Abanicos

El abanico plegable ha formado parte de nuestra cultura desde tiempos inmemoriales y, de hecho, España fue uno de los principales productores durante el siglo XVIII. Tal era su importancia que pronto se creó un gremio de abaniqueros y a principios del siglo XIX se fundó incluso la Real Fábrica de Abanicos. Aunque fue inventado por los chinos en fecha tan temprana como el siglo VII, no fue hasta el XV cuando los portugueses lo introdujeron en Europa. Era, en aquellos días, un capricho para las clases pudientes pero, poco a poco, se fue popularizando hasta el punto que lo usaban tanto hombres como mujeres.

Para conocer un poco más sobre estos objetos, les invito a darse una vuelta por la exposición virtual alojada en el Museo Provincial de Lugo: «…el Centro consigue un rico conjunto de más de ciento treinta objetos que, además de constituir un grupo de ricas calidades visuales, tienen el atractivo añadido de ser cada uno de ellos autónomo para contar muchos fragmentos de la historia a través de las sociedades desde las que fueron concebidos, las que los usaron, o las que se convirtieron en sus destinatarios. Me refiero, por ejemplo, a los numerosos abanicos que vinieron de Oriente a través de las colonias, y que constituyen una de las partes más ricas de la colección, no sólo por la suntuosidad de los materiales si no por las técnicas empleadas para su ejecución, que una vez más muestran el virtuosismo de los orientales.»

abanico

c.1820. País de seda acabado en ondas con aplicación de abalorios.
Varillas (18) de marfil calado con motivos vegetales estilizados.

5 comentarios



  1. De donde has sacado eso de la real fábrica de abanicos??
    Llevo un monton de tiempo leyendo acerca de abanicos y jamas he vidto una referencia. TE AGRADECERÍA QUE ME DIERAS LA PISTA.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *