Presentación – Introducción

Presentación

Fernando Salvador Tolosana, Alcalde de la Puebla de Alfindén.

El contenido de este libro comenzó a madurarse en el año 2006, año en el que se cumplió el cincuenta aniversario de la ermita Ntra Sra de Alfindén, durante todo este tiempo varias personas han estado trabajando en su elaboración y este es el resultado final. Agradezco personalmente el trabajo que han realizado las personas que han escrito este libro, algunos de ellos investigan y recogen datos, de forma habitual, sobre la Historia de nuestro municipio y cada año en los programas de fiestas podemos disfrutar de esta información, otros han colaborado de forma puntual en este libro porque sus circunstancias personales los han vinculado directamente con la ermita.

Este libro nos va a permitir conocer y profundizar en la Historia, celebraciones y construcción de la actual Ermita, en un principio ubicada en el término de Alfindén. La publicación hace referencia a diecinueve documentos que hablan de la Virgen de Alfindén, el primer documento está fechado en 1203 y el último a 1886. El mantenimiento de la ermita y su culto era responsabilidad de la Cofradía de Nuestra Señora de Alfindén, una cofradía con un peso específico en nuestra comunidad puesto que tenía representación en el pleno del Ayuntamiento.

La Ermita actual se construyó con donativos y aportaciones voluntarias de los vecinos de La Puebla de Alfindén junto con aportaciones del Ayuntamiento y otras entidades locales y su reforma posterior en 1981 se realizó de la misma forma, aquí se demuestra el deseo y esfuerzo de un pueblo, al margen de autorías y titularidades, por mantener su Ermita.

Es nuestro deber como Ayuntamiento promocionar, difundir y dar a conocer nuestras tradiciones e Historia . Esta publicación, no es la primera ni será la última porque queremos y estamos obligados a contribuir no sólo a nuestro desarrollo futuro sino también a la recuperación de nuestro pasado y al mantenimiento de nuestra identidad municipal.

Introducción

Pilar Moliné Herce

¿Por qué ha sido y sigue siendo vigente, aunque actualmente un poco menos, la religiosidad en torno a las ermitas?.

Con distintas advocaciones, bien a vírgenes o a santos, es raro el pueblo que carece de alguna de ellas y en muchas localidades, incluyendo La Puebla de Alfindén, ha habido dos, la dedicada a la Virgen de Alfindén y otra desaparecida hace un par de siglos dedicada a Sta Engracia 1.

Con frecuencia en muchos pueblos, están situadas a un par de Kilómetros de la localidad, también en La Puebla estaban emplazadas mas o menos a esa distancia, pero hace ahora cincuenta años la “casa” de la Virgen cambió de ubicación y fue construida en el casco urbano. Como muchos de vosotros sabéis anteriormente y durante siglos, estuvo situada en el término de Alfindén donde en la actualidad, desde hace cinco años, se erige un monolito en su recuerdo.

La religión, la fe, ha sido durante siglos motivo de actividades que se centraban en la Iglesia pero también en las ermitas: romerías, novenas, visitas, cantos, rezos del rosario, misas, cofradías.

Hoy al hablar de fe, en esta sociedad más laica en la que vivimos, la perspectiva del concepto se amplia y no solo se aplica a la religión sino también a la política, a la cultura; pero que duda cabe que entre esos ideales y sentimientos, en los que buscamos dar sentido a nuestras vidas, siguen en vigencia, unidas a sentimientos religiosos, las costumbres y vivencias en torno a las ermitas.

De hecho, en torno a ella, en el caso de la nuestra, se siguen celebrando las fiestas menores de la localidad y la coral de nuestro pueblo canta la salve, se celebra misa baturra, se le ofrecen frutos etc…

Y como es obvio el culto va dirigido al titular de la misma, en este caso a la Virgen de Alfindén, cuya devoción es casi tan antigua como nuestro pueblo, es decir hace 800 años.

De los muchos antepasados que todos tenemos, en buena parte de los alfindeños, corre por nuestras venas, tal vez el 1000, el 500, el 100, pero alguno, que ya rezaba a esta Virgen y que en los alrededores de su antigua casa, celebraban su día en comida campestre.

Y como en el año 2006, celebramos el cincuentenario de la inauguración del nuevo edificio, de la nueva ermita dedicada a la Virgen de Alfindén, hacemos este modesto trabajo en el cual hemos querido recopilar los documentos que hacen mención a su existencia, así como fotografías, recuerdos y evocaciones personales de vecinos ilustres y de a pie, en las cuales nos cuentan lo que es o ha sido para ellos la ermita dedicada a la Virgen de Alfindén, esperando que el resultado sea del agrado de muchos.

Esta también en nuestro animo recordar que nuestra nueva ermita en gran parte se construyo con la colaboración de los vecinos que trabajaban como albañiles sin percibir nada a cambio o también pagando la actividad laboral de otros cuando por diversos motivos ellos no podían realizar el trabajo. Gracias a la colaboración de todos los vecinos de aquel tiempo, así como del Ayuntamiento y Parroquia de la localidad, hoy tenemos la Ermita.


1 La última referencia de esta ermita de Sta Engracia es en fecha de 1.786, en cuyo año se realizó un informe pastoral y en el que se dice de ella que no tiene renta. En 1849 la ermita ya había desaparecido.