Documentación Ermita

Documentos que hacen referencia a la Virgen o a la Ermita de Alfindén desde el s. XIII hasta el s. XIX. Por Pilar Moliné Herce.

En la geografía aragonesa es poco frecuente que el nombre de una virgen tenga el mismo que el de la localidad, pero en nuestro pueblo por algún motivo desconocido a la Virgen se le puso por nombre el lugar que las personas lo poblaban —Alfindén—, y se construyó una iglesia (la que con probabilidad se convertiría posteriormente en ermita) y se fundó una Cofradía.

A lo largo de los siglos, desde el siglo XIII hasta finales del siglo XIX, son varios los textos encontrados. Hasta hace poco tiempo se podían resumir en diez4. Hoy ya son 19, gracias a la rehabilitación y posterior digitalización de los dos primeros tomos del archivo parroquial de La Puebla de Alfindén. Dichos textos, hacen referencia al culto de la Virgen de Alfindén, a la ermita o a la Cofradía.

1

El primer documento, localizado hasta la fecha, está fechado el 21 de Noviembre de 1.203. En el se hace mención y por tanto deja probada la existencia de una Iglesia llamada «Iglesia de Santa María de Alfindén».

El documento original, escrito en latín, alude a una donación de García Navarro de tres campos a la mencionada Iglesia de Sta. María de Alfindén, para dotar a un sacerdote que celebre sufragios para el alma del citado García Navarro y la de sus padres.

El culto a la Virgen de Alfindén en la Puebla tiene por tanto más de 800 años. Además su culto era en la Iglesia de la localidad (poblado), la cual en la fecha de 1203 estaba ubicada en el termino de Alfindén.

Como se recordara, posteriormente el pueblo se traslado a su ubicación actual, por lo que hipotéticamente al construirse lo que hoy es Iglesia, lo que era Iglesia paso a ser ermita; también se abrevió el nombre de la Virgen, llamándose únicamente Virgen de Alfindén.

2

A finales del siglo XIII, hay de nuevo otra referencia al culto en La Puebla. Esta es menos concreta para el tema que nos ocupa sobre la Virgen de Alfindén, o ermita, ya que de ella solo podemos deducir que para la atención del culto en nuestro pueblo, de aquella época, había un vicario.

El texto escrito también en latín, informa sobre un impuesto de las parroquias de las Diócesis de Aragón y Navarra respecto al año 1.280 5.

Y en esa relación de las Iglesias del territorio de Cesaraugusta, aparece el Vicario Dalfindén, al que le correspondía pagar 14 sueldos y 7 dineros.

3

Han pasado ya tres siglos cuando encontramos las siguientes noticias del tema al que hacemos referencia. Están fechadas en el siglo XVI, concretamente el 26 de Abril de 1582 .

En dicha fecha, D. Andrés Santos, arzobispo de Zaragoza, realizó una visita pastoral a nuestro pueblo, quedando constancia de ella en los libros parroquiales, siendo posiblemente la más prolífica en mandatos ya que sobrepasan los 30.

En relación al tema que nos ocupa, encontramos las siguientes alusiones:

Porque cesen los inconvenientes que suelen resultar de las comidas en las cofradías mandamos so pena de excomunión que no se coma en las que hay en este dicho lugar a costa de la renta de ellas sino que se gaste en obras pías y en otras cosas concernientes a sus estatutos y porque los cofrades se animen a proseguir en hermandad y buenos ejercicios de virtud concedemos 40 días de verdadera indulgencia a los cofrades que en los días de sus solemnidades qué solían juntarse a comer y en los siguientes a la conmemoración por los difuntos se hallaren presentes a los divinos oficios, por cada vez y con la misma pena mandamos a los dichos cofrades que dentro de doce meses se hagan ordinaciones para el buen gobierno de las dichas cofradías donde no las hubiese confirmadas por el ordinario y en el dicho tiempo las presenten ante nos o ante el vicario general para que vistas se decreten las que pareciesen convenientes y no lo haciendo así no usen ni puedan usar de las dichas cofradías. (Tomo I, folio 53 v. )

Por cuanto no se supo por ahora dar cuenta de los treudos y rentas de las ermitas de Ntra. Sra. de Alfindén y Santa Engracia mandamos al vicario so pena de excomunión que dentro de ocho meses llame ante si a los lumíne-nos de las ermitas y en presencia de los jurados les tome cuenta de los treudos y rentas de las dichas ermitas y nos haga relación o a mi o al vicario general de lo que se hiciese (T. I, f. 55 v.)

Mandamos a los jurados de dicho lugar hagan retejar la ermita de Ntra. Sra. de Alfindén6, para el invierno que viene y pongan puerta en el postergado y que hagan un banco en el coro de la ermita de Sta Engracia y abran una ventana sopeña de dos escudos por cada cosa que estuviese por hacer pasado el dicho tiempo y que pagara el daño que recibiere la ermita con las aguas del invierno por no haberlas arreglado (T.l, f. 55 v.)

4

VISITA PASTORAL DE 1594

Como en la visita efectuada dos años antes, en esta, en uno de sus mandatos se alude a que los cofrades de la Cofradía de Nuestra Sra. de Alfindén gastan la renta que tienen en comer y se hacen pocos sufragios por las ánimas del purgatorio; por ello manda so pena de excomunión mayor se cumplan algunas instrucciones para su administración, así como que se atienda primero a los reparos de la dicha ermita y se pongan todas las cosas que se ordenan en visita y al cabo de cada año pasarán cuentas con asistencia del vicario y de la manera que manda. ( A. P, T. 1. folio 75).

5

Y seguimos en el siglo XVI, cuando encontramos un documento fechado en Diciembre de 1.598, el cual esta recogido en «Colección de Fuentes de Derecho Municipal Aragonés del Bajo Renacimiento» 7.

En dicho estudi,o entre los documentos recogidos, uno de ellos en alusión a La Puebla, recoge el desempeño de cargos municipales y el ordenamiento político-administrativo de La Puebla de Alfindén, en la fecha mencionada de 1.598.

La primera de las ordinaciones, realizadas en tal fecha dice así: No podía ser admitido a los oficios de alcalde ni jurado del Lugar el que fuese panadero, sisero, tendero, molinero, mesonero, carnicero u hornero de dicho lugar, así como el que tuviera otra arrendación o debiere cosa o cantidad alguna al lugar o a la iglesia o alguna de las ermitas teniendo que renunciar a los cargos u oficios requeridos o pagar lo que debían.

6

VISITA PASTORAL DE OCTUBRE DE 1607 siendo el Visitador D. Geronimo Santos de Armona.

Manda retejar los tejados de la Iglesia mayor y de la ermita de Nuestra Sra. de Alfindén.

Así mismo manda se haga un archivo en el que se ponga, entre otras cuestiones, los cargamientos de aniversarios y cualesquiera otras rentas de la fabrica de la iglesia, hospital, ermitas y otras cosas pías. (T. 2 Folio 211 v.)

7

VISITA PASTORAL DE 8 de Abril de 1609 siendo el Visitador D. Geronimo Santos de Armona.

Vuelve a insistir en la reparación de la ermita, ya que manda a los cofrades se venda algo mas de trigo de la dicha cofradía de Nuestra Sra. de Alfindén y repare el techo de la ermita en el plazo de cuatro meses8 (T. 2 Folio 217).

8

21 de Noviembre de 1615 siendo el visitador D. Luis de Sarania, canónigo de la Seo y visitador General de la ciudad

Dispensamos para que los votos que están hechos de ir en procesión los días de Nuestra Señora de Marzo y de Sta Engracia a dichas ermitas, los pueden cumplir en otros días de fiesta pasada la resurrección la cual entendemos si dichas fiestas cayesen en días que la IGLESIA no celebre de ellas9 (T. 2 Folio 232 v.)

9

VISITA PASTORAL. 28 de septiembre de1645.

Vuelve a insistir en las obras de reparación de la ermita. Es en la única ocasión que he podido observar que las rentas son buenas, por ello señalo a continuación casi integro el mandato, dice así:

«Por cuanto en la ultima visita quedo mandado se hiciese una capa verde de tafetán y un frontal en yeso y no se ha hecho teniendo mucha hacienda sobrada la fabrica de la iglesia y con el trascurso del tiempo ha crecido la necesidad, por tanto mandamos que dentro de un mes se hagan la dicha capa y frontal y además de ello dos pares de candeleras, dos misales, 4 toallas de manos, una docena de purificaderos, una toalla de tafetán, dos albas…. y las obras que se manden hacer a la fabrica de Ntra. Sra. de Alfindén, tendrá la iglesia lo necesario y todo se cumpla dentro de dicho tiempo so pena de excomunión y de 20 ducados». (T. 2 Folio 273).

10

Y siguiendo el orden cronológico, la siguiente noticia de nuestra ermita la encontramos en el informe parroquial mandado hacer por Juan Cebrian Arzobispo de Zaragoza, el cual fue realizado en 1.656, por Joseph Sancho vicario perpetuo de La Puebla. Este informe como en otros casos que son solicitados por el Arzobispo a los párrocos de las distintas localidades, se conserva en el archivo Diocesano de Zaragoza.

En dicho informe, en uno de los apartados dedicado a las cofradías, comenta:

Hay, en el lugar, dos cofradías: Ntra. Sra. del Rosario con numero de 15 cofrades que no tiene renta alguna y la otra la de Alfindén fundada en la Ermita de Ntra. Sra. de Alfindén, tiene de renta cuatro cahíces de trigo y 244 sueldos. Las cuentas se dan y pasan con puntualidad.

11

VISITA PASTORAL 23 Mayo de 1660

Por cuanto se deben a la Cofradía de Ntra. Señora de Alfindén algunos treudos y legados mandamos a los Cofrades, so pena de excomunión, que dentro de un mes nombre un procurador para que pasado este verano, de aquí al día de San MIGUEL de septiembre cobre todas las deudas y treudos rezagados que se deben y a las personas que lo deben mandamos so pena de excomunión de aquí a dicho día los paguen y sino lo hicieren los declare el vicario por excomulgados y para en adelante mandamos que no se admita a ningún prior ni mayordomo que no tenga cobrados los treudos de aquel año. (T. 2 Folio 288v y 289).

12 – 13

VISITA PASTORAL mayo de1663 y junio de 1673. En ambos casos vuelve hacer referencia al cobro de los treudos.

1663 … Comisionamos al vicario amoneste a los mayordomos de la Cofradía de Ntra. Sra. de Alfindén QUE para el día de este año de este presente año …. cobren las cantidades que dichos cofrades deben a dicha cofradía y para en caso de que dichos cofrades no hubiesen pagado para dicho día se proceda con censura a cada uno de aquellos y para en caso que aquellos paguen los pueda absolver imponiéndoles penitencia (da pormenores de las culpas así como de las penitencias). (T. 2 Folio 293)

1673… ….»Se paguen las pensiones de censales treudos y otras rentas así pertenecientes a la Iglesia como las que pertenecen a la Cofradía de Nuestra Sra. de Alfindén y otras cualesquiera cofradía y legados fundados en dicha iglesia y presente lugar». Pide también se haga el pago en el tiempo de dos meses y si en dicho tiempo no lo hiciesen lo publique por excomulgados (T. 2 Folio 307)

14

Ha pasado casi un siglo de la anterior noticia, cuando en 1.771, en el informe pastoral, elaborado por D. Ramón Miranda, vicario de La Puebla, la Parroquia de La Puebla de Alfindén y realizado para el Arzobispo Juan Sáenz de Buruaga, cuando volvemos a tener noticias de la ermita.

En dicho informe, el vicario refleja que existen dos ermitas; una de Sta. Engracia que nada tenia, estaba a riesgo de arruinarse y es de cargo del lugar. La otra, la de Ntra. Sra. de Alfindén, tenia un ermitaño a cuyo cargo estaba la decencia interior y en cuanto a otras cuestiones (luminaria, ornamentos, etc…) estaban a cargo de la Cofradía de dicha invocación. La ermita sólo tenía el Retablo de Ntra. Sra. que estaba decente con algún manto para la Sma. Imagen.

La ermita, tenia así mismo dos campanas pequeñas, y el tejado y parte de las paredes necesitaban de algún repaso.

También hace anotaciones sobre las Cofradías10. En relación a la Cofradía de la Virgen de Alfindén señala que tenia censo de unas 31 personas y un campo que rendía unas seis fanegas de trigo, además cada cofrade anualmente contribuía con cuatro almudes de trigo. De todo ello daba cuenta, anualmente, el mayordomo. Como las otras cofradías el párroco suponía aprobada esta Cofradía por el Ordinario.

Observar que según el censo de 1.768, en cuya fecha La Puebla tenia 552 habitantes y la población masculina de 25 años en adelante era de 128 varones, por lo que los cofrades -31- representaban cerca del 25 por 100 de la población masculina adulta.

15

En 1.786, se realiza de nuevo otro informe pastoral mandado hacer por el Arzobispo Agustín de Leza y Palomeque y elaborado por Matías Lisón, vicario entonces de La Puebla.

Por dicho informe, sabemos que en este año seguían estando las dos ermitas. Con respecto a la ermita de Ntra. Sra. de Alfindén, comenta que no tenia rentas y que en ella había un ermitaño, el cual para ayuda de su manutención recogía limosna en las ermitas del lugar.

Aludiendo a las Cofradías, el vicario, después de indicar la existencia de las tres cofradías, comenta: «Hay una Cofradía con el titulo de Ntra. Sra. de Alfindén» la que tienen dos campos y contribuyen sus cofrades con cierta porción de trigo para su manutención, y añade que estaba a punto de perderse por no querer observar ningún decreto de visita.

16

Otra de las noticias, en relación al culto a la Virgen, es el nombre de algunos Cofrades, los cuales constan en los libros de acuerdos del Ayuntamiento de los años comprendidos entre 1799 y 1810,

Estos cofrades, junto con los otros dos de las otras cofradías asistían al pleno del Ayuntamiento para elegir tras votación efectuada por el alcalde, el párroco y los dichos mayordomos de las Cofradías del pueblo, el Sindico Procurador General, siendo confirmado por la autoridad Provincial.

Dicho cargo, el Sindico Procurador General, creado en 1766, tenia una posición y función esencial en la Junta Municipal, ya que era el defensor del pueblo en todo lo que se estimara que pudiera agravar o perjudicar frente a cualquier autoridad constituida.

Los Cofrades de la Virgen de Alfindén, en estas fechas fueron:

1.799, Tadeo Tolosana
1.800, Casimiro Lapuente
1.801, Miguel Manzal
1.802, Juan Alcolea
1.803, Mariano Aparicio
1.804, Manuel Roche
1.805, desconocido
1.806, Francisco Alcolea
1.807, Francisco Ramírez
1.808, desconocido
1.809, Pedro Gargallo
1.810, Jorge de Llesa

17

En 1.849, el Excmo. e limo. Sr. D. Manuel Gómez de la Riva, Arzobispo de Zaragoza, instruye se realice un nuevo informe pastoral, el cual fue certificado por D. Lucas Ladaga, cura párroco del lugar de La Puebla de Alfindén.

En él, de la ermita, dice: Hay una ermita11 llamada de Ntra. Sra. de Alfindén con un solo altar habilitado, no tienen capellán determinado, solo el párroco, carece de toda renta, se conserva de la caridad de los fieles del pueblo, se venera en determinados días del año por la feligresía y se ignora la época de su fundación.

Y sobre las cofradías anota: Hay tres cofradías, la 1a con la advocación de Ntra. Sra. de Alfindén, la 2ª de Ntra. Sra. del Rosario y la 3 – del Dulcísimo Nombre de Jesús. Todas, las tres se mantienen de la limosna de los fieles y cofrades, estas se invierten en el culto y adorno de sus titulares.

18

En 1.853, Madoz realiza un informe sobre todos los lugares de España. Como es bastante breve y aunque suele aparecer en muchas de las publicaciones, señaló integro su contenido. Y así dice de La Puebla de Alfindén: Lugar, con ayuntamiento de la provincia, partido judicial, audiencia territorial y diócesis de Zaragoza (2 leguas) capitanía general de Aragón.

CLIMA: variable y afecto a las intermitentes. Le baten con más frecuencia los vientos de Este y Oeste

Tiene 140 CASAS, las del Ayuntamiento y cárcel

ESCUELA de niños a la que asisten 60, dotada con 2.000 reales
otra de niñas concurrida por 17 y 100 reales de dotación

IGLESIA parroquial dedicada a Ntra. Sra. de la Asunción y una ermita (Ntra. Sra. de Alfindén) situada a corta distancia de la población.

TÉRMINO confirmado al Norte con Villamayor, Perdiguera y monte realengo; al Este, Zaragoza; al Sur el río Ebro; y Oeste Alfajarín. En su radio y al Norte hay un monte despoblado.

TERRENO llano y de buena calidad.

CAMINOS: la carretera de Zaragoza-Barcelona en buen estado.

CORREO: se recibe de dicha carretera por el conductor general, diariamente.

PRODUCCIÓN: vino, trigo y maíz; mantiene ganado lanar y caballar.

INDUSTRIA: la agrícola y un molino harinero.

POBLACIÓN: 126 vecinos, 600 almas.

CAPITAL PRODUCTIVO: 1.230.000 reales.

IMPUESTOS: 36.000

CONTRIBUCIÓN: 9.334

19

Y por último, la siguiente referencia a la ermita de Alfindén, anterior al siglo XX, la encontramos en Nueva Guía de viajero en España y Portugal 12 de 1886, en la cual, haciendo referencia a las localidades que se encuentran en la en carretera n. II , en alusión a nuestro pueblo dice:

Puebla de Alfindén, lugar cabeza de ayuntamiento con 1961 habitantes y 258 viviendas situado en terreno llano. Tiene casa ayuntamiento, escuelas, iglesias parroquial, una ermita y un molino harinero.


4 Los documentos a los que me refiero aparecen en los dos libros de Historia de La Puebla de Alfindén, escritos por mi y publicados por el Ayuntamiento en los años 2001-2003.
5 José Rius Serra, Rationes Decimarum Hispaniae (1.279-1.280). Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en 1.947.
6 La ermita de Alfindén en 1.582 tuvo que ser reparada ya que era ya muy antigua, nos decía Carmelo Lisón, en una de las colaboraciones que realiza en los programas de fiesta de la Puebla. Fue la primera noticia que tuvimos de la ermita y sigue siendo la primera.
7 Dicha publicación, realizada por Angel San Vicente en 1.970, fue promovida por la Universidad de Zaragoza y contó con la ayuda de varios ayuntamientos de distintas localidades, entre ellos el de la Puebla de Alfindén.
8 El mandato es más amplio y recoge aspectos de la administración de las rentas haciendo referencia también a la C. del Rosario.
9 Se sobreentiende que es en los casos en que el día de la Celebración de la Virgen coincide que se da en algún día de Semana Santa. Otro mandato en la misma visita y por tanto en la misma fecha, se manda al vicario que siempre que tuviese obligación, por voto o devoción, de ir en procesión a alguna parte, si viese que por lo menos no se acompañe de 30 personas quédese la procesión a vuelva a la Iglesia.
10 En esta fecha había tres cofradías, de las que dice que se supone están aprobadas por el Ordinario; la del Rosario y Dulcísimo Nombre de Jesús se mantienen de limosnas que se recogen y los mayordomos llevan cuenta formal que presentan en visita.
11 En esta fecha, como se hace notar solo había una ermita por lo que ya había desapaaarecido o estaba sin uso la dedicada a Sta. Engracia.