Adolescencia y chorradas

La ventaja de tener a un adolescente en casa es la cantidad de chorradas que uno puede llegar a leer. No obstante, algunas de ellas son realmente graciosas. Para desengrasar un poco, les dejo la última que le han mandado. Probablemente ya la hayán leído pero no me resisto a publicarla.

“Todo es relativo” o “Real como la vida misma”. Se puede aplicar cualquiera de los dos títulos:

Un padre entra en la habitación de su hija y encuentra una carta sobre la cama. Con la peor de las premoniciones la lee mientras le tiemblan las manos:

“Queridos papá y mamá. Con gran pena y dolor os digo que me he escapado con mi nuevo novio. He encontrado el amor verdadero y es fantástico. Me encantan sus pircings, cicatrices, tatuajes y su gran moto. Pero no es solo eso: estoy embarazada y Jonathan dijo que seremos muy felices en su poblado. Quiere tener muchos más niños conmigo y ese es uno de mis sueños.

He aprendido que la marihuana no daña a nadie y la vamos a cultivar para nosotros y nuestros amigos. Ellos nos proporcionan toda la cocaína y pasta base que queremos. Entretanto rezaremos para que la ciencia encuentre una cura para el SIDA, para que Jonathan se mejore. Se lo merece. No te preocupes por el dinero: el Yoni lo ha arreglado para que participe en las películas que Brayan y Maikel ruedan en su sótano. Por lo visto puedo ganar 50 euros por escena, 50 más si hay más de tres hombres en la escena y 50 más si participa un caballo. No te preocupes mamá. Ya tengo 15 años y sé como cuidar de mi misma… Algún día os visitaré para que podáis conocer a vuestros nietos.
Con cariño, vuestra querida hija.

P.D: Papi, es una broma. Estoy viendo la tele en la casa de la vecina. ¡Solo quería mostrarte que hay cosas peores en la vida que mis notas que te adjunto con la carta!”

Respuesta del padre:

“Le he dado a leer la nota a tu madre… Le ha dado un infarto del susto y hemos tenido que ingresarla en el hospital. Los médicos temen por su vida…

Al decirle a los abogados lo que ha pasado me han recomendado que haga uso de la figura del repudio, por lo que ya no eres nuestra hija, así que te hemos quitado del testamento…

Hemos tirado a la basura todas tus cosas y hemos habilitado tu habitación como despacho. También hemos cambiado la cerradura de casa por lo que tendrás que buscarte un alojamiento, pero no intentes pagar con tarjeta porque la hemos anulado, y hemos cancelado tu cuenta en el banco (el dinero que había allí, lo vamos a utilizar para el tratamiento de tu madre).

Por cierto, no intentes llamarnos para pedirnos dinero porque hemos anulado el contrato de tu teléfono móvil y hemos dado de baja tu número.

Las joyas que tenias guardadas, tu equipo de música y la colección de CDs y películas las hemos vendido al vecino del quinto (ése que te cae tan mal y que dices que te vigila por la ventana cuando te cambias de ropa…)

Ah!! Por cierto, tendrás que buscar también un trabajo, porque ya no te vamos a pagar los estudios ni las clases de música…

Para el caso de que no puedas conseguir ni trabajo ni alojamiento, te recomiendo al “Perico”. Es un tío que conocí en la mili, y no sé muy bien a que se dedica, pero le he mandado una foto tuya y me ha dicho que una chica como tú no tendría problemas para vivir en ciertos países del Magreb que él conoce… En fin espero que en tu nueva vida todo te vaya bonito y que seas muy feliz.

P.D: Hija es una broma, Estoy viendo la tele en casa con tu madre que está perfectamente y riéndose a carcajadas. Sólo quería mostrarte que hay cosas peores en la vida que pasarte las próximas tres semanas castigada sin salir de casa, por las notas, y sin ver la tele, por la bromita…

2 comentarios


  1. Si yo hubiera sido la madre de la bromista, me convierto en asesina antes de caer con infarto total.

    Inteligente el padre.

    Responder

  2. La risa es un bien al que no solemos darle mucha importancia. Fíjate en que después de un buen rato destornillándose, uno se queda completamente relajado y feliz.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *