Ciencia

El cazador (constelación Orión)

La constelación Orión es una de las más conocidas ya que es visible desde los dos hemisferios a lo largo de la noche durante bastantes meses. Es asimismo una las más grandes y brillantes, y una de las que más fácilmente se reconocen. Se la conoce como «El cazador» en referencia a la mitología griega en la que Orion era un gigante que se caracterizaba precisamente por ser un gran cazador.

Ahora, gracias al trabajo de Matt Harbison, podemos verla en todo su detalle. Durante los últimos cinco años, Matt ha dedicado más de 500 horas a capturar los detalles minuciosos de la constelación de Orión, una empresa inmensa que ha culminado en una impresionante imagen de 2,5 gigapíxeles: Proyecto Orión. Se compone de 2.508 planos individuales meticulosamente unidos en un mosaico de fuego lleno de estrellas. Podéis leer más detalles sobre este proyecto en el sitio dedicado a este proyecto.

El video muestra el crecimiento de cuatro tipos de hongos: Rhizopus, Aspergillus niger, Aspergillus oryzae y Penicillium. Capturado por fotografías supermacro a intervalos, el crecimiento de estos hongos es mágico y encantador, revelando un mundo diminuto misterioso y hermoso.

  • Rhizopus: los hongos de este género son utilizados para la producción de alcohol etílico producto de la fermentación. Se utiliza también para la obtención de ácido láctico y ácido fumárico de alta pureza usado en la industria química, alimenticia y farmacéutica.
  • Aspergillus niger: Se usa en la producción de ácido glucónico, en la fermentación del té (té chino llamado Pu-erh) y en los conservadores de comida. La producción industrial principal del Aspergillus niger está enfocada a la conservación de alimentos.
  • Aspergillus oryzae: se usa en la en cocina japonesa. Fermenta soja para producir miso y salsa de soja. Se usa para preparar el arroz para la fermentación, para el sake y para shoch.
  • Penicillium: Es el hongo productor de penicilina más conocido y también puede producir algunos alcaloides como la roquefortina C, meleagrina y chrisogina. Los quesos tales como el roquefort, brie, camembert, stilton, etc. se crean a partir de su interacción con algunos Penicillium.

Nereidum Montes fotografiada por Mars Express
Nereidum Montes fotografiada por Mars Express

No busquen en el mapa que estos montes no son «terrícolas» sino «marcianos». La imagen (en color real) muestra la superficie de la región norte de la cuenca Argyre, una de las mayores estructuras de impacto de Marte, con una resolución de 15 metros por píxel y fue hecha en 2015 por la Cámara Estéreo de Alta Resolución (HRSC) de la Mars Express.

La cordillera se extiende a lo largo de más de 1.100 kilómetros, formando el margen norte de la cuenca de impacto Argyre. Las montañas se alzaron con la cuenca cuando un asteroide o cometa de unos 50 kilómetros de diámetro golpeó la región hace aproximadamente 4.000 millones de años.

Tal vez, en un futuro no muy lejano, los «terrícolas» vivamos en cúpulas adosadas en las faldas de esas montañas «marcianas».

Más información en Mars Express revela los procesos que dieron forma a Nereidum Montes.

Una cuchara metálica en el microondas

Hace unos días, mientras buscaba un modelo de microondas para sustituir al que tenemos actualmente, encontré en varios manuales el dibujo que ilustra este comentario. Su significado es evidente: si vas a calentar un vaso con líquido, introduce una cucharilla en aquél. Y que yo sepa, las cucharillas que todos tenemos son metálicas.

Toda la vida oyendo aquello de que no se debía meter metal y ahora resulta que era aconsejable. Tanto es así que algunos fabricantes incluso lo recomiendan.

En realidad, la regla general sigue siendo válida: hay que evitar introducir objetos de metal en el microondas. Lo de la cucharilla en un vaso con líquido es una excepción y sirve para evitar un posible accidente que podría generar graves quemaduras. Aquí os dejo la explicación: Por qué los fabricantes de microondas recomiendan meter dentro una cuchara (y vale que sea metálica).

Juanelo Turriano nació en Cremona, en el entonces Milanesado, con el nombre de Giovanni Torriani. Fue relojero, ingeniero y matemático en la corte española entre 1547 y 1585, año de su muerte en Toledo. Nombrado, ya como Juanelo Turriano, Relojero de Corte construyó dos relojes astronómicos, el Mocrocosmo y el Cristalino, que despertaron el interés de la época ya que eran capaces de dar la posición de los astros en cada momento.

Durante las cuatro décadas que vivió en España realizó en nuestro país los más increíbles ingenios mecánicos, innovando en los ámbitos fundamentales de la investigación mecánica de la época: las miniaturas, la automatización y la construcción de grandes máquinas como el Artificio de Toledo.

En 2018, la Biblioteca Nacional de España organizó la exposición Juanelo Turriano, genio del Renacimiento. Aunque los catálogos solo están en italiano e inglés, también está disponible el libro Juanelo Turriano. De Cremona a la Corte: formación y red social de un ingeniero del Renacimiento que analiza desde una óptica renovada, la formación y el acceso a la Corte de Juanelo Turriano. Los tres catálogos son gratuitos y pueden descargarse.

Entre sus inventos destaca la máquina hidráulica conocida como el Artificio de Toledo. Hasta el momento de su construcción (1564-1569), la máxima altura a la que se había conseguido subir agua era de 40 metros con un tornillo de Arquímedes en Habsburgo. Aquí hablamos de subirla 100 metros hasta el Alcázar a donde el agua llegaba por entonces a lomos de burros. Se puso en marcha el 23 de febrero de 1569 y suministraba a la ciudad 14.000 litros de agua al día. Sin embargo, el concejo toledano no quiso pagar ya que el agua no salía del edificio real. Por ello, construyó una segunda máquina hidráulica para abastecer al resto de la ciudad (1575-1581). El caso es que nuestro inventor quedó arruinado por ello.

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí les dejo una animación en 3D del Artificio de Toledo:

La Geoda de Pilar de Jaravía (Pulpí)
La Geoda de Pilar de Jaravía (Pulpí)

Aunque las geodas —huecos de una roca, tapizadas de una sustancia generalmente cristalizada— están ampliamente distribuidas por todo el mundo, la de Pulpí (Almería, España) destaca por ser la más grande de Europa y la de mayores dimensiones de todo el mundo abierta al público: 8 metros de largo por 1,8 de ancho y 1,7 de alto. Estamos antes una cavidad ovoide de 11 metros cúbicos cuyas paredes están recubiertas por gigantescos cristales de yeso.

Fue descubierta en diciembre de 1999 por miembros del Grupo Mineralogista de Madrid y veinte años más tarde, tras las correspondientes obras de acondicionamiento, se abrió al público el 5 de agosto de 2019. Y también en ese mismo año, un grupo de científicos publicaron un estudio en la revista Geology sobre el proceso de formación de la geoda. Hoy podemos contemplar esta maravilla de la naturaleza pero a punto estuvo de ser destruida. Se alzaron voces que pretendieron arrancar de sus paredes sus preciosos cristales para ser llevados a museos o vendidos a particulares, pero por fortuna se impuso el sentido común y se tomaron medidas expeditivas: se bloqueó la entrada con cinco toneladas de roca y así permaneció hasta 2010 que fue cuando comenzaron las obras. Hoy está a nuestro alcance.

Más información:

En el corazón de la Vía Láctea, hay un agujero negro supermasivo que se alimenta de un disco giratorio de gas caliente, absorbiendo todo lo que se le acerca demasiado. Ni siquiera se escapa la luz. No podemos verlo, pero su horizonte proyecta una sombra, y la imagen de aquella sombra podría ayudarnos a responder algunas preguntas importantes sobre el universo. Los científicos solían pensar que para obtener una imagen de este tipo se requeriría de un telescopio del tamaño de la Tierra… hasta que un equipo de astrónomos propusieron una alternativa. El resultado fue, tal y como lo contamos, la primera prueba visual directa de la existencia de un agujero negro supermasivo y su sombra. Hoy, de la mano de Katie Bouman, veremos como se produjo el milagro (inglés con subtítulos en español):

El Event Horizon Telescope (EHT), un conjunto global de ocho radiotelescopios terrestres que opera en el marco de una colaboración internacional, fue diseñado para obtener imágenes de un agujero negro. El miércoles, 10 de abril de 2019, los investigadores del EHT revelaron la primera prueba visual directa de la existencia de un agujero negro supermasivo y su sombra.

El anuncio fue acompañado por seis artículos publicados en una edición especial de The Astrophysical Journal Letters. La imagen obtenida confirma la presencia de un agujero negro en el centro de Messier 87, una galaxia masiva que habita Virgo, un cúmulo de galaxias cercano a nosotros. El agujero negro se encuentra a 55 millones de años luz de la Tierra y tiene una masa 6.500 millones de veces superior a la de nuestro Sol.

En el Observatorio ALMA disponen de toda la información en español e inglés, incluyendo fotografías y vídeos.

En Amani, pasado y presente se entrelazan. Cerca de la biblioteca, apenas utilizada pero bien conservada, hay un instructivo letrero que reza: «Reino del conocimiento y del silencio»
En Amani, pasado y presente se entrelazan. Cerca de la biblioteca, apenas utilizada pero bien conservada, hay un instructivo letrero que reza: «Reino del conocimiento y del silencio»

En una cima del nordeste de Tanzania, en lo alto de los montes Usambara, los recuerdos son cosas tangibles. La exuberante selva está salpicada de edificios decimonónicos. Los árboles y las plantas medicinales europeos, etiquetados en latín, se mezclan con las especies locales. El instrumental científico y una biblioteca muy bien surtida están preparados para su uso. Esto es lo que queda del Centro de Investigación de Amani Hill, una visión de lo que sería el futuro que se ha quedado congelada en el tiempo. También es lo que atrajo a la fotógrafa siberiana Evgenia Arbugaeva al África oriental hace dos años. Su propósito era documentar la nostalgia que pervive en este lugar y crear imágenes que «recuperen la atmósfera de este sitio oscuro y mágico». Jeremy Berlin (National Geographic, 2017).

Amani fue fundado por los alemanes a finales del siglo XIX como jardín botánico y plantación de café. Tras la II Guerra Mundial, pasó a ser un centro británico para la investigación contra la malaria y en 1979 pasó a depender del Instituto Nacional de Investigación Médica de Tanzania. En 2017 aún quedaban más de treinta personas en plantilla que vivían en lo que queda de las casas sin agua ni electricidad.

Para Geissler, antropólogo de la Universidad de Oslo,  el trabajo de Arbugaeva logró convertir en imágenes los recuerdos y las antiguas rutinas de los trabajadores: «Eso nos ayuda a leer los vestigios de un pasado metódico y disciplinado, de una idea de progreso en medio de un paisaje que parece no ser más que ruinas y pérdidas». Sus fotografías captan una sensación de «nostalgia colectiva de […] una modernidad nunca alcanzada».

John Mganga, de 67 años, es un antiguo técnico del centro de Investigación de Amani Hill. Desde 1970 hasta 1977 trabajó con el entomólogo británico John Raybould, atrapando especímenes con redes para insectos.John Mganga, de 67 años, es un antiguo técnico del centro de Investigación de Amani Hill. Desde 1970 hasta 1977 trabajó con el entomólogo británico John Raybould, atrapando especímenes con redes para insectos.

En uno de los cuatro laboratorios del centro, bajo una campana de cristal, hay un ratón blanco perteneciente a una colonia iniciada hace años. Un técnico sigue criando a los roedores por si hicieran falta para investigaciones futuras.En uno de los cuatro laboratorios del centro, bajo una campana de cristal, hay un ratón blanco perteneciente a una colonia iniciada hace años. Un técnico sigue criando a los roedores por si hicieran falta para investigaciones futuras.

Seguir leyendo …

En Becoming, una película time-lapse de Jan van IJken, una sola célula se divide. Luego se divide una y otra vez, y otra vez, se transforma y …. La célula pertenece a un tritón alpino, y durante la mayor parte de su transición de un cigoto de célula única a una larva eclosionada, se parece notablemente a un huevo girando sobre sí mismo. La rápida línea de tiempo de la película condensa cuatro semanas de crecimiento en seis minutos, presentando una visión de cómo empezamos todos.

Podéis ver más de su trabajo, incluido un resumen de su primera película Facing Animals, en Vimeo.