Detalles construcción Ermita

Detalles sobre la construcción de la ermita. Antonio Val Liso.

Para la construcción de la ermita se emplean dos vías de ejecución: la aportación del Ayuntamiento que contrata a la empresa Construcciones Val que se hará cargo de todos los materiales y su peonaje y por otro lado las donaciones de los alfindeños y el trabajo vecinal, unos con dinero, otros con jornales de trabajo, otros acarreando caballerías y otros aportando trabajo y dinero.

El proyecto se encarga al arquitecto D. Fernando Vera y se empieza a construir en el año 1955 para inaugurarla el 2 de abril de 1956.

La construcción de los cimientos es de hormigón y sobre estos se levantan los muros de ladrillo macizo de 40 sentados con mortero de cemento, las dos paredes laterales tienen además unos pilares de refuerzo también de ladrillo macizo.

La cubierta es de vigas construidas con piezas de cerámica en la misma obra y ladrillos machihembrados, esto fue un sistema catalán. El tejado es de teja árabe,curva y sentada con mortero de cemento. La ermita tiene una sola nave de forma rectangular de 20 por 10 metros con el saliente del altar que tiene una luz de 6 metros, construido con una jacena de hormigón sobre pilares de ladrillo de cuarenta. La sacristía cuenta con vestuario, lavabo y retrete sin agua corriente.

La nave está iluminada con ocho ventanales laterales, dos ojos de buey en la fachada principal, uno a cada lado de la puerta de entrada y otro mucho mayor en la fachada posterior que hoy está tapado con otro altar muy distinto al original. En la parte derecha del tejado se alza un mini campanario con una sola campana.

La ermita tiene una única puerta de acceso sobre la que se levanta un porche con cuatro pilares de hormigón unidos con una jacena, del mismo material. El suelo del porche es de baldosas de hormigón construidas sobre el terreno y la acera que la rodea es de bordillos y hormigón. El coro es de la misma construcción con escaleras de granito para su acceso. El púlpito de forma circular se construye en el ángulo izquierdo cerca del altar y era muy distinto al actual con suelo de hormigón y mosaico de 20 por 20.

El altar primitivo estaba hecho de ladrillo y decorado con piezas de escayola, muy distinto al actual. Las paredes interiores de la ermita estaban jaharradas con mortero de cemento, lucidas con yeso y pintadas con pintura de cola.