Martes, 3 de octubre de 2023

Placa de marfil

Placa de marfil, siglo X–principios del siglo XI
Geografía: España, probablemente Córdoba
Marfil; tallado e incrustado con piedra, con trazas de pigmento.
Dimensiones: 10,8 x 20,3 cm.
Crédito: Fondo John Stewart Kennedy, 1913.
The Metropolitan Museum of Art (Número de inventario: 13.141)
Esta placa, tallada en una sola pieza de marfil de elefante, adornó un costado de una caja rectangular. Forma parte de un grupo de marfiles de los siglos X y XI tallados en España durante el reinado de los califas omeyas (711–1031). Fueron creados para la familia real en la capital, Córdoba, o en la ciudad palatina de Madinat al-Zahra. Debido a las raíces sirias de los omeyas, no es de extrañar que muchos de los motivos en estos marfiles tengan influencia siria. Los arabescos vegetales son una versión estilizada de las volutas de acanto y hojas de parra que alcanzaron gran popularidad en los últimos tiempos de la antigüedad clásica.

Panel

En su época, las dependencias reales de Madinat al-Zahra, la corte califal de al-Andalus, debieron de ser un espectáculo, con una fastuosa decoración arquitectónica; exuberantes cortinas, tejidos y mobiliario; y suntuosos objetos. El marfil de elefante, uno de los materiales favoritos, se utilizaba sobre todo para crear objetos de pequeño tamaño que se elaboraban con esmerada atención a los detalles y la calidad de las tallas. En la España califal, por lo que se sabe, no se guardaban colmillos enteros de elefante como trofeos o símbolos de poder, ni se convertían en olifantes.

El pequeño objeto de marfil más común era la caja cilíndrica con tapa abovedada que suele denominarse píxide [1]. Estas cajas se tallaban a partir de una pieza de marfil macizo extraída de una sección del colmillo que podía convertirse en un recipiente de paredes rectas. Para crear una caja cuadrada -cuatro lados más un fondo y una tapa- los paneles de marfil macizo debían ser planos; entonces se necesitaban colmillos aún más grandes que ofrecieran una sección transversal utilizable.

Con unas dimensiones aproximadas de 11 x 20 cm y un grosor de 1 cm, este panel plano tallado en relieve puede parecer diminuto, pero para su fabricación se habría necesitado una parte ancha de un colmillo. Perteneció originalmente a uno de los paneles de un ataúd cuadrado o rectangular, y la calidad de su talla es soberbia. La precisión de los detalles, unida a la cuidadosa planificación del diseño, hace que la obra sea una de las pocas que siguen pareciendo nítidas y delicadas bajo un aumento considerable. Elementos como las minúsculas piedras de cuarzo brillantes incrustadas en los ojos de las figuras y los pigmentos rojos, verdes y azules que resaltan los elementos tallados no hacen sino aumentar el aprecio por esta extraordinaria obra.

Se ha sugerido que la decoración de la placa se inspiró en los tejidos contemporáneos[2] y, en efecto, las unidades repetidas y la densidad de su diseño recuerdan patrones encontrados en tejidos y bordados. Los rasgos principales de la composición —las juguetonas parejas de figuras danzantes enfrentadas a ambos lados de un árbol estilizado y las parejas de aves depredadoras, pavos reales y chacales— evocan tradiciones más antiguas de la Antigüedad tardía, así como otras contemporáneas de la Europa meridional altomedieval. Sin embargo, el patrón general es esencialmente islámico: decoración en toda la superficie y simetría armoniosa dentro de una sutil división geométrica del espacio. Los excelentes paralelismos que encuentra en las decoraciones arquitectónicas de estuco tallado y piedra de Madinat al-Zahra atestiguan el gusto decorativo vigente en la corte califal [3].

Stefano Carboni in [Ekhtiar, Soucek, Canby, and Haidar 2011]

Notas:
1. El más célebre de estos objetos es la llamada Píxide de al-Mughira del Museo del Louvre, París (n.º OA 4068); véanse varias vistas en color en Les Andalousies de Damas à Cordue. Exposición, Instituto del Mundo Árabe, París. Catálogo de Marthe Bernus-Taylor y otros. París, 2000, pp. 120-21, nº 103. Muchas de estas cajas se reproducen en Folsach y Meyer, eds. 2005, pt. 2, pp. 314-25, 330, 332, 336-37, 339.
2. Dodds 1992, p. 203, nº 6.
3. Véase Rosser-Owen 2010.

Panel de un cofre

En este caso, el exuberante pero delicadamente ejecutado motivo repetido de pájaros emparejados, zorros y figuras humanas danzantes sobre un fondo de graciosos arabescos refleja probablemente una fuerte conexión con los motivos textiles. En este sentido, el panel puede relacionarse con otras cajas de al-Andalus decoradas con motivos textiles, como la píxide de al-Mughira.

El panel, tallado en una sola pieza de marfil de elefante, seguramente se hizo para un cofre rectangular. Debió de ser recortado, ya que sólo el borde superior presenta la orla y el acabado decorativos esperados. Quedan restos significativos de pigmento: pintura roja y verde en todo el follaje, pigmento azul en una flor y pintura verde en las colas de los pájaros. Sin embargo, no hay pigmento en las figuras. Los ojos de los humanos y los animales estaban perforados e incrustados con una piedra clara, posiblemente cuarzo, rodeada de un material oscuro[1].

Estos colores e incrustaciones eran típicos de los marfiles fabricados para la corte, por lo que debieron de ser de una riqueza espectacular. Una inscripción de una caja cilíndrica contemporánea reza en parte: la belleza me ha revestido de espléndidas vestiduras, que hacen ostentación de joyas[2] Evidentemente, las alusiones aquí a tejidos y joyas no eran meras hipérboles.

Daniel Walker in [Dodds 1992]

Notas:
1. Conservation report by Dorothy Abramitis, The Metropolitan Museum of Art, May 30, 1991.
2. Beckwith, John. Caskets from Cordoba. Victoria and Albert Museum. London, 1960, p. 14. Reprinted in John Beckwith. Studies in Byzantine and Medieval Western Art. London, 1989, pp. 194–265.