Aprobado el Estatuto de Cataluña

Joan Puigcercós i Boixassa, portavoz de ERC en el Congreso: «Este es un buen Estatuto para una región de España, pero es un mal Estatuto para Cataluña, para una nación de Europa» (Congreso de los Diputados, 30 de marzo de 2006).

No criticaré su oposición al Estatuto de Cataluña porque, desde su punto de vista, no colma las aspiraciones del “pueblo catalán” y, por tanto, su voto negativo es consecuente con su pensamiento. Sin embargo, la comparación entre lo que se merece Cataluña y el resto de regiones españolas denota claramente el surgimiento de un nacionalsocialismo de nuevo cuño. Al establecer la entidad colectiva —en lugar de la raza— como poseedora de un valor superior al individual, barren las libertades civiles que las instituciones democráticas deben proteger y destruyen las libertades políticas en las que se basa el gobierno democrático. Según estos totalistas, el grado de autogobierno de una sociedad depende ahora de la “fuerza de la identidad” lo que reduce al individuo a un objeto accionado por una fuerza externa, la “identidad nacional”, privándole de su libertad individual. Por supuesto, allí donde no se ha desarrollado tal fuerza sus ciudadanos deben conformarse con estatutos de segunda clase. Por desgracia, David Hooson acertó en su predicción cuando escribió que «la última mitad del siglo XX pasará a la historia como una nueva era de multiplicación de nacionalismos desenfrenados de una naturaleza más duradera que las terribles tiranías que también han caracterizado nuestro siglo» (Geography and National Identity, 1994). Y más terrible, diría yo… si los permitimos y consentimos.

Discursos íntegros del debate sobre el Estatuto catalán en el Congreso (30/03/06):

24 comentarios


  1. Yo diría que se debe respetar sin más calificativos la postura del señor Joan Puigcercós. Incluso apoyarla siempre que, cambiadas las tornas, los que piense diferente en Cataluña sean el número que ahora le da apoyo (según los resultados electorales).

    Hay un referendum pendiente (y tal vez nuevas elecciones en Cataluña) que deben aclarar la postura de los ciudadanos. Esperemos la voz de éstos.

    “Sin embargo, la comparación entre lo que se merece Cataluña y el resto de regiones españolas denota claramente el surgimiento de un nacionalsocialismo de nuevo cuño”. Creo excesiva la comparación. En términos de estatuto es una simple visión confederal con asimetrías basadas en cuestiones identitarias. Siempre me he manifestado en contra, pero de ahí a definirlo como “nacionalsocialismo” hay un cierto trecho.

    Saludos

    Responder

  2. y si las asimtrias estubieran basadas en la libre voluntad de los ciudadanos prescindiendo de elementos identitarios? vale, o no vale?

    No parece que esa “fuerza identitaria” se pueda corresponder con la realidad catalana en la que la mitad de la población es de origen immigrante y urbana.

    Miguel, tu última frase suena a amenaza. aunque no creo que sea de aplicación ya que el señor Hooson, que es un americano y por tanto una garantia de conocimiento de la realidad europea, sabrá, que los nacionalismos en europa son bastante anteriores a la segunda mitad del siglo XX. De todas formas, escribier esto en 1994, en plena “reorganización” de las fronteras de la europa del este y la ex-yugoslavia, parece más oportunista que brillante.

    Responder

  3. Vitruvi: el término “asimetrias” es un invento para marear la perdiz sin ofrecer nada a cambio.
    las propuestas deben ser sencillas, claras y de facil respuesta:
    1.- ¿ es Catalunya una “región” como el resto de las españolas?
    2.- ¿ Se merece Catalunya más, menos, ugual que otras regiones de Espanya?

    En cuanto a las previsiones de “posiblemente nuevas elecciones en catalunya” que los “buitres” se vayan olvidando. No se le va dar ese gustazo a nadie, ni en Catalunya, ni en España.

    Y del resto de razonamientos “nacinalsocialstas” y no se qué más yo no entiendo, no obstante siento envidia de ese conocimiento y referencia.
    saludos

    Responder

  4. tienes toda la razón, si en realidad lo que queremos es “simetria”. Con Madrid.

    Responder

  5. Yo en contra igualmente. Aunque si así lo aceptar la mayoría me tocaria estar en la “oposición” una vez más.

    Sólo trato de identificar la razón que se aduce para legitimar la existencia de asimetrias en este caso.

    Responder

  6. Mientras escribia entraban los comentarios 3378 y 3379.

    Me da igual que Cattaluña sea o no una región o una nación, que sea igual o diferente. Un estado = los mismos derechos y obligaciones para todos los ciudadanos. Si no es así, yo estoy en contra.

    Si Madrid quiere ser “asimétrico” (permiteme el invento de entre otros el por mi venerado profesor Requejo, catalan y catalanista ilustre miembro de la junta electoral central), pues que se constituya en un estado. Si en estos momentos tiene privilegios, pues denúnciese que la democracia tiene mecanismos…

    Responder

  7. me referia al Madrid “estado”, no al Madrid “ciudad”. Los madrileños “ciudadanos” no tienen la culpa de tener la “corte” en su ciudad. Aunque alguna ventaja debe taener ya que no he visto manifestaciones para que ésta sea trasladada a la “periferia” qual “sucio vertedero”

    Responder

  8. Julián: le das tantas vueltas al tema de simetrías, asimetrías, etc. etc. que hasta yo mismo estoy “mareau”.
    1.- La simetría o asimetría de la NACION de Catalunya en base a qué la planteas: ¿ Financiación? es decir dinero
    2.- En base al color de la piel de los catalanes?
    3.- En base a los Kmt2 del territorio?
    3.- En base al número de habitantes?

    Si realmente te da igual que catalunya sea una nación, debes proponer con énfasis que lo sea, y así lo consideren en los que puedas influir. Y no te lo digo por mí, sino por tí. Porque así te ahorraras los problemas existenciales que tienes con la asimetría.

    Esto de la asimetría y simetría, y etc, etc, ya parece el Dragon Kan de Port Aventura.

    Hay que ser más simples.

    Catalunya hoy no es una Nación (en papeles) pero mañana sera un Estado Soberano.

    Para verlo sólo tengo que vigilarme el colesterol.

    VCLL

    Responder

  9. Mediterráneo, yo no planteo asimería alguna. Justo al contrario, las niego.

    La simetría la planteo en torno a un único tema: la igualdad de las personas.

    Te agradezco tu preocupación, pero mis problemas existenciales van por otro lado. De verdad que creo que el encaje de una Cataluña-nación Cataluña-estado o Cataluá-región es de lo catalanes.

    Creo que hay pocos ciudadanos de este estado, que no siendo catalanes ni nacionalistas contemplen sin rasgarse las vestiduras cualquier solución como válida (incluido, como no un estado catalán soberano). Yo soy uno de ellos.

    Y creo, por eso, que más simple sólo encontraremos el mecanismo de un botijo.

    Responder

  10. podriamos dar algunas ideas de cómo avanzar hacia esa “igualdad de las personas”? si es que no existiera…

    Responder

  11. Julián, en 3373 dices:”En términos de estatuto es una simple visión confederal con asimetrías basadas en cuestiones identitarias.
    y en 3380, “Un estado = los mismos derechos y obligaciones para todos los ciudadanos. Si no es así, yo estoy en contra.

    El término, (o palabro) ;-), simetría, muy utilizado en la técnica, creo que se está utilizando aquí en el siguiente sentido: existe simetría entre dos comunidades autónomas si sus ciudadanos tienen los mismos derechos y obligaciones.
    En 3373 señalas estatutos con asimetrías. Lo que me lleva a pensar que sus ciudadanos no tienen los mismos derechos y obligaciones, y por lo tanto, según tu opinión en 3380, se trata de estados distintos.Aunque también podría ser que fuese un solo estado con grupos de ciudadanos, o Autonomías, con distintas obligaciones y derechos.
    ¿Es así? ¿o no?.

    Mediterráneo, a mí también se me hace la picha un lío con estos palabros. Creo que la solución sería que se empezara por definirlos cuando no se utilizan de forma literal, o sea, según la RAE. O, mejor dicho, cuando puedan existir dudas en su interpretación.

    Responder

  12. Rafael, me he perdido. Nada tiene que ver lo que yo opine con aquello que pretendan los otros.

    Que yo esté en contra de que las comunidades autónomas estén priviligegiadas (3380) unas sobre otras (actualemente, en cuestiones financieras, el caso de las diputaciones forales) no es óbice para que el proyecto original de Estatut propusiese para esta comunidad un cierto número de reformas que implicaban de hecho esas asimetrías (postura de ERC de la que me hago eco en el 3374 al hilo del comentario de Miguel)

    PD: Y no vuelvo a utilizar el término, que lógicamente no he acuñadado yo, si resulta tan confuso.

    Responder

  13. En mi entrada anterior, donde pone 3373 quería poner 3374. Perdón.

    La utilización de simetría: He intentado usar otra palabra y no se me ocurre. No digo que no la haya. Luego, como tantas veces, no hay más remedio que utilizarla. Eso sí, definiendo el significado que queramos darle.

    Julián, creo que la causa de que te hayas perdido no es otra que mi torpeza en la exposición. Pretendía establecer el siguiente silogismo:
    Si decimos:
    a) estado = los mismos derechos y deberes para todos sus ciudadanos
    Y tenemos que:
    b) el nuevo Estatut de Cataluña tiene unas reformas que le diferencian de los estutos de otras comunidades, lo cual lleva implícito que los ciudadanos de estas comunidades ya no tienen los mismos derechos y deberes que los de Cataluña
    c) se deduce que Cataluña es un estado distinto del de las otras comunidades.
    Y, como corolario, que habría tantos estados como estatutos distintos.

    Pues, la verdad, no sé si ahora lo he dejado más claro o peor de lo que estaba.

    Lo siento. :-(

    Responder

  14. alguien puede aclarar qué tiene que ver la organización de la vida pública con los derechos y deberes de sus ciudadanos individuales?

    tan distintos somos de los franceses o los suecos, que tienen cosntituciones distintas?

    Responder

  15. Pues creo que cada vez nos asemejamos más es todos estos aspectos. Se produce una paulatina adaptación de los distintos ordenamientos jurídicos a una bases comunes. Es el camino a una especie de “esado confederal europeo” que puede llegar o facasar estrepitosamene.

    No somos tan distintos a franceses o suecos. Pero los servicios públicos, los salarios, distintos aspectos de las regulaciones de los derechos más importantes nos distancian todavía.

    Rafael, creo que entiendo lo que quieres decir (no te habías explicado tan mal, tal vez yo he leido con susceptibilidad exagerada). Yo opino que la redacción actual del Estatuto, a diferencia de la que se aprobó en el Parlamento de Cataluña no establece esas diferencias, al menos en el sentido “de fondo” al que yo me vengo refiriendo. Hay peculiaridades de cada Comunidad Autónoma que deben trasladarse a sus res`pectivos estatutos, en caso contrario qué diferencia habría con un estado centralista del tipo francés.

    Responder

  16. podrias aclarar lo de “distintos aspectos de las regulaciones de los derechos más importantes nos distancian todavía”. que derechos son los mas importantes y quales son esos aspectos?

    Los salarios y los servicios públicos no constituyen en sí mismos derechos. no estaremos confundiendo los términos?

    podrias concretar las diferencias, en cuanto a derechos, entre el estatut salido del parlament y su redacción actual?

    gracias

    Responder

  17. Me parece gracioso que por un lado se insista en la primacia de los derechos individuales sobre los colectivos, como hacen los españolistas que se las dan de liberales, mientras que para negar a los catalanes el derecho de decidir por si mismos lo que consideren mejor para su futuro se recurre al mantra ese de que la soberania reside en todos los españoles. No es eso constituir la soberania en un derecho colectivo de todos los españoles e imponerlo a la suma de derechos individuales de los catalanes?
    Tras tanta murga pseudoliberal esta el hecho indiscutible de que eso es una pugna entre españoles y catalanes, los unos que exigin seguir administrando el dinero ajeno y quedandose la mejor parte, y los otros que tratan de que el expolio se reduzca al minimo.
    Y lo demas son mandangas.

    Responder

  18. Totalmente de acuerdo contigo Mariano.
    Parece ser que se desprende de los últimos comentarios que los españoles tienen mas derechos que los catalanes, o como poco que los catalanes no pueden tener más derechos que los españoles, cuando nosotros sólo pretendemos tener NUESTROS derechos, sin importanos en exceso los derechos de los demás.

    Los catalanes no pretenden tener derechos sobre los españoles, pero parece ser que éstos ultimos si pretenden (ya los tienen) tenerlos sobre los catalanes.

    saludos

    Responder

  19. Vitruvio, si mareamos en este sentido la perdiz acabaré por escribir verdaderas burradas. Yo cro que el sentido general ya se entiende.

    De las diferencias a las que me refiero sabeis los que leeis los comentarios desde hace algún tiempo que me refiero sobre todo a las cuestiones de financiación y a las posibles repercusiones que ésta podría haber tenido.

    En cuanto a Mariano, como puede observar, otras personas, no “liberales”, también dudan de los “derechos colectivos”. “el hecho indiscutible de que eso es una pugna entre españoles y catalanes” es una murga, pues le guste o no los catalanes son tan españoles como los madrileños, al menos hasta hoy.

    Lo del espolio y la administración del dinero ajeno es otra murga, falso hoy en día y hasta mentirosa (no intento insultar a nadie) si lo miramos al amparo de la historia (ejemplo el siglo XVI, el XVII, el XVIII…)

    En definitiva, y reiterando mi posición a Mediterráneo (Sí a todo. Pero formando un estado distinto), lo que son mandangas victimistas de quienes quieren tener priviegios son los posicionamientos de sus comentarios, inargumentables, reiterativos y propios de quienes niegan la realidad en beneficio propio.

    Responder

  20. Julian, creo que confundes los derechos fundamentales, que son iguales para todos, con la calidad de los servicios que, cómo individuos, podemos reclamar que sean mucho mejores y mejor gestionados que los que tenemos. No entiendo que relación tiene la financiación con los derechos. Ni el 2% de la gestión de los aeropuertos con los derechos de un murciano.

    En todo caso, si crees que el estatut da mas derechos a una comunidad que a otra, nadie impide reformar el estatuto de esta comunidad en beneficio de sus ciudadanos.

    Responder

  21. Vitruvio, tal vez tengas razón en mi confusión en algunos temas. Del asunto de la financiación hay mucho que hablar. Una mejor financiación permite mejor educación, mejor justicia, mejor sanidad. Todos estos servicios son para mí derechos fundamentales, tan fundamentales como la libertad, la igualdad y todos estos conceptos jurídicos indeterminados. Recuerda que yo no hablo desde el terreno del derecho, en el que soy casi un analfabeto.

    A mi no me disgusta el actual estatuto (me refiero a su redacción en el trámite actual, no al que está en vigor). Incluso considero que es escaso en algunos aspectos. A modo de ejemplo: el tema de la gestión de los aeropuertos, que podría ser compartida en un 50%; o la definición de nación, que considero que es aceptada y asumida por la mayoría de los ciudadanos de Cataluña.

    Sobre la reforma del resto de estatutos para alcanzar nuevos techos copentenciales, no me cabe la menor duda que las habrá. Aunque confieso que me gustaría que éstos fuesen algo más limitados en favor de los municipios (por favor que nadie me nombre el caso de Marbella o de medio litoral Mediterráneo, que me moriré de verguenza por este comentario) :-(

    Saludos.

    Responder

  22. ya nos acercamos.
    Tomemos por ejemplo la educación, que es un derecho fundamental, segun la constitución.
    Que todos tengamos derecho a la educación, no significa que todos tengamos que tener la misma educación,, ya que al lado se reconoce la libertad de creación de centros docentes privados, de enseñanza de la religión, etc. Una mejor financiación permite disponer de más recursos, no de más derechos. Estos recursos podrian usarse para mejorar las escuelas públicas, para subvencionar a las privadas o para comprar armas, en función de las demandas de la población (o de lo que decida el que mande, para ser más exactos)

    En Estados Unidos, paraiso de los derechos y libertades individuales, los servicios se pagan (sanidad, justicia…) y algunos no estan garantizados.

    Responder

  23. Y hablando de Euros, una mayor financiación también representaría una mayor solidadridad. Pero no interesa para muchos verlo así.
    Hay que seguir como hasta ahora, primero hay que enpezar por la solidaridad, que debe ser como mendan los cánones tradiccionales “obligada”, y después, de lo que sobra te doy la financiación.
    ¡¡ Pues va ser que no ¡¡
    Esto es inargumentable, pero muy entendible, al menos para mí.
    saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *