Arte

Erlend Haarberg: Rock Ptarmigan Flight
Erlend Haarberg: Rock Ptarmigan Flight

Un año más, el jurado de Bird Photographer of the Year ha dado a conocer las fotografías ganadoras de este prestigioso concurso en sus distintas categorías: Bird Photographer of the Year 2022 Winners.

El ganador absoluto ha sido Erlend Haarberg con la fotografía Rock Ptarmigan Flight donde podemos admirar a una perdiz nivel con plumaje de invierno sobrevolando el paisaje helado de Tysfjorden (Noruega).

Aunque en el sitio del concurso podemos ver todas las fotografías que han obtenido premio, es una pena que no se haya añadido ni siquiera una somera descripción de cada una de ellas. Así, por ejemplo, nos hemos quedado sin saber como se realizó la maravilla fotografía de un estornino en la noche de Mark Williams (plata en la categoría «Aves en vuelo»).

Giacomo Magnolino_Espada del conde de Tendilla

Giacomo Magnolino: Espada del conde de Tendilla, 1486.
Plata dorada y esmalte.
Espada: Altura = 140,50 cm; Anchura = 31,50 cm
Vaina: Altura = 113,50 cm; Anchura = 6,20 cm
Museo Lázaro Galdiano (Inv. 3204).
Descripción: Empuñadura de balaustre con pequeña manzana central, adorno de hojas en el bulbo y acanaladuras en los extremos y bola de remate con decoración vegetal. Arriaz de brazos vegetales curvados ligeramente hacia arriba con tallo que se enrosca al final rematando en flor de lis. Vaina con decoración calada simétrica de tallos y candeleros con dos tondos que dividen el adorno en tres tramos.
Iconografía: Decoración vegetal; Motivos epigráficos; En la hoja de la espada y la vaina: Escudo de armas Inocencio VIII.
Inscripciones. En la hoja, latín:
+ GLADIUS PROTECTIONIS UNIVERSI POPULI CHRISTIANI / INNOCENTIUS VIII MAX PÓTIFICATUS SUI ANN III MCCCCLXXXVI (Espada de protección de todo el pueblo cristiano. Inocencio VIII Pontífice Máximo, año tercero de su pontificado, 1486).


La espada, que en las publicaciones españolas siempre se denomina estoque, fue un regalo del papa Inocencio VIII, cuyas armas ostenta, a Íñigo López de Mendoza, II conde de Tendilla, que había sido enviado a Roma por Fernando el Católico como embajador extraordinario para mediar en el conflicto entre el citado Papa y Ferrante I de Nápoles, cuya reconciliación obtuvo. El obsequio fue fechado en 1486, como reza la inscripción de la hoja. (...) El artífice de la espada fue el florentino Giacomo Magnolino. Afortunadamente, la orden de pago por la pieza se ha conservado en los registros del Sacro Palazzo Apostolico. (...) El 25 de sptiembre de 1487 se dio orden de pagar al maestro Giacomo Magnolino la espada que había regalado el Papa en la fiesta de Navidad del año precedente al Conde de Tendilla. (...) Las noticias que conocemos de Magnolino se extienden de 1485 a 1498. (...)

El rasgo más característico de la espada es la curvatura de los brazos del arriaz, si bien todavía persiste la forma de cruz para la empuñadura, pues la de lazo se difundirá ya en el siglo XVI. Por otra parte, la forma abalaustrada aparece también en otras espadas italianas de la misma época. Aunque se ha destacado la decoración de la vaina, no hay que olvidar el adorno de la empuñadura. Los motivos vegetales, distintos en cada parte, están realizados con gran perfección y adecuación a la estructura de la pieza. La ornamentación axial de la vaina es igualmente brillante y delicada. Si no implica innovación en el panorama del arte romano del momento, muestra al menos, sin arcaísmo alguno, motivos en uso que tuvieron que resultar sorprendentes a los ojos castellanos, acostumbrados al lenguaje del gótico más florido y exuberante.

El valor que tenía el estoque para el conde de Tendilla quedó reflejado en la mención especial que hace del mismo en su testamento: «E assi mismo digo que por quanto nuestro muy sancto padre Inocencio octavo me ovo dado un estoque siendo yo embajador de los Reyes, nuestros señores, en Roma, el qual no acostumbra dar su sanctidad sino rey o a principe, y hizo a mi gracia y merçed del por especial amor que me tuvo; por tanto mando que, pues es joya tan señalada, quede perpetuamente a la casa de mi mayoradgo y en ninguna manera se enagene, so pena que el que lo contrario hiziere encurra en pena de cien mill maravedis de renta de los buenos que aya en el mayoradgo».

La Ópera de Sídney, situada en la ciudad de Sídney, estado de Nueva Gales del Sur, Australia, es uno de los edificios más famosos y distintivos del siglo XX. Declarado en 2007 Patrimonio de la Humanidad, fue diseñado por el arquitecto danés Jørn Utzon en 1957 e inaugurado el 20 de octubre de 1973.

Hoy, gracias a la tecnología, podemos recorrerla en 360ª al mismo tiempo que nos relajamos con la actuación de la  soprano australiana Nicole Car, violonchelista y directora de planificación artística de la Orquesta Sinfónica de Sydney, Benjamin Schwartz y la propia Sydney Symphony Orchestra bajo la batuta de David Robertson, Director Titular y Artístico.

Bien con el ratón, bien con las flechas que aparecen en la parte superior izquierda del video podemos rotar la imagen y sentir que nos encontramos dentro de ese magnífico edificio. No olviden tampoco ajustar la resolución en la configuración en los ajustes (icono «tuerca»).

Vittore Carpaccio (Venecia , hacia 1460/1466 - Venecia, 1525/1526): Joven caballero en un paisaje, hacia 1505.Vittore Carpaccio ( Venecia , hacia 1460/1466 - Venecia, 1525/1526): Joven caballero en un paisaje, hacia 1505.
Óleo sobre lienzo. 218,5 x 151,5 cm.
Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid
Nº INV. 82 (1935.3)


Joven caballero en un paisaje es una de las obras más conocidas de la colección Thyssen-Bornemisza. El lienzo está firmado y fechado en el cartellino que aparece prendido de una rama a nuestra derecha: «VICTOR CARPATHIUS / FINXIT / M.D.X.». En el lado opuesto aparece otra inscripción entre la vegetación: «MALO MORI / QUAM / FOEDARI». La obra procede de la colección Vernon-Wentworth en Yorkshire, donde permaneció hasta 1919. Durante el siglo pasado estuvo atribuida a Durero, debido a que en la superficie figuraba el monograma falso de este artista alemán y a que los cartelinos con las dos inscripciones estaban ocultos por repintes. Seguramente en la atribución del cuadro a Durero tendría mucho que ver la minuciosidad con que están detalladas la flora y la fauna del paisaje. El monograma postizo se retiró cuando el lienzo fue propiedad del marchante londinense Sully.

Vasari, en su Vidas, dedica a «Vittore Scarpaccia» pocas líneas, compartiendo capítulo con otros pintores activos en el norte de Italia. De Carpaccio tan sólo menciona dos obras: el ciclo de santa Úrsula, pintado para la Scuola de la santa, hoy en la Galleria dell’Accademia de Venecia, y una tabla con san Ambrosio para los frailes Menores, atribuida por Vasari, por error, al pintor veneciano y del que reconocía que sin ser uno «de los grandes y altos genios, sí era diestro y experto maestro». Respecto a la identidad del personaje, la primera que se le dio fue la de san Eustaquio, título con el que figuró el cuadro en el catálogo de la subasta celebrada en Christie’s en noviembre de 1919, en la que, pese a que las inscripciones seguían tapadas por los repintes, el lienzo se atribuyó correctamente a Carpaccio. La base para la identificación con este santo, popular en Francia y Alemania, se hallaba en el ciervo que aparece junto al lago (recuérdese que entre los atributos de este bienaventurado se encuentra la cabeza de un ciervo cruciforme). Posteriormente la obra pasó a la colección del americano Otto H. Kahn, siendo adquirida en 1935 por el barón Heinrich Thyssen- Bornemisza.

En 1958, y dado el estado en que se encontraba, el lienzo tuvo que ser intervenido, descubriéndose entonces durante el proceso de limpieza las inscripciones con la firma, fecha y leyenda. La documentación fotográfica del óleo, antes y después de la restauración, fue publicada por Lauts en su monografía sobre el artista de 1962. En cuanto a los intentos que se han hecho para desvelar la identidad de este joven caballero armado han sido hasta el momento poco fructíferos. Helen Comstock propuso a un miembro de la orden del Armiño. La divisa Malo mori quam foedari (Antes morir que ser deshonrado) era, en efecto, la de la orden del Armiño, y junto al cartellino que la ostenta en el cuadro puede verse una imagen del animal. En 1983, Agathe Rona retomó esa línea, proponiendo como modelo a Fernando II de Aragón, ya que la orden del Armiño había estado vinculada a la rama napolitana de la casa de Aragón. Sin embargo, en 1963, Weiss identificó al retratado, en el catálogo de la exposición monográfica dedicada al pintor en Venecia, como el tercer duque de Urbino, Francesco Maria della Rovere. Esta tesis, que ha sido la más generalmente aceptada, sería desarrollada posteriormente por Rosenbaum, quien puso a Francesco Maria en correlación con el paisaje a través de la lectura simbólica de varios de sus componentes. De todos modos esta identificación está lejos de ser concluyente. Otros estudios han identificado al joven de muy diversas maneras: un príncipe de la casa de Habsburgo, Antonio de Montefeltro (considerándolo un retrato póstumo), un militar alemán al servicio de la Señoría, o Rolando de Ragusa. Por su parte, Venturi interpreta el cuadro como resultado de una fantasía caballeresca. En el caso de que se trate, efectivamente, de un retrato, nos hallaríamos ante el primer ejemplo conocido en el que el cliente posa de cuerpo entero. Este formato tal vez indique que estamos ante una imagen póstuma de carácter funerario. Augusto Gentili, en esta línea, ha propuesto identificar al personaje con el capitán veneciano Marco Gabriel, al que se representa como un héroe y bajo cuyo mando tuvo lugar la defensa de la ciudad de Modone contra los turcos. Gentili, además, ha asociado los colores negro y oro, presentes en la vestimenta del jinete al fondo del cuadro, en el calzado y en el vaina de la espada del protagonista en primer plano, con los del escudo de los Gabriel, una familia patricia veneciana.

Por Mar Borobia en Museo Thyssen-Bornemisza. Obras escogidas (el libro puede comprarse en la tienda online del museo).

Nota: La web del museo ofrece la posibilidad de descubrir algunos de los secretos y detalles inapreciables por el ojo humano de esta obra.

Cúpula Torre de las Damas. Madera de cedro, álamo, tallada, restos de pintura roja, azul y verde. Altura 190 cm, anchura y profundidad 355 cm
Cúpula Torre de las Damas. Madera de cedro, álamo, tallada, restos de pintura roja, azul y verde. Altura 190 cm, anchura y profundidad 355 cm

La cúpula, construida alrededor de 1320, proviene del Palacio del Partal en la Alhambra de Granada, construido para los gobernantes nazaríes, la última dinastía musulmana en España (1238 - 1492). Como un "baldaquín celestial" se elevaba sobre el cuarto superior de la Torre de las Damas (palacio del Partal). El banquero alemán Arthur von Gwinner, que había adquirido el terreno con la torre de propietarios privados, lo donó al estado español a su regreso a Berlín en 1891. A cambio, obtuvo un permiso oficial para desmontar la cúpula de madera y llevársela. Los herederos de Gwinners la vendieron al Museo de Berlín en 1978.

Más información: universes.art (español) :: AlhambraDeGranada.org (español) :: Museo de Berlín (imágenes que se pueden descargar. En alemán).

Totografía ganadora de «Drone Photo Awards»: Big Bang de Armand Sarlangue.
Totografía ganadora de «Drone Photo Awards»: Big Bang de Armand Sarlangue.

«Drone» se convirtió en 2020 en uno de los concursos de fotografía con mayor participación internacional de la historia y esta año ha vuelto a batir todos los registros ya que ha contado con la participación de 2.624 fotógrafos de 116 países. No cabe duda de que la fotografía aérea realizada con drones cuenta cada día con más adeptos.

La fotografía ganadora de la última edición ha sido 'Big Bang' de Armand Sarlangue. En ella se puede apreciar una fisura secundaria producida a unos cientos de metros del cráter principal del volcán Fagradalsfjall (Islandia), durante la última fase eruptiva en 2022. Fue captada mientras una tormenta azotaba el oeste de la isla, con lluvia y fuertes vientos. Debido a las difíciles condiciones, una captura con dron como ésta es única.

Podéis ver el resto de las fotografías ganadoras en el sitio del concurso.

La belleza silenciosa del cosmos esconde secretos que han fascinado a la humanidad durante milenios. Fenómenos astronómicos como el transcurso del día y de la noche, las estaciones o las mareas han determinado siempre nuestra forma de vida. En las constelaciones colocamos el hogar de nuestros dioses. Para augurar los aconteceres del mundo estudiamos el recorrido de los planetas por el Zodíaco. Observando las estrellas encontramos también la manera de medir el tiempo, diseñar calendarios y orientarnos en los viajes.

Los primeros filósofos de la naturaleza emprendieron la inmensa tarea de despojar nuestra visión del cosmos de mito y de leyenda. Lo que ocurría en el universo, pensaban, no era el resultado de las decisiones arbitrarias de dioses caprichosos, sino que estaba gobernado por leyes que podían ser descubiertas con el pensamiento racional. Los científicos continuarán ese legado y en cada momento de la historia tratarán de aportar la explicación que más se aproxime a la realidad del mundo.

En una perfecta simbiosis con la ciencia, el arte ha dejado constancia de los cambios que nuestra percepción del cosmos ha ido experimentando a lo largo de los siglos. Para aproximarnos a esta unión, el Museo del Prado ha organizado un itinerario expositivo que se puede visitar hasta el próximo 16 de octubre. Ha sido creado por Montserrat Villar (doctora en Astrofísica en el CSIC) y propone un recorrido por 20 obras de la colección permanente del Museo Nacional del Prado que reflejan ese intercambio de miradas profundo y maravilloso. Seguir leyendo ...

Alice Pasquini: Salerno (Italia). Octubre 2014. Trabajo para la Fondazione Alfonso Gatto.
Alice Pasquini: Salerno (Italia). Octubre 2014. Trabajo para la Fondazione Alfonso Gatto.

«Me gusta contar historias muy pequeñas e íntimas. Mis pinturas celebran momentos privados en un espacio público. La belleza de la fragilidad» — Alice Pasquini.

Artista urbana, pintora, ilustradora y diseñadora, Pasquini viaja constantemente y sus lienzos preferidos son los muros de las ciudades. Sídney, Nueva York, Barcelona, Oslo, Moscú, París, Copenhague, Marrakech, Berlín, Saigón, Londres y Roma son algunas de las urbes donde se pueden contemplar sus pinturas.

¿Dónde ver su obra?: Página web :: Facebook :: Instagram :: Twitter.

Más detalles sobre la obra en Salerno: www.alicepasquini.com/portfolio/salerno-it.

Giuseppe Cesari (1568 - 1640): Inmaculada Concepción, 1583(ca)-1640(ca)
Giuseppe Cesari (1568 - 1640): Inmaculada Concepción, 1583(ca)-1640(ca)

Giuseppe Cesari (1568 - 1640), también conocido como Il Giuseppino o el Caballero de Arpino (il Cavaliere d'Arpino): Inmaculada Concepción, 1583(ca)-1640(ca).
Óleo sobre lienzo, 226 x 127 cm.
Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Nº Inventario: 0016).


En este lienzo la Virgen aparece de pie, apoyada sobre la media luna. Un grupo de serafines se disponen a sus pies, y dos de ellos la coronan, mientras que dos ángeles sostienen su manto. Siguiendo la que por entonces era ya una larga tradición Arpino, pintor anclado en esquemas artísticos de la generación precedente, despliega un amplio repertorio de objetos simbólicos alusivos a las virtudes de María e inspirados en las alabanzas bíblicas o en las letanías lauretanas: torre de marfil, torre de David, puerta del Paraíso, fuente, jardín cerrado, espejo, pozo, palmera, ciprés, estrella matutina, azucena, piel de armiño, zarza ardiendo, dragón, etc.

Atribuido en principio a Juan de Roelas, fue Herman Voss quien en 1920 la identificó como una de las obras maestras de Giuseppe Cesari Arpino, señalando otras versiones análogas en Dresde y Montecassino. Otras se conservan en el Museo de Sevilla, en la colección de la duquesa de Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda, esta última procedente del convento de Mercedarios de la misma ciudad, y en la iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán de Lepe (Huelva). Por otro lado, varias copias de diversa calidad se hallan en la Catedral de Sevilla. Y la Academia de Bellas Artes de San Fernando conserva una copia del siglo XIX (nº inv. 241).

Arpino llegó a Roma muy joven. Por su facilidad de ejecución y su estilo correcto consigue abundantes encargos y la protección de los papas Gregorio XIII y Clemente VIII. Entre 1588 y 1590 pinta al fresco la cúpula de San Martino en Nápoles, trabajando de regreso a Roma en la capilla Contarelli de San Luis de los Franceses, y en 1596 en la decoración del palacio de los Conservadores, un encargo del Senado.

Fotografía ganadora: Bee Balling (Karine Aigner)
Fotografía ganadora: Bee Balling (Karine Aigner)

Ya tenemos los ganadores del concurso de fotografía BigPicture de la Academia de Ciencias de California. Las imágenes premiadas han sido elegidas entre las siete mil instantáneas presentadas al concurso por fotógrafos de 65 países. Todas ellas ponen de manifiesto la gran biodiversidad de nuestro planeta e ilustran las amenazas a las que se refrentan miles de especies.

La fotografía ganadora lleva por título «Bee Balling» y fue tomada por Karine Aigner en Texas (Estados Unidos):

En una cálida mañana de primavera en el sur de Texas, una abeja de los cactus hembra -Diadasia rinconis- emergió de su pequeño nido cilíndrico en el suelo, elevándose como ceniza de una chimenea. Casi al instante, fue invadida por docenas de machos; sus cuerpos leonados formaban una "bola de apareamiento" zumbante y agitada mientras competían por la oportunidad de copular con ella. Después de unos tumultuosos 20 segundos más o menos, la bola de abejas se disipó y la hembra salió volando, un solo macho victorioso se aferraba fuertemente a su espalda.

Debido a que forman nidos individuales en lugar de vivir en una colmena colectiva, las abejas de los cactus se consideran solitarias. Sin embargo, la designación es algo engañosa; las abejas anidan muy cerca unas de otras, y sus congregaciones de apareamiento pueden contarse por miles, una vista espectacular y altamente intensa para cualquier observador humano afortunado. "El apareamiento en las bolas de abeja a menudo tiene lugar en un suelo extremadamente caliente y desnudo", explica el entomólogo Avery Russell de la Universidad Estatal de Missouri, "por lo que los machos que luchan por una hembra suelen arriesgarse a, literalmente,cocinarse para aparearse".

También se enfrentan a una dura competencia. "La proporción de sexos en esta especie a menudo es salvajemente desigual, con hembras solteras emergiendo ocasionalmente, docenas de machos patrullando que pueden encontrarla en segundos y potencialmente miles de machos volando por los alrededores", añade. Las congregaciones de apareamiento duran un poco más de una semana, por lo que la fotógrafa, Karine Aigner, tuvo la suerte de capturar esta bola de apareamiento. Aunque rara vez son documentadas e incluso advertidas por los humanos, estas abejas nativas juegan un papel crítico como polinizadoras, especialmente para los cactus de nopal -Opuntia spp- una fuente crítica de sustento para muchas especies en el seco suroeste de Estados Unidos.

El resto de las imágenes ganadoras, así como la de los finalistas de este certamen fotográfico se pueden ver en BigPicture.