A la vejez, viruelas

Si están jubilados y no tienen lata (en portugués, no tener vergüenza), cojan un aerosol y apúntense a la ONG LATA 65, una iniciativa que acerca a los más ancianos al arte urbano, desde el graffiti hasta los stencils (plantillas) y las pegatinas: Las abuelas pasan de la laca y se apuntan al spray.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *