¡40 millones de afectados! !3 millones de muertos en 2005!

El Informe sobre la epidemia mundial de SIDA 2006 (en español) contiene el conjunto de datos más exhaustivo jamás compilado sobre la respuesta de los países a la epidemia de SIDA. En total, 126 países remitieron informes completos, y, por primera vez, la sociedad civil participó activamente en la recopilación, revisión y análisis de estos datos nacionales. Por otro lado, el ONUSIDA recibió más de 30 informes separados de la sociedad civil, lo que ha permitido una valoración más global del compromiso político, la calidad y equidad de la cobertura de servicios y la eficacia de los esfuerzos para afrontar el estigma y la discriminación. Y los resultados de tal investigación son espeluznantes:

«Se estima que 38,6 millones [33,4-46,0 millones] de personas en todo el mundo estaban viviendo con el VIH a final de 2005; que el pasado año se infectaron 4,1 millones [3,4-6,2 millones] de personas, y que 2,8 millones [2,4-3,3 millones] perdieron la vida como consecuencia del SIDA. Se cree que, en conjunto, la tasa de incidencia del VIH (la proporción de personas que se han infectado por el virus) alcanzó su cota máxima a finales de los años 1990 y que se ha estabilizado desde entonces, a pesar de una incidencia creciente en varios países.

En diversos países, las tendencias favorables en la incidencia se relacionan con los programas de prevención y con cambios de comportamiento. Las variaciones en la incidencia, junto con la mortalidad creciente a causa del SIDA, han provocado una estabilización de la prevalencia mundial del VIH (la proporción de personas que viven con el virus). Sin embargo, el número de personas que viven con el VIH ha seguido aumentando debido al crecimiento de la población y, en fechas más recientes, a los efectos de la terapia antirretrovírica sobre la esperanza de vida. En África sub-sahariana, la región que soporta la carga máxima de la epidemia de SIDA, los datos también indican que la tasa de incidencia del VIH ha alcanzado su valor máximo en la mayoría de los países. No obstante, las epidemias en esta región son muy diversas y especialmente graves en África meridional, donde algunas de ellas todavía continúan expandiéndose».

Gráfico: 25 años de SIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *