Jueves, 6 de junio de 2024

Etta James, c1965 © Michael Ochs Archives
Etta James, c1965 © Michael Ochs Archives

«No soporto a Beyoncé», espetó Etta James en un concierto en enero de 2009. La septuagenaria cantante de soul respondía así a la noticia de que Barack y Michelle Obama habían invitado a Beyoncé a interpretar «At Last», el éxito de James de 1961, para su primer baile en la ceremonia inaugural de la Casa Blanca la semana siguiente. Beyoncé había interpretado el papel de James y cantado «At Last» en Cadillac Records, la película de 2008 sobre la legendaria discográfica Chess Records, con la aprobación de James. Pero James se opuso a que Beyoncé extendiera su papel al escenario mundial. «No tiene nada que hacer ahí arriba, en un gran día presidencial, cantando mi canción», dijo James, quien aseguró a MTV News que a Beyoncé «le iban a dar una paliza».

Aunque James grabó la versión definitiva de «At Last», «su» canción fue escrita en realidad por el dúo de compositores de Hollywood Mack Gordon y Harry Warren, para que la Glenn Miller Band la interpretara en la comedia romántica de 1941, Sun Valley Serenade.

Cuando la película estaba lista para rodarse, los ejecutivos del estudio se dieron cuenta de que Gordon y Warren habían llenado la banda sonora con tantos temas potentes (incluido «Chattanooga Choo Choo») que sólo utilizarían una corta versión instrumental de «At Last» en la película y reservarían la canción completa para un desgarrador dueto entre Ray Eberle y Lynn Bari (doblada por Pat Friday) en la siguiente de la trilogía de películas para las que se había contratado a la Glenn Miller Orchestra: Orchestra Wives (1942). La canción se editó como disco Victory del ejército estadounidense (enviado al personal en ultramar) ese mismo año.

Desde entonces, «At Last» ha sido versionada más de 40 veces. En 1952, el trompetista Ray Anthony (único miembro superviviente de la Glenn Miller Orchestra) lanzó la versión más popular, cargada de nostalgia. Más tarde, en 1960, Etta James volcó en la melodía la cruda fuerza de su hambre emocional, consolidándola como un clásico; se convirtió en un éxito al año siguiente.

James nació como Jamesetta Hawkins en Los Ángeles en 1938. Fue criada por una serie de padres adoptivos. Uno de sus padres adoptivos era director de coro y se cree que la golpeaba en el pecho desde que tenía cinco años para obligarla a cantar con el estómago. Otro padre adoptivo la golpeaba si se negaba a cantar para sus amigos borrachos. Cantó profesionalmente desde su adolescencia y grabó una serie de canciones que ella misma describió más tarde como «canciones rápidas de rock adolescente».

«At Last» se grabó en un intento de reinvención tras su fichaje por Chess Records. Como cuenta en sus memorias de 1995, Rage to Survive: «Ya no era una adolescente. Tenía 22 años y era sofisticada. O al menos quería ser sofisticada... Por mi forma de expresarme, algunos empezaron a llamarme cantante de jazz».

Aunque esta canción trata sobre la búsqueda del amor, para James se trataba de encontrar su núcleo emocional y su lugar en la música después de una existencia tan inestable. Se puede sentir el desgarrado alivio del regreso a casa en su tono (apasionado pero nunca ostentoso) mientras su voz se hunde y se extiende sobre la exuberante alfombra de bienvenida de la sección de cuerda.

La versión de James transmite una sensación tan romántica que su grabación aún sigue siendo popular como primer baile en las bodas. Entre las parejas de famosos que han salido a la pista de baile nupcial con esta canción se encuentran Kim Kardashian y Kanye West; Nicole Kidman y Keith Urban; Gene Simmons y Shannon Tweed; y Chelsea Clinton y Marc Mezvinsky.

La canción siguió atrayendo a grandes cantantes. En 1969, Stevie Wonder le dio un giro alegremente funky, de esos que invitan a toda la fiesta de bodas a la pista de baile. En 1977, Randy Crawford ofreció una tierna versión de salón respaldada por una fluida guitarra eléctrica. En 2000, Joni Mitchell la hizo suya en una reinvención jazzística orquestada. En 2002, Celine Dion lanzó una versión acaramelada con un violín extrañamente chirriante (¿quizá uno rescatado del mar tras el Titanic?), mientras que Cyndi Lauper se lanzó de lleno a una versión pop-clasicista en 2003, pero perdió gran parte de su estilo idiosincrático al buscar un sonido de cancionero americano. El indie de Oregón Bootstraps utilizó sintetizadores y guitarra slide en una versión meditativa en 2016.

Beyoncé cantó «At Last» en la inauguración privada de un hotel en Dubai en enero de 2023 © Kevin Mazur/Getty Images for Atlantis The Royal
Beyoncé cantó «At Last» en la inauguración privada de un hotel en Dubai en enero de 2023 © Kevin Mazur/Getty Images for Atlantis The Royal

En enero de este año, Beyoncé se vistió como un Big Bird (Paco Pico) de alta costura para cantar «At Last» como canción de apertura de su primera actuación en cuatro años. Los defensores de los derechos LGBTQ se enfurecieron porque la estrella había aceptado 24 millones de dólares para cantar en la inauguración privada de un hotel en Dubai, un estado en el que los actos sexuales entre personas del mismo sexo todavía pueden castigarse con la pena de muerte. Pero James no estaba para dar su propio veredicto. Tras sobrevivir a décadas de adicción a la heroína, murió de leucemia a los 73 años en 2012. Christina Aguilera, que llevaba años interpretando «At Last» en directo, la cantó en su funeral.

Helen Brown

La edición de bolsillo de The Life of a Song: The stories behind 100 of the world's best-loved songs, editada por David Cheal y Jan Dalley, ha sido publicada por Chambers. Music credits: UMG Recordings; Sony Music; BNF Collection; River Records; Capitol Records; Motown; Warner; Reprise Records