Jueves, 20 de junio de 2024

Creedence Clearwater Revival, c1970, con el compositor John Fogerty a la izquierda © Michael Ochs Archives
Creedence Clearwater Revival, c1970, con el compositor John Fogerty a la izquierda © Michael Ochs Archives

Merece la pena recordar lo fácil que es arruinar una canción, especialmente una canción tan sencilla como "Have You Ever Seen the Rain?". Lástima por aquellos que la conocieron por primera vez a través de una de las versiones menos conocidas. Quizás fue la grabación de Johnny Cash, de su álbum Rainbow de 1985. El propio Cash suena como si estuviera cantando desde el interior de una caja y arrojada a un pozo, mientras que la instrumentación es un espantoso tipo de soft rock: las notas de la carátula daban las "gracias especiales al increíble Casio 8000", el sintetizador que el productor Chips Moman utilizó para todo el álbum, y al que nunca se le debería haber permitido acercarse a un disco de Johnny Cash.

O quizá escucharon por primera vez la versión de Bonnie Tyler de 1983 (fue un éxito menor, pero totalmente eclipsado por Total Eclipse of the Heart del mismo año). Otra vez la culpa es del productor, en este caso Jim Steinman, el autor de "Bat Out of Hell" de Meat Loaf. Steinman, un hombre para el que no hay fregadero que valga, lo puso todo en la versión de Tyler: guitarras soft-metal, arpegios de piano, Tyler gritando innecesariamente "¡Sí!" al salir del estribillo. Es atronador y pomposo y totalmente vacío.

La original, escrita por John Fogerty y lanzada por Creedence Clearwater Revival en 1970, no es atronadora, ni pomposa, ni vacía. Fogerty dijo en su autobiografía que la canción trataba de cómo veía a Creedence deshacerse a su alrededor mientras grababan su sexto álbum, Pendulum. Sirve casi como un réquiem para la banda, el último de la serie de increíbles 45 que habían estado publicando desde 1968.

A Fogerty no le gustaba el lenguaje rimbombante y sus letras tenían a menudo un tono ligeramente bíblico, como si contara historias que había oído en la escuela dominical: «Alguien me dijo hace mucho tiempo / Hay una calma antes de la tormenta / Lo sé, hace tiempo que viene». Tampoco le gustaba la música pomposa: Creedence, de Oakland, se tomaba en serio sus obligaciones como banda de obreros declarados, y no para ellos las juergas de expansión mental de sus coetáneos al otro lado de la bahía de San Francisco. Creedence tocaba música americana, no música hippy (en el éxito de la banda de 1969 Fortunate Son, Fogerty despreciaba a los privilegiados pacifistas que podían comprar su salida de Vietnam). Seguir leyendo ...