¡Menudo panorama!

EL PAÍS, 29/11/05: Para la presidenta de la Comunidad de Madrid, “es una paradoja que los gobiernos socialistas o los gobiernos nacionalistas acumulen casos de corrupción”. Para ejemplificar sus palabras recordó: “Ahí está el 3%, el Carmel, ayer mismo detenían a un concejal de ERC por corrupción de menores…”. En ese momento, Aguirre enfatizó, según la grabación recogida por la cadena SER: “¡Si llega a ser uno nuestro, dónde estaríamos!… Qué estaría vociferando alguna de las cadenas de radio más amables con el PP”.

EL MUNDO, 29/11/05: El ministro de Industria, José Montilla, instó ayer al presidente del PP catalán, Josep Piqué, a desmarcarse de la manifestación que su partido organizará el sábado en Madrid a favor de la Constitución, y señaló que este tipo de concentraciones «recuerdan» a las protagonizadas por Franco. «Muchos de los que iban a la plaza de Oriente irán a la Puerta del Sol», dijo Montilla.

Si este tipo de comentarios fueran esporádicos, no cabría rasgarse las vestiduras pero esta verborrea descalificadora es el pan nuestro de cada día. Entre tanto, problemas reales —como el terrorismo, el paro, el atasco judicial, la integración de los inmigrantes o el riesgo de una subida de intereses para una economía basada casi exclusivamente en el consumo interno— no parecen despertar el menor interés de los políticos. Para mayor infortunio, han conseguido ora hastiar, ora polarizar a la sociedad civil. ¿Cómo era es chiste?… ¡Ah, sí! ¡Que se pare el mundo, que yo me apeo!

1 comentario


  1. Alguien señaló (http://www.periodistadigital.com/periodismo/object.php?o=239707) una reciente perla de ZP donde sintetizaría su definición del “Método deliberativo” cuyo talante es hegemónico hoy (baste leer el prólogo del libro ‘De nuevo socialismo’ editado por Jordi Sevilla; en dicho texto, que lleva la firma de J.L Rguez. Zapatero, figura el siguiente párrafo estremecedor): “Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas, hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo, pero nunca por la evidencia de una deducción lógica”… [Aunque no hay nada original ahí, que ya lo dijo -con ‘Alicia en el país de las maravillas’- Lewis Carroll: “Lo único determinante para saber qué significa cada palabra es aclarar ‘quién puede mandar’ que sea una u otra cosa.”]

    Así pues, sería muy pertinente no olvidar cuanto, al mismo respecto, ya nos recordara el maestro José Jiménez Lozano (en su lección -‘Buscando un amo’- https://www.almendron.com/politica/pdf/2005/reflexion/reflexion_0856.pdf) hace unos pocos días: “…Las categorías del pensar han quedado aniquiladas, y ni siquiera el tiempo ni el espacio son algo significativo, todo es política, nada hay neutro: ni razón, ni modo de conocimiento, ni palabra, ni recoveco… sino que el respeto sólo debido a las personas sólo se pide para las opiniones, que así pueden ser incluso honradas aún siendo necias o sencillamente criminales (…) En el mayo revolucionario del 68, los alumnos que coreaban consignas de destrucción y nuevo mundo pedían a Jacques Lacan que fuera para ellos un guía, y él les dijo: ‘Ustedes lo que piden es un amo. No se preocupen, lo tendrán’…” [Y resulta claro que con la expresión ‘política’ sólo quiere denotarse, según todo esto, ‘una confrontación partidista…’ por el poder]

    Pero lo peor es el caracter final de la presente “disyuntiva terrorista”, a la que (usando este atinado calificativo -puesto en curso por http://www.nodo50.org/reformaenserio/articulos/febrero2005/invisiblesvi.htm de Mª Ángeles Maeso- con plena vigencia sin caducidad aún) se nos empuja, definitivamente referido por G. Morán en una diatriba (http://www.arcadi.espasa.com/000736.php?page=all#comentario67) titulada ‘El banco de los acusados’, también bastante reciente: “Histéricos o sumisos, es la alternativa que nos conceden y que no deberíamos aceptar. Una variante de los gestos de valor suicida o de cobardía profesional que se reduce siempre a la misma secuencia, no preguntar. Nunca preguntes nada y tendrás la suerte de no inquietar a nadie, ni a tu conciencia. Pasan las noticias como si fueran imágenes inocuas y no lo son, tienen su aquél, su trayectoria y su razón, y nosotros debemos preguntarles lo que esas noticias nos rebelan y por qué nos dan la muestra de nuestras incompetencias y dejadez…”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *