Octubre de 2019

Detalle proyecto «Nostalgia» de Dominika Cebula en Lodz (Polonia)
Detalle proyecto «Nostalgia» de Dominika Cebula en Lodz (Polonia)

Basta con salir a la calle en cualquier ciudad para toparse con el frío y duro cemento. Salvo lugares muy concretos, encontrar «verde» o «mobiliario amigable» es prácticamente imposible y ello afecta a nuestro espíritu. Lo hace de forma silenciosa pero no por ello menos perjudicial. Por eso, el llamado arte urbano debería merecer más atención por parte de los regidores de nuestras ciudades.

Recuerden la última vez que se refugiaron bajo una marquesina mientras esperaban el autobús. A su alrededor cristal, el plano de la ciudad y de las líneas que la atraviesan, y como mucho algún que otro cartel publicitario. Dudo mucho que cualquiera de esos elementos le animara el día o le hiciera sonreír. Lo mismo debió pensar Dominika Cebula cuando presentó su propuesta al proyecto llamado «Przecieki sztuki», un concurso dirigido a jóvenes artistas organizado por Lodzkie Centrum Wydarzen. El proyecto, titulado «Nostalgia», que fue merecedor del premio, rinde homenaje a la larga tradición de venta de flores en la plaza Dabrowskiego (Lodz, Polonia) convirtió una parada de autobús en un jardín con flores cubiertas de resina de forma que perduren en el tiempo.

Alción micronesio (Martín pescador micronesio)

La Tierra se muere y con ella también los animales que la pueblan. A este hermoso Alción micronesio (Martín pescador micronesio) ya no es posible encontrarlo en la naturaleza (vivía en las islas de Guam, Pohnpei y Palaos). Las últimas 29 aves silvestres conocidas fueron puestas en cautiverio en 1986. En el zoológico de Houston se intenta evitar su extinción total mediante un programa de reproducción en cautividad. La introducción, tras la II Guerra Mundial, de la serpiente Boiga irregularis casi acaba con estos pájaros (y con los árboles). Otro pájaro, el Estornino de Micronesia, podría tal vez salvar su hábitat.

Esto solo es un ejemplo, casi banal, si lo comparamos con las cifras en España: en los últimos 20 años han desaparecido 95 millones de pájaros de los cielos españoles. En Europa y Norteamérica han desaparecido hasta la mitad de las aves más comunes en las últimas décadas.

Todavía recuerdo como de niño me quedaba embobado mirando a las golondrinas entrar raudas en el cobertizo para alimentar a sus pollos. Hace muchos años, esos nidos fueron abandonados. Me temo que las golondrinas nunca volverán.

Diego Velázquez (1599-1660): Retrato de hombre, ca. 1640-1650.Diego Velázquez (1599-1660): Retrato de hombre, ca. 1640-1650.
Óleo sobre lienzo, 76 x 64 cm.
Londres, English Heritage (Apsley House)


Representado de busto hacia la izquierda, dirige al espectador una mirada intensa y escrutadora. Viste de negro, con el cuello de golilla, y transmite una sensación de vida y verdad impresionantes.

La identificación del retratado ha conocido múltiples propuestas, desde una, absurda, con Antonio Pérez, el secretario de Felipe II, con la que aparece en el inventario del Palacio Real en 1794, hasta las no menos inverosímiles de autorretrato de Velázquez, retrato de Alonso Cano o de Calderón de la Barca. La más verosímil de entre ellas, y quizás definitiva, es la propuesta en 1976 por Enriqueta Harris, que ve en el soberbio lienzo un retrato de José Nieto Velázquez, funcionario de Palacio, que aparece en el fondo de Las meninas recortado a contraluz en la luminosa escalera. Era aposentador de la reina y compitió con Velázquez para el puesto de aposentador del rey, para el que resultó finalmente nombrado el pintor.

La semejanza física entre el retratado y la cabeza del que aparece en Las meninas, a pesar de la imprecisión que provoca su colocación en un último término, es evidente. Como señala Harris, la configuración, tan singular por su acusado geometrismo, de la nariz, el corte del pelo y los bigotes y barba, amén del traje, la golilla y la actitud, hacen casi evidente que se trata de la misma persona.

La persona de José Nieto Velázquez, nacido con toda probabilidad en la primera década del siglo XVII y fallecido en 1684, debió ser muy conocida del pintor pues, ambos coincidieron en Palacio y pertenecieron al círculo de don Juan de Fonseca, el canónigo de Sevilla y sumiller de cortina de Felipe IV que fue protector de Velázquez y cuyos bienes tasaron el propio artista y la mujer de José Nieto tras su fallecimiento en 1627.

La edad que parece tener el retratado, unos cuarenta años, situaría el retrato en torno a 1640-1645. Como advierte Harris, es muy difícil de fechar con precisión por razones estilísticas. Este retrato ha sido fechado después del del Duque de Módena (1638) (Módena, Gallería e Museo Estense) y antes de los pintados en Roma (1650), período que puede convenir bien con el estilo y con la edad supuesta del retratado. La imagen de Las meninas (1656) es, sin duda, algo más tardía.

La importancia social del personaje la acredita el número de copias antiguas de este retrato que se conservaron. Harris recoge hasta cinco, alguna considerada autorretrato de Mazo (la conservada en el Museo de san Carlos de México) y otros retratos de Alonso Cano, pero evidentemente copias todas de este original.

Fuente texto: Catálogo exposición El retrato español. Del Greco a Picasso.

Artículos más leídos en los últimos 7 días (semana 43-2019)1. Exhumación de Franco: Lo ‘urgente’ era el consenso. Manuel Álvarez Tardío es catedrático de Historia del Pensamiento y los Movimientos Sociales y Políticos. Y codirector de Podemos. Cuando lo nuevo se hace viejo (Tecnos).
2. Caso Bárcenas y moción de censura a Rajoy: El recusado. Arcadi Espada.
3. Sociedad: Como niños. Carmen Posadas es escritora.
4. Memoria histórica: Ley de amnistía y populismo reaccionario. Plácido Fernández-Viagas Bartolomé es doctor en Ciencias Políticas. Magistrado jubilado. Coordinador de la obra Parlamentarios andaluces en la II República. Militó en su juventud, hasta la llegada de la democracia, en el Partido Comunista de España.
5. Cataluña: No es fácil ser policía. Pere Vilanova es catedrático de Ciencia Política.
6. Exhumación de Franco: Atrocidad. Alfonso Ussía Muñoz-Seca, periodista, columnista y escritor.
7. Exhumación de Franco: Franco, ese cadáver electoral. Francisco Rosell, director de El Mundo.
8. Elecciones 10N: Bipartidismo de nuevo revisitado. César Antonio Molina es escritor, ex director del Instituto Cervantes y ex ministro de Cultura. Autor de La caza de los intelectuales (Destino) y Las democracias suicidas (Fórcola).
9. Desinformación: La amenaza a la democracia eres tú. Fernando Carruesco es experto en estrategia, márketing y comportamiento del consumidor.
10. Caso procés: La sentencia del ‘procés’ o cuando el Estado de Derecho funciona bien. Santiago Muñoz Machado es presidente de la Real Academia Española y catedrático de Derecho Administrativo.

Maitha Demithan

Se trata de una técnica que permite capturar imágenes digitales pero, en lugar de utilizar una cámara de fotos, se emplea un escáner. La artista Maitha Demithan la usa y sus resultados son realmente extraordinarios.

Un cuarto, el artista, el retratado y un escáner A4 de tamaño de escritorio. Solo eso es necesario. Toma decenas de imágenes de forma que la luz de escáner nunca impacte sobre los ojos del retratado. Luego juega con ellas, las retoca dibujando frente a los que están posando hasta lograr un collage imprimible como el que aquí se muestra.

Podéis ver su trabajo en su página web y en instagram.

Yongqing Bao: The Moment
Yongqing Bao: The Moment

La quincuagésima edición de uno de los concursos de fotografía de naturaleza certámenes, el Wildlife Photographer of the Year, dio a conocer hace unos días a los ganadores del presente año.  El certamen, que es organizado por el Museo de Historia Natural de Londres, ha contado con una participación: casi cincuenta mil trabajos de fotógrafos provenientes de 100 países.

El ganador absoluto ha sido Yongqing Bao con su fotografía titulada «The Moment» en la que se recoge el instante en el que una marmota del Himalaya, justo al salir de la hibernación, se topa con una zorra tibetana en busca de comida para sus tres cachorros hambrientos. Yongqing plasmó el instante del ataque: «el poder del depredador enseñando los dientes, el terror de su presa, la intensidad de la vida y la muerte escrita en sus rostros».

Podéis ver esta fotografía y todas las galardonadas en la distintas categorías en la página web del mencionado museo.

De todas ellas, estas son las dos que más me han gustado:

Audun Rikardsen: Land of the Eagle
Audun Rikardsen: Land of the Eagle
Jaime Culebras: A Bite to Eat
Jaime Culebras: A Bite to Eat

 

La niña lloraba envuelta en una manta roja de donación. Tenía un día y aún no le habían puesto nombre. Poco antes de nacer, sus padres se habían sumado al éxodo de refugiados rohingya que huían de Myanmar hacia el que pronto se convertiría en el campo de refugiados más grande del mundo, el asentamiento de Kutupalong-Balukhali, situado en Cox’s Bazar, en Bangladesh.

El fotógrafo Turjoy Chowdhury recorría los campamentos cuando agachó la cabeza para entrar en una chabola, atraído por un llanto quejumbroso. Mientras fotografiaba a la recién nacida, dice Chowdhury, no se sacaba de la cabeza las medidas políticas y la persecución a las que obedecía aquella escena: «En ese instante, contemplando aquellos ojos inocentes, pensé: ¿estamos todos locos?».

Los niños rohingya nacidos en Cox’s Bazar vienen al mundo en un limbo legal: no son bangladesíes, pero tampoco birmanos. Dado que ninguno de los dos países ofrece la ciudadanía a los rohingya, los bebés nacidos en el campo de refugiados son apátridas.

Desde hace unas décadas la etnia rohingya -de mayoría musulmana- tiene consideración de población extranjera en Myanmar -de mayoría budista-, aunque probablemente lleven viviendo en el país desde el siglo xv como mínimo. En 1982 Myanmar aprobó una ley que garantizaba la concesión de ciudadanía a los grupos étnicos principales, pero una posterior interpretación de aquella ley excluyó a los rohingya e hizo prácticamente imposible que demostrasen su nacionalidad. En virtud de ella, el Gobierno les expidió unas tarjetas de registro temporal, que, a diferencia de los documentos de identidad, no se consideran prueba de nacionalidad.

En agosto de 2017 un atentado perpetrado por insurgentes rohingya contra comisarías de policía desencadenó una implacable ofensiva del Gobierno birmano. Desde entonces han huido a Bangladesh más de 900.000 rohingya del millón que se estima llegó a haber en Myanmar. Como Bangladesh no los reconoce como refugiados, no pueden desplazarse libremente, no tienen derecho a la escolarización, no disponen de acceso a los servicios públicos y no pueden obtener la ciudadanía. En noviembre de 2017 se firmó un acuerdo de repatriación entre los dos países implicados para organizar su retorno voluntario, pero las condiciones en Myanmar distan mucho de ofrecer seguridad a los rohingya, afirman los colectivos de derechos humanos.

Del medio millón de niños que viven en Cox’s Bazar, más de 30.000 son bebés de menos de un año, según ACNUR, la agencia de refugiados de la ONU. «La apatridia envuelve el futuro de los niños rohingya en una enorme incertidumbre», declara Karen Reidy, portavoz de Unicef. Es probable que se les excluya de los programas educativos formales y, con el tiempo, del mercado de trabajo. «Un niño sin nacionalidad puede tener ante sí toda una vida de discriminación», añade.

En el mundo hay al menos 10 millones de apátridas, apunta la ONU. El «giro xenófobo» global seguramente elevará esa cifra en los próximos años, dice Amal de Chickera, codirector del Instituto de Apatridia e Inclusión. «Si eres apátrida, no basta con garantizar que el retorno [al hogar] sea seguro: necesitas un Estado al que retornar».

El proyecto de Chowdhury, «Born Refugee» («Refugiado de nacimiento»), documenta los primeros días de vida de los niños. Para localizar a sus protagonistas, simplemente pregunta en las atestadas calles del campo si saben de algún recién nacido. «La gente empezó a darse cuenta de que era importante y empezó a guiarme», cuenta. Para este fotógrafo, cada bebé representa los daños colaterales de un conflicto centrado en la identidad étnica. «Constantemente me viene a la mente la canción Imagine de John Lennon -dice-. Un mundo sin fronteras: de eso va el proyecto».


Texto: Nina Strochlic (National Geographic, Julio/2019).
Fotografías:
Turjoy Chowdhury

Diego Velázquez (1599-1660): Retrato de hombre, el llamado «Barbero del Papa».Diego Velázquez (1599-1660): Retrato de hombre, el llamado «Barbero del Papa», ca. 1650.
Óleo sobre lienzo, 50,5 x 47 cm.
Madrid, Museo Nacional del Prado, p-7858


Este retrato de sólo busto, con el modelo vestido simplemente de negro, con un ancho cuello blanco y sencillo, la cabellera negra, mostachos y mosca, es indudablemente de una persona, como se ha dicho, de escaso relieve social. La mirada serena y un tanto melancólica no permite imaginar nada respecto a su personalidad.

Su técnica es admirable y su estado de conservación, impecable, permite gozar de los toques ligeros y de los breves empastes que realzan de modo magistral las luces en el blanco cuello. El rostro está tratado con sutiles variaciones de tonos que le dan morbidez, blandura y suavidad y una excepcional sensación de vida.

El retrato compareció por primera vez en 1909 en la colección inglesa de Sir Edward Davis y la atribución a Velázquez se impuso, siendo aceptada unánimemente. Mayer en 1936 creyó que representaba un bufón y que no sería anterior a 1647, pero en 1940 aceptó que se trataba de un lienzo hecho en su segunda etapa romana. Como Palomino, en el relato de esa estancia, menciona entre los retratos hechos de personajes de la órbita papal a «monseñor Miguel Angelo barbero del Papa», se ha supuesto que este singular retrato pueda ser el de ese personaje que se llamaba Michael Angelo Angurio y la identificación ha hecho fortuna. Pero, como ha hecho observar Brown, nada permite afirmarlo y otra razón en contra de la arbitraria identificación es la circunstancia de que el retratado —que según Palomino era «monseñor», es decir clérigo— no vista ropas talares. Últimamente Salvador Salort ha propuesto otra identificación más probable, pero igualmente carente de apoyo documental. Según este joven investigador, podría tratarse de Juan de Córdoba, el más estrecho colaborador de Velázquez en las gestiones que le llevaron a Roma para obtener esculturas para el Alcázar.

Sea cual sea la identidad del retratado, se trata de uno de los retratos más intensos del pintor, que precisamente por la sencillez de su planteamiento, desprovisto de todo aparato oficial pero rigurosamente concluido, establece una perfecta relación con el espectador que se siente frente a la persona real, viva y respirando.

Fuente texto: Catálogo exposición El retrato español. Del Greco a Picasso.

Nota: según se indica en el Museo del Prado, «recientemente se ha identificado con el banquero Ferdinando Brandani (¿1603?-1654), que tenía antecedentes portugueses y era persona cercana a Juan de Córdoba, el agente español que se encargó de Velázquez en Roma.»

Artículos más leídos en los últimos 7 días (semana 42-2019)

1. Fuerzas Armadas: Mi Primero. Alfonso Ussía, periodista.
2. Exilio: Ella. Gabriel Albiac es filósofo y escritor.
3. Caso Procés: Un golpe sin golpistas (o la rebelión de los idiotas). Rafa Latorre, periodista.
4. Caso Procés: Una sentencia desacertada. Jorge de Esteban es catedrático de Derecho Constitucional y presidente del Consejo Editorial de EL MUNDO.
5. Caso Procés: Nuestra sentencia. Tsevan Rabtan es autor de Atlas del bien y del mal (GeoPlaneta, 2017).
6. Caso Procés: La sentencia 459/2019 está sólidamente argumentada. José Manuel Otero Lastres es Académico electo de la Academia de Jurisprudencia y Legislación.
7. Caso Procés: Los pasos del golpe blando en Cataluña. Jorge Vilches es profesor de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales y Políticos en la Universidad Complutense.
8. Caso Procés: Hay rebelión y debe haber cumplimiento íntegro. Ignacio Gordillo Álvarez-Valdes es abogado y fiscal en excedencia.
9. Caso Procés: Una sentencia que no gusta a nadie. Jorge Bustos, jefe de Opinión de El Mundo.
10. Estados Unidos: Recordatorio a los supremacistas: en Estados Unidos se habla español desde 1513. Diego Gómez Pickering fue cónsul de México en Nueva York y embajador en Reino Unido. Es diplomático, periodista y escritor.

Novias en Nigeria

Los retratos de Lakin Ogunbanwo de novias nigerianas son una ingeniosa investigación sobre los elementos de las tradiciones de boda de la cultura nigeriana que se han dado por sentado. Hay treinta y seis estados diferentes en Nigeria, cada uno con su propio conjunto de tribus, costumbres familiares, ideologías y neurosis comunitarias, fundamentos y tabúes.

Si las finanzas lo permiten, las bodas nigerianas abarcan días o semanas. Implican secuencias de hechos que nunca deben ser contravenidos, para que los roles cuidadosamente repartidos de madre, padre, hijos e hijas no se vean afectados o socavados. Hay largas listas de regalos que deben intercambiarse, afianzando la autoestima de cada pariente relevante de la novia: cuarenta tubérculos de ñame, cuarenta vientres de pez cuchillo ahumados, un gran baúl de metal, una cabra, ropa interior nueva para el novia, un elegante bastón para el padre de la novia, y así sucesivamente.

Observe cuidadosamente y podrá ver el peso de estas tradiciones en las novias de Ogunbanwo: Ẹ wá wò mí («Ven y mírame / admírame» en yoruba).