¿A dónde nos dirigimos?

¿Hacia donde nos dirigimos? ¿Cuál es nuestra relación con la naturaleza? ¿Se trata acaso de algo que tenemos a nuestra disposición para conquistar, dominar y usar, o nuestro deber es admirarla y preservarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *