramientas elaboradas se recurre a los artesanos, generalmente denominados "herreros" (enad, pl. enaden), aunque no se limitan a trabajar los metales sino que también trabajan el cuero y la madera. Como fuente de ingresos, las mercancías así manufacturadas se incorporan en buena parte a la circulación de bienes de una comunidad nómada.

El cuero:
La piel (egashek) de cabra o de macho cabrío sirve para la confección de la mayoría de los accesorios de la vida nómada: el toldo de la tienda (ehaket), los odres para el agua (abayogh), las mantequeras (anwar), los recipientes para sacar agua del pozo (aga), los numerosos tipos de bolsas (taseihat, ebawen, abalbod), los almohadones (adeffor), las carteras ricamente decoradas cruzadas sobre el pecho (anefed), con sus estuches rectangulares (ettabu) que contienen billetes con versículos del Corán o pequeños talismanes coránicos de cuero (shirawt), así como, a veces, los calzones (adgag). El cuero es, por lo tanto, una materia prima importante, indispensable en la vida cotidiana y en el universo doméstico de la pareja y de la tienda. Una vez desprovistas de pelo y después de espolvorearlas con la corteza de algunos árboles (generalmente acacias), las pieles son raspadas, lavadas y sumergidas durante varios días en una solución de curtido que también contiene corteza de acacia. Esta preparación puede ser llevada a cabo por mujeres de cualquier condición. No sucede lo mismo con las labores de corte, confección, costura y tinte, que son confiadas a artesanas especializadas (tenad, pl. tenaden), esposas a su vez de artesanos. Una artesana jamás se separa de sus herramientas: un cuchillo ancho y plano (elmoshi), un pequeño taburete (elkeleb) y banco de trabajo, cola (madghar) y un estuche de costura en forma de cuerno de bóvido (isek). Son asimismo estas mujeres quienes preparan los adornos de cuero teñido que se aplican a las partes visibles de la silla de montar (tamzak) o forran las vainas de las espadas (takuba). En principio, los tintes usados para teñir el cuero son vegetales, como el rojo, el amarillo y el negro, en tanto que el verde es en general importado del sur. Sin embargo cada vez es más frecuente el uso de tintes industriales importados. Asimismo, actualmente las bandas que adornan los bolsos se hacen a menudo a partir de tiras recortadas de manteles multicolores de plástico. Una especialidad de la región de Agadés es la confección de cajas de cuero recio, de vaca o de camello, moldeadas sobre hormas de madera y cerradas con una tapa. Se tiñen con decoraciones rojas y su destino suele ser contener las joyas de las mujeres. Se hallan en todo el mundo tuareg, de norte a sur y de este a oeste.

La madera:
El trabajo de la madera (ashek) es una actividad reservada a los hombres. A pesar de su relativa escasez y de la protección que recibe por parte de los guardas forestales, esta materia prima forma parte también de los fundamentos de la cultura material tuareg, incluso aunque su explotación esté reglamentada y tenga un precio. El conjunto del material de la tienda (ehan) —las estacas (tagettawt), los aros (igagan) de la tienda de esteras (ehan n esalan) del Ayr, los salvamanteles (tijikant), los lechos (tadebut) etcétera— es de madera, así como los utensilios de cocina: el mortero (tende), el cuenco de ordeñar (akabar), fuentes y escudillas de todos los tamaños (tazawat, aghezu, aghlal), embudos (esegeffi), un cuenco con pitorro (aghalla) para cebar a las niñas, el biberón (aghellus), cucharas (tashokalt), cucharones (amula), escudillas para los perros(efagher n ¡di) e incluso orinales (efagher, ebagez). En lo que se refiere al pastoreo, la madera es utilizada en las técnicas de abrevamiento: la horca plantada al borde del pozo para sostener una polea destinada a recibir la cuerda (aghan) que tira del saco de cuero con el que se saca el agua (aga). También son de madera los arreos de transporte: albardas de carga para camellos y bueyes (aruku), diferentes tipos de sillas de montar y palanquines de mujer para montar en camello (tahawit), en los que la distinción social se manifiesta en los elementos decorativos más o menos ricos que las artesanas del cuero aplican a los distintos elementos de la silla. Hay dos tipos principales de silla de montar masculina: la más sencilla (tahiast), con una perilla en forma de cola de águila, sin decoración, estrictamente funcional y menos costosa, que se distingue de la silla con perilla en forma de cruz, "con orejas" (tamzak, de tamezzuq, "las orejas"), especialidad de la región de Agadés, desde donde se exporta a toda Argelia y, hacia el sur, a Níger, mientras que el primer tipo se encuentra sobre todo al oeste del mundo tuareg. Este tipo de silla permite que el peso del camellero descanse sobre la cruz y que pueda poner los pies sobre el cuello del animal, con lo que puede estimular su montura y dirigirla ejerciendo las presiones adecuadas.

La fabricación de los aperos de labranza (azuelas, hachas, punzones) también es de la incumbencia de los artesanos de la madera, que colaboran estrechamente con sus homólogos de los metales, los herreros propiamente dichos. Entre todos los artículos de artesanía de la madera vendidos a los turistas en las tiendas de las grandes ciudades, las cajas con tapa, forradas de cuero decorado con motivos repujados, tienen mucho éxito. Los artesanos han calculado sus dimensiones para que se puedan guardar cintas de audio, e incluso de vídeo, de un modo elegante.

   
 
Índice
Página anterior Página siguiente
Arriba

Esta página existe gracias al mecenazgo del
Ayuntamiento de La Puebla de Alfindén

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!