Aaron Siskind

Mérida 17
Mérida 17

Aaron Siskind está enormemente influenciado por el expresionismo abstracto norteamericano, y más en concreto por Frank Kline, a cuya memoria están dedicadas muchas de sus obras. Mérida 17, además de representar magníficamente bien su inquebrantable estilo fotográfico, es una fehaciente constatación de este inevitable e ineludible paralelismo estilístico. Las fotografías de Siskind son interacciones entre pintura y fotografía, abstracciones que derriban fronteras entre ambos campos expresivos. Las suyas son composiciones planas, calculadas y frías, en las que subyace la idea de que nada es indigno de ser representado.

Él mismo subraya este concepto: «para encontrar mi material me he ido al lugar común: los muros, los pavimentos, las estructuras de hierro de Nueva York, las incontables cosas alguna vez usadas y luego descartadas por la gente, los muros de hormigón de Chicago, los profundos subterráneos neoyorkinos en los que el agua y el tiempo han dejado su marca, el detritus de nuestro mundo, que examino en una búsqueda sin sentido». Al igual que Harry Callahan (y a diferencia de Minor White o Wynn Bullock) Aaron Siskind no compartía otros conceptos muy difundidos entre los formalistas americanos de los años 50 y 60, como dejarse guiar por el misticismo zen o «aquello que ve el ojo del espíritu» (según expresión de Wynn Bullock), lo que no evita que a nivel estructural su obra tenga numerosos puntos de encuentro con dichos compañeros generacionales.

Por Antonio Molinero Cardenal. 2002.

Créditos fotografía: Mérida 17, 1974. Gelatino bromuro de plata. 37,8 x 37,9 cm. Colección Julio Alvarez Sotos.

Fuente: Catálogo de la exposición «Mirar al mundo otra vez».Galería Spectrum Sotos, 25 años de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *