Página Principal Arte Pintura Bitácora Historia

II. Caprichos

 
Indice
 
Capítulo Anterior
 
Caprichos
Introducción
Galería 1-10
Galería 11-20
Galería 21-30
Galería 31-40
Galería 41-50
Galería 51-60
Galería 61-70
Galería 71-80
 
Capítulo Siguiente

 

GALERIA: 1 - 10

 
1
1. Fran.co Goya y Lucientes, Pintor
Goya, en un primer dibujo preparatorio, no había acentuado tanto su mirada entrecerrada y de refilón. El gesto finalmente elegido lo muestra con aire más escéptico o crítico. Tenía entonces cuarenta y tres años.
2
2. El si pronuncian y la mano alargan Al primero que llega
Crítica acerba de las bodas por interés o razón política, en que Goya censura lo que no sea verdadero amor de la pareja y denuncia la doblez de la novia, hermosa enmascarada, pero contenta con su sino. El tiempo dirá cómo es.
3
3. Qué viene el coco
Insensatez de las madres que aterrorizan a sus hijos con horrores imaginarios, a veces para lograr desentenderse de las criaturas o alejarlas cuando no les conviene que sean testigos de una bribonada.
4
4. El de la rollona
Mofa de la artificiosa prolongación de la infancia que sufren los hijos de casa rica, caprichudos e inútiles a base de vivir como bebés. "El de la Rollona, diez años y aún mamaba": frase hecha contra la madre que impide la vida adulta del hijo.
5
5. Tal para qual
Dura estampa contra el atildamiento, femenino y masculino: el pisaverde pasa sus horas en acicalamientos, como la coqueta, pendiente no de ser, sino de aparentar y apegado a las modas y no al buen temple.
6
6. Nadie se conoce
La máscara de Carnaval no tapa, aunque todos finjan que no saben quienes son y, así, obren a su antojo y puedan complacerse. Pero el engaño no existe en el carnaval de la vida: ni los «cuernos» pueden, al cabo, disimularse.
7
7. Ni asi la distingue
Aunque la mire de cerca no conocerá su ser verdadero y se engañará si solo se fía de la apariencia, así se ayude de anteojos. Más le valiera reparar en cosas que no se llevan en la cara. Goya firmó la plancha, abajo, a la izquierda.
8
8. Que se la llevaron!
Si no velan por el decoro y la fama de la mujer, así ella misma como los suyos, puede acabar por la fuerza de las cosas, donde nunca quiso haber estado. O, más sencillamente, dos bárbaros que raptan a una joven.
9
9. Tantalo
Tántalo, por maldición de los dioses, no podía alcanzar nunca el agua y las frutas que tenía cerca. El hombre que no es atento y amable con su mujer, la pierde, como si estuviera muerta, y ya nunca la logra, por más que llore.
10
10. El amor y la muerte
Los anticuados, que se toman cualquier chanza a la tremenda, como en los dramas de Calderón, se exponen a morir en una pendencia por asunto de faldas. Así y todo, él amaba locamente y ella queda en la desesperación. Eros y Tántalos.
   
 
Inidice
Página Anterior Página Siguiente
Arriba
 
 
 

Página Principal Contactar