Accidentes de tráfico

Por mucho que le pese al ministro Rubalcaba, sus proclamas victoriosas sobre el descenso de las muertes en carretera son solo una pequeñísima parte de la verdad.

Como puede comprobarse en el gráfico, el número de accidentes con víctimas (heridos y muertos) ha aumentado sin cesar desde 1.998 hasta situarse a los mismos niveles que hace ¡19 años! Tampoco puede afirmarse que el número de víctimas haya disminuido. Más bien al contrario.

Y lo más curioso de todo: se observa un aumento en la dos variables justo en 2006, año en el que entró en vigor el permiso de conducir por puntos.

¿No será que los conductores van más pendientes de radares, policías, etc que de la propia conducción? ¿no será que el Gobierno se ha olvidado de invertir en la mejora de las carreteras? ¿no será que el descenso de las muertes tiene más que ver con la avances de la seguridad en los coches que con las medidas coercitivas impuestas en los últimos años? ¿tendrá razón Antonio Sierra García cuando critica la actual política del gobierno en materia de seguridad vial?

accidentes

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

11 comentarios


  1. El problema es que la variable de cálculo es, a mi juicio, errónea. No se trata de contar el número de muertos o heridos (que, tras los accidentes, puede aumentar y de hecho aumenta sin que se contabilicen a posteriori), sino del número de accidentes y, principalmente, dónde se concentran éstos y las causas por las que se han producido. Pero llevamos décadas con la misma gaita de “hay menos/más muertes que en el mismo puente del año pasado”… aunque el año pasado ese puente tuviera más/menos días o que en esas fechas lloviera a mares y mucha gente decidiera, por ejemplo, no irse a la playa.

    En la antigua carretera de Sevilla a Isla Cristina (ahora hay una autovía que te lleva casi directo, salvo diez kilómetros) siempre había guardias civiles apostados a las salidas de las tres o cuatro travesías que por ella pasaban para multar a los que superaban los 50 km por hora, con radares incluidos. En cambio, en ninguna de las múltiples curvas peligrosas que salpicaban dicha carretera se veía un sólo coche patrulla. Algo falla aquí, oigan.

    Con lo que no estoy de acuerdo en absoluto es con las teorías de algunos que defienden el aumento de los límites de velocidad arguyendo razones de lo más peregrinas. Para mí una cosa está clara: cuanto más veloz el coche, mayor peligro en carretera, no solamente para el que va dentro (que allá él si se quiere matar), sino para el resto de usuarios a los que podría pillar en medio si el vehículo se descontrola, cosa por otra parte nada rara visto cómo las gastan algunos.

    Saludos.

    Responder

    1. Número de muertos y heridos: si no estoy equivocado, la metodología no ha cambiado desde 1990 y se contabilizan en las 24 horas posteriores al accidente.
      Dónde se producen los accidentes y cuáles son sus causas son dos preguntas cuya respuesta me gustaría saber.
      Una velocidad de 120 KM/H en una autovía con niebla cerrada es un suicidio. Ir a 140 Km/h por una autopista tiene mucho menos peligro. Lo que propongo son unos límites variables en función del clima, el tráfico y el estado de la carretera. Corramos (hasta cierto punto) allí donde se pueda y vayamos despacio cuando las condiciones así lo exijan.

      Responder

  2. Con su permiso le enlazo, y sin su permizo pongo el gráfico en mi web. Con la preceptiva mención.

    Confío en su comprensión.

    Gracias

    Responder

  3. Hay un dato que nunca aparece en estas estatistcas: el número de muertos y heridos o, si se prefiere, el nùmero de accidentes en realción con el total de coches en circulación. No tiene mucho rigor comparar los accidentes de 2009 con los de 1990 si no tenemos en cuenta que entonces (en 1990) el numero de coches en las carreteras era decididamente inferior a los que cisrulan hoy. La comparació hay que acerla teniendo en cuenta este parámetro, para que sea significativa. Al fin y al cabo, parecería que Rubalcaba tenga razón

    Responder

    1. Tienes razón pero solo en parte. Más vehículos no implica siempre mayor densidad de tráfico y tampoco hay una correspondencia directa entre parque automovilístico y número de accidentes.
      Como le he dicho a Raúl, aquí tienes un ejemplo de ello: en 2006 el número de accidentes aumentó un 11% respecto al año anterior pero el número de turismos solo lo hizo en un 1,9%.

      Responder

  4. Teniendo en cuenta que el número de vehículos aumenta de forma más o menos constante sí se puede apreciar una tendencia al alza. El problema está en que por mucho que se empeñe Rubalcaba y Pere Navarro el accidentado tipo no es el corredor irresponsable de autovía si no el padre de familia prudente, el llamado “domingero”, que comete una torpeza por falta de pericia durante los desplazamientos vacacionales en un punto negro de una carretera secundaria. Así que para reducir de verdad los accidentes las medidas deberían pasar bien por aumentar dicha pericia, bien por mejorar la calidad de nuestras vías (de las peorcitas de Europa). O ambas cosas, que tampoco son incompatibles. ¿Pero qué hace tráfico? Aumentar, año tras año, el número de rádares y, con ello, la recaudación que ya supera los 500 millones de euros mientras niega, claro, que estos tengan una pura intención recaudatoria. De hecho, este año la reaudación ha aumentado un 15% mientras que la inversión en seguridad vial ha disminuido un 2%. Y es que ya se les ve la pluma, el plumero y hasta toda la troupe de indios que tienen detrás.

    Responder

  5. Me parece que habéis metido el cazo hasta el fondo, quizás por las ganas que tenéis a Rubalcaba y Pere Navarro. La estadística que publicáis se refiere a las muertes en accidente de tráfico en toda Europa (si hubiera 80000 muertos al año en las carreteras españolas, ésta sería la principal causa de mortalidad en nuestro país), y si veis las que el INE publica sobre España veríais que, efectivamente, se produce una significativa reducción del número de accidentes y víctimas mortales. A veces el deseo está en los antípodas de la verdad. Gracias

    Responder

    1. Me vas a disculpar Raú pero creo que has leído con poca atención el comentario. Como puedes comprobar (2º párrafo), se indica que se trata del “número de accidentes con víctimas (heridos y muertos)”. No se lo que tú entenderás por “heridos y muertos”, pero cualquier persona lo haría en el sentido de que se suman ambos conceptos.
      Por otra parte, la estadística hace referencia a los accidentes en carreteras españolas y se ha tomado del INI. Puedes comprobarlo tú mismo aquí mismo. Si tienes quejas sobre la terminología utilizada por el INE, te agradecería que te pusieras en contacto con ellos y se lo explicaras. En cualquier caso, te informo que por “víctimas” el INE entiendo tanto muertos como heridos, y de ahí que diferencie entre “víctimas” y “víctimas mortales”.
      Espero que tu próximo comentario sea para retirar tus acusaciones.

      Responder

  6. Efectivamente, tienes media razón al afirmar que el número de accidentes y ” víctimas ” permanece casi idéntico. Y digo media razón porque, por otro lado, y como puedes consultar en las mismas estadísticas, es indudable que ha descendido significativamente el número de muertos en esos accidentes. ¿Cuál es la razón?. En primer lugar, hay que tener en cuenta, como muy bien señala otro de los comentadores en esta misma página, que el número de vehículos prácticamente se ha duplicado en este período por lo que, por una sencilla operación, podríamos concluir que el índice de siniestros por el número total de ellos se ha reducido a la mitad, y, por otro, la seguridad de los coches habrá mejorado, los conductores es posible que tengan mas conciencia de que se juegan su vida y la de los demás cuando están en la carretera y hasta es posible que la Dirección General de Tráfico haya hecho alguna cosa bien. Gracias

    Responder

    1. En primer lugar, lamento que no hayas reconocido que el único que “ha metido el cazo” has sido tú:
      1.- Los datos hacen referencia a España y no a Europa como tu afirmabas.
      2.- El número de accidentes no solo no ha disminuido sino que ha aumentado.

      En relación a tus hipótesis, me gustaría destacar lo siguiente:
      1.- El número de víctimas mortales ha descendido y eso es una buena noticia. El problema es que no hay ningún estudio que aclare el peso de las distintas variables (más seguridad en los coches, campañas de la DGT, etc) en dicho descenso.
      2.- Por razones obvias, el número de vehículos es una variable importante pero no en el sentido que se toma habitualmente. Del total del parque automovilístico no se deduce directamente que exista una alta densidad de tráfico en el momento de producirse el accidente, y es precisamente este dato el fundamental para valorar la incidencia de tal variable. El coeficiente que indicas (número de accidentes/número de vehículos) no tiene ningún valor y debería ser sustituido por uno que midiera el número de accidentes en relación con la densidad del tráfico.
      De hecho, tenemos un ejemplo bastante esclarecedor: en 2006, el número de accidentes aumentó un 11% respecto al año anterior pero el número de turismos solo lo hizo en un 1,9%.
      3.- Dices que la Dirección General de Tráfico ha hecho alguna cosa bien. Es cierto: ha conseguido batir todos los registros en cuanto a recaudación.
      4.- Pere Navarro: no puedo hablar bien de un señor que se jacta de no tener coche. Yo tampoco lo tendría si dispusiera, como él, de un coche oficial las 24 horas del día. Encima lo pillan “pasado de velocidad“.
      5.- Y mira por donde, hoy mismo, El Mundo habla sobre la cuestión y saca los colores a la DGT: La DGT sólo tiene radares en 41 de los 157 tramos negros. Leer también el editorial, que suscribo por completo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *