¿Alquiler o propiedad?

Acabo de oír en la radio a la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, y no he podido menos que lanzar una estruendosa carcajada (por no llorar). Mañana sin falta, publicaré en esta misma entrada el número de viviendas protegidas construidas desde el año 1990. Así nos podremos reír todos.

En cuanto al cambio de orientación —que desaparezca “poco a poco la vivienda protegida en propiedad para primar la vivienda protegida en alquiler”— supone, otra vez, un intento de cambiar la sociedad a golpe de ley, de imponer sus creencias sobre lo bueno y lo malo. En un país como España donde la movilidad laboral es mínima, ¿por qué potenciar el alquiler? ¿dónde queda la libertad individual? Asignada la vivienda, ¿tan complicado es preguntar a los propietarios si desean alquilar o comprar? Pues no, oigan. Lo que diga la ministra y punto.

Creo que el gráfico habla por sí mismo y no necesita comentario alguno.
protegidas

Nota: año 2006 ponderado de acuerdo a los datos de los nueve primeros meses.
Fuente: Instituto Nacional de Estadística.

14 comentarios


  1. Estoy de acuerdo con el moderador. Siempre me ha indignado la hipocresía de los que lamentan la secular querencia de los españoles a adquirir vivienda en propiedad, que nos distingue, según ellos, de la muy moderna y europea propensión al alquiler.

    Observo:

    – Que quienes dicen eso, invariablemente tienen vivienda en propiedad. “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago”.

    – Que definitivamente la ministra tira la toalla en el intento de conseguir precios razonables para la vivienda pública en propiedad.

    – Que el inquilino cuida mucho peor la vivienda que el propietario, al no considerla “suya”, lo que obviamente contribuye al deterioro del parque inmobiliario.

    – Que habría que preguntarse por qué no hay un mercado suficiente de alquiler. A mí me parecde obvio que si no salen más viviendas al mercado es, en buena medida, por el temor (justificado) del propietario a que el inquilino deje de pagar y, de paso, le destroce la casa. Todos conocemos casos. Pero claro, si lo planteas así salta el “izquierdista” (?) y te acusa de proteger al capital…

    En fin, paro aquí.

    Responder

  2. Excelente la argumentación de Manfrío. Quizá nos hubiera venido bien que además de sustituir el Presidente del Gobierno al Ministro de Justicia hubiera cambiado a algún otro miembro (creo que ciertas feministas de córdoba dirían “miembra”).

    Saludos.

    Responder

  3. Muy bonita su encendida defensa de la propiedad pero cabría argumentar que no se haga con dinero público, el de todos. Me explico: los demás contribuyentes no tenemos porqué financiar con nuestros impuestos viviendas de protección social en propiedad con las que en muchos casos se especula al poco tiempo, se venden a precios de mercado en tiempo record. Sólo sirven para enriquecer al afortunado beneficiario/a de la misma, en muchos casos algún enchufadete. Y no digan que se deben arbitrar medidas de control porque sólo sirven para que se vendan sin declarar el importe real y eludiendo al fisco. Estoy con la ministra, vivienda social sí pero en régimen de alquiler y revisable según la evolución de las condiciones económicas personales y familiares. Para que sirvan a sus fines: dar vivienda a quien no la tiene, pero no beneficiar “aleatoriamente” a ciertas personas.

    Responder

  4. para entender el porqué de la propensión de los españoles a adquirir en lugar de comprar hay que tener en cuenta algunos factores históricos:
    1. las ventajas fiscales que tradicionalmente en este país se han dado a la compra
    2. la precariedad y la incertidumbre de las pensiones. mientras en europa el “estado del bienestar” aseguraba unos minimos que alcanzaban sobradamente para alquilar la vivienda hasta la muerte, en españa una vez dejas de trabajar puede ser (cómo de hecho es, en muchos casos) que no te puedas pagar el alquiler.

    cuando estos factores desaparezcan y la gente sea realmente libre para decidir su forma de habitar, no hará falta legislar.
    tambien creo que la poca mobilidad laboral viene, en parte, determinada por esta poca flexibilidad.

    por fin un tema extrajudicial… :) gracias miguel!

    Responder

  5. de acuerdo con hugo. el sistema actual es equivalente a la redistribución de la riqueza por medio de la loteria. (sorteos para adjudicar viviendas) y esto no es admisible

    Responder

  6. Manfrío;

    De acuerdo con tu análisis, me parece correcto.

    Otro tema por cual existe reticencia al alquiler por parte de los propietarios: Si se intenta deshauciar por falta de pago, o bien por que se incumplen las condiciones del contrato de alquiler -alquilas a una familia de cuatro, y te encuentras que viven cuarenta y cuatro- para ejecutar el desalojo, se puede uno tirar meses y meses. Solución: Juicios rápidos en arrendamientos, que faciliten la recuperación de la vivienda.

    Por otro lado, incentivar fiscalmente la compra tiene dos motivos; uno, los altos tipos de interes, que otras tiempos estaban en un 18%, y encarecían la financiación; y dos, la construcción es un motor de crecimiento económico. De hecho, hoy en día nuestro desarrollo económico está basado en el consumo interno y en la construcción. Éste último además animado porque España es un país turístico, y existe un gran parque de segundas residencias para -en gran medida- europeos jubilados de gran poder adquisitivo.

    NSAT

    PD: No es que la Ministra haya tirado la toalla en conseguir su objetivo de abaratar los precios, es que jamás ha estado en disposición de ello, ya que la competencia en materia de vivienda la tienen las CCAA, por lo que apenas tiene la Administración Central de donde rascar, salvo llegar a convenios de forma puntual con determinados ayuntamientos para co-promocionar vivienda.

    Responder

  7. Si una vivienda de protección pública después se vende por su primer propietario, no tiene por qué tratarse de nada condenable con términos como “especulación”. En este tipo de viviendas (protección pública u “oficial”, no confundir con la vivienda “social” en sentido estricto), el particular pone mucho más dinero que la Administración.

    Pongamos que un tipo puso 30 millones y la Administración 10. El individuo, antes de venderla, debe devolver esos 10, más los intereses. Así esta legislado. Con eso salda la deuda que tenía con la Administración.

    Este sistema garantiza, en mi opinión, que la vivienda será cuidada, cosa que no pasa con el alquiler. Además, da una ayuda a las personas de clase media en su primera adquisición, que es el empujón que necesitan para adquirir la siguiente ya enteramente por su cuenta.

    Ora cosa son las patologías, que puede haberlas en cualquier sistema. Los alquileres protegidos pueden darse también a “enchufadetes”.

    En cuanto a la aleatoriedad, será menor a mayor canytidad de pisos disponibles en ese sisterma.

    En ciudades de Madrid, con alquileres de 800 a 1000€, y con los tipos al 2 o 3%, si tienes para una entrada está muy claro que no compensa el alquler. La mensulaidad sale parecida, pero en un caso es gasto y en otro inversión.

    Responder

  8. J.I:

    A eso justamente me refería. Conozco un amigo que estuvo trabajando en Bruselas y alquiló una casa. Antes de desalojarla, el propietario fue haciendo un minucioso recuento de desperfectos, incluida hasta la menor mancha que pudiera haber en la pared, a efectos de descontárselo de la fianza. Y la ley protege al propietario frente al nquilino que incumple.

    Aquí, he vivido de cerca un caso con un desahucio y lanzamiento. Se produjo en tiempo récord (de noviembre a mayo) y, aun así, no se lo deseo a nadie. Por supuesto, el piso estaba destrozado y con lo obtenido en los primeros meses (los que pagó el inquilino) no hubo ni para la décima parte de las obras de reparación.

    Coincido también con lo de la ministra. Ya es demagogia montar un ministerio en un ámbito de competencia autonómica. Pero en fin, la competencia en materia legislación de arrendamientos sí es estatal.

    Si se quiere fomentar el alquiler, lo que parece lógico para movilizar el parque existente, las Administraciones podrían insistir más en cosas tan simples como facilitar avales bancarios, que se han generalizado por el temor (justificado) de los propietarios a alquilar y hacen que ahora tengan que pagar justos por pecadores. Pero aquí siempre preferimos descubrir mediterráneos.

    Responder

  9. Hugo, yo no defiendo la propiedad sino la libertad de elegir cada uno lo que más le interese en función de sus intereses, lo que es muy distinto. Conozco bien la materia en Zaragoza y puedo asegurarte que ni enchufados ni corruptelas. Al menos no de forma generalizada porque siempre hay algún caso. Ahora me voy a cenar pero después preparo el gráfico que prometí en la entrada.

    Responder

  10. La nómina de mi padre en diciembre de 1979 era de 38.000 pesetas.

    El trabajaba como peón en una obra. En ese mismo momento le ofrecieron
    comprar una casa. Le pedían un total de 500.000 pesetas por ella. Decidió
    no arriesgar y continuar viviendo en régimen de alquiler, en unas
    condiciones muy buenas. Se trataba de una casa modesta pero muy bien
    ubicada, en pleno centro de un pueblo cercano a Barcelona.

    A los pocos meses mi padre y mi madre compraron un terreno en otro pueblo de
    la misma provincia y en menos de cinco años de esfuerzo ya habían levantado
    y pagado una vivienda de 120 m2.

    Han pasado 27 años. En 2006 y en el mismo pueblo donde viven, un piso
    modesto de 75m2 a las afueras no se encuentra por menos de 35 millones de
    pesetas, y estoy siendo muy generoso.

    En el año 1979 el coste de un piso era del orden de 14 mensualidades de un
    peón de obra 38.000 pts/mes x 14 meses = 532.000 pts

    El sueldo en 2006 de un universitario recién titulado en ingeniería
    informática sin experiencia profesional no llega a las 200.000 pesetas
    mensuales.
    En el año 2006 una vivienda modesta cuesta 175 mensualidades (14
    anualidades!!!) de un ingeniero informático. 200.000 pts/mes x 175 meses =
    35.000.000 pts

    Las jóvenes de hoy necesitaríamos cobrar 2,5 millones de pesetas mensuales
    para estar en igualdad de condiciones con nuestros padres que compraron una
    vivienda a principios de los años 80. 2.500.000 pts/mes x 14 meses = 35
    Mill. de pts

    Los pisos en el año 2006 deberían costar 2,8 millones de pesetas para que
    los jóvenes de hoy estemos en igualdad de condiciones con nuestros padres en
    1979 200.000 pts/mes x 14 meses = 2.800.000 pts No encuentro adjetivo alguno
    en el año 2006 para calificar lo que mi padre consideró arriesgado en 1979.

    Está claro que los pisos no van a pasar a costar de la noche a la mañana 30
    veces menos, de 35 a 3 millones.

    También está claro que no voy a cobrar 2,5 millones de pesetas mensuales,
    por muy buen trabajo que encuentre y por muchos estudios que tenga.

    Lo primero que se le ocurre a uno es seguir viviendo en casa de sus padres y
    ahorrar el 100% del sueldo durante los próximos 14 años, para el año 2020
    (yo rondaré ya los 40 años de edad) tendré el dinero suficiente para comprar
    una vivienda al coste del año
    2006 pero, por supuesto, no al coste del año 2020. Evidentemente esta
    ocurrencia la desecha uno antes de hacer cualquier cálculo.

    Aunque un joven bienintencionado consiga ahorrar 2, 4 o 6 millones con mucho
    esfuerzo en pocos años, a día de hoy nunca podrá evitar lo siguiente:

    1) Pedir un préstamo al banco a 40 o 50 años (si consigues ahorrar 2, 4 o 6
    millones puedes reducir el período a 35 – 45 años, pero 5 años no suponen
    prácticamente nada cuando estamos hablando de medio siglo de pago). Te darás
    cuenta de que no vives en una democracia sino en una dictadura. El dictador
    no se llama Francisco Franco o Fidel Castro sino La Caixa, BSCH, Banc de
    Sabadell o, en general, “la banca”. Ni siquiera tendrás la libertad de decir
    lo que piensas a, por ejemplo, tu jefe, no vaya a ser que cierre el grifo y
    no puedas pagar al dictador.

    2) La otra solución es pagar un alquiler de por vida. En este caso el
    dictador se llamará Juan García, José Pérez o Pablo el arrendador. La
    situación no es distinta a 1).

    Después de esta reflexión ten la delicadeza de no decir a un joven que su
    problema es que no ahora, eso fue válido para ti en 1979, incluso era
    valido para algunos jóvenes en 1999, pero no en 2006, en 2006 sólo consigues
    cargar con más impotencia, si cabe, al muchacho.

    El esfuerzo de nuestros padres, sin duda alguna admirable, no era estéril
    (podían obtener una vivienda de propiedad en un período de 5 años). El mismo
    esfuerzo realizado por nosotros, los hijos, sólo llega para quizá reducir en
    5 años una hipoteca de medio siglo.

    La vivienda nunca fue un objeto para enriquecerse, sino para vivir y es de
    lo poco material que sí necesitamos. La ley del libre mercado puede
    establecer el precio de los televisores de plasma al precio que quiera… yo
    no los compraré… pero nunca tuvimos que permitir que esa misma leyfijara
    el precio de la vivienda, porque todos necesitamos vivir en una y no todos
    podemos pagarla.

    Los jóvenes, incluso aquellos que tenemos estudios superiores, no podemos
    competir.

    Forges, EL PAÍS, 2/5/2006

    Responder

  11. Me gustaría plantear varias preguntas: ¿Por qué en Europa es posible la existencia de un parque público de viviendas sociales en alquiler y en nuestro país no?¿Están hechos de otra pasta los ciudadanos y los gobiernos de estos países y esto les hace comportarse de otro modo?¿A quién beneficia la no existencia de esa oferta pública de vivienda en alquiler, en España, para los sectores que realmente la necesitan?¿Por qué no se puede aplicar la ley con el mismo rigor en caso de impago de un alquiler que en el de impago de una hipoteca? La realidad es que la desidia en esta materia, de los sucesivos gobiernos (nacionales, autonómicos y locales) ha beneficiado extraordinariamente a las inmobiliarias, constructoras, bancos, etc. últimos beneficiarios de el aumento desorbitado del endeudamiento hipotecario de los españoles. Y claro ahora no se puede improvisar en cuatro años la creación de este parque de miles de viviendas, incluidos minipisos, que la sociedad demanda y que la oferta privada, inexistente y abusiva, no alcanza ni de lejos a cubrir.
    Por otro lado cabría preguntarse dónde queda la responsabilidad del ciudadano. Bien está que a determinados sectores se les ayude con vivienda social o protegida, pero esa ayuda debe ser temporal y condicionada a resolver la situación que creó su necesidad.No veo por qué el estado, la sociedad, ha de tener la obligación de incrementar el patrimonio de algunos ciudadanos en detrimento del resto. Dado que por limitaciones económicas este tipo de vivienda social y protegida sólo puede cubrir las necesidades de un sector limitado de la población que la necesita, ¿dónde quedan los derechos del resto de ciudadanos que no han sido suficientemente afortunados para que salga su bolita en el sorteo?
    Un saludo Miguel y enhorabuena por tu blog.

    Responder

  12. Primera cuestión: creo necesario deslindar la oferta de vivienda protegida por un lado, y los mecanismos anticorrupción por otro. Con independencia de éstos, sigo creyendo que la mejor solución pasa por permitir al ciudadano que elija lo que más le convenga.
    Segunda cuestión: dado que la vivienda es un derecho, no creo que deba primarse a unos u a otros. En caso de insuficiente número de viviendas, el sorteo me parece lo más adecuado. Por supuesto, hablamos de primera vivienda y con los pertinentes controles. Como es lógico, defiendo el aumento de la oferta de viviendas protegidas hasta el punto de hacer innecesario cualquier forma de reparto.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *