Fotografía Personal

Foto: Miguel Moliné. Localización: Auschwitz-Birkenau (Polonia). - Fecha: 5 de septiembre de 2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/8 - Velocidad de obturación: 1/80s - Sensibilidad ISO: 200.
Foto: Miguel Moliné. Localización: Auschwitz-Birkenau (Polonia). - Fecha: 5 de septiembre de 2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/8 - Velocidad de obturación: 1/80s - Sensibilidad ISO: 200.

Cientos de miles de judíos llegaban en vagones como el de la imagen a  las mismas puerta de de los crematorios en Auschwitz-Birkenau (en el complejo de campos de concentración de Auschwitz). Hoy en día aún se pueden ver sus ruinas. Muchos de ellos ni siquiera fueron alojados en los barracones sino que, tal y como desembarcaban, eran conducidos a la antesala de los crematorios donde se desnudaban para luego pasar a las «duchas».

Recursos: Auschwitz (Enciclopedia del Holocausto) :: Memorial and Museum Auschwitz-Birkenau (En inglés. En español el documento Auschwitz-Birkenau, historia y presente).

Localización: Muro con fragmentos de lápidas en el cementerio de Ramuh (Cracovia, Polonia). - Fecha: 4 de septiembre de 2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 35 mm - Diafragma: f/9 - Velocidad de obturación: 1/100s - Sensibilidad ISO: 200.
Localización: Muro con fragmentos de lápidas en el cementerio de Ramuh (Cracovia, Polonia). - Fecha: 4 de septiembre de 2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 35 mm - Diafragma: f/9 - Velocidad de obturación: 1/100s - Sensibilidad ISO: 200.

El Ghetto era una zona de Venecia en el barrio de Cannaregio donde los judíos fueron confinados en 1516 con el fin de separarlos de los cristianos. Con el tiempo, la palabra «ghetto» paso a significar «barrio en el que se confina a los habitantes judíos de una ciudad» y por extensión «barrio o zona en que vive aislada una minoría, normalmente marginada». En castellano, la adaptación gráfica de dicha voz italiana es «gueto».

Durante la II Guerra Mundial, los nazis crearon varios cientos de ellos. El ghetto más grande en Polonia fue el de Varsovia, donde aproximadamente 450.000 judíos fueron hacinados en un área de 3,4 km2. Otros guetos importantes fueron los de Lodz, Krakow (Cracovia), Bialystok, Lvov, Lublin, Vilna, Kovno, Czestochowa, y Minsk.

En Cracovia, los nazis ordenaron en marzo de 1941 la creación de un gueto que se situaría en Podgorze, al sur de Cracovia, en lugar de en Kazimierz, el tradicional barrio judío de la ciudad. Casi 20.000 judíos fueron confinados en él. Muchos de ellos fueron trabajadores de la famosa fábrica de Oskar Schindler (en la actualidad un museo).

En el antiguo barrio judío de Kazimierz aún se encuentra activa la Sinagoga Remuh. Este templo fue edificado en tiempos de Segismundo II (mediados del siglo XVI) y desde entonces ha sufrido numerosas remodelaciones, la última tras la II Guerra Mundial. En su patio interior se encuentra un pequeño cementerio.

Las primeras tumbas del cementerio de Ramuh datan de la primera mitad del siglo XVI y son anteriores a la sinagoga. Fue clausurado en el año 1800 al igual que el resto de cementerios ubicados en el interior de la ciudad. Durante la ocupación nazi fue arrasado y se usó como basurero. Durante su restauración tras la guerra, muchas lápidas no pudieron ser reconstruidas y fueron colocadas en el muro de entrada. La fotografía que encabeza este apunte es justo parte de ese muro.

Localización: Muralla de la Fraucata (Valle de Ordesa, Huesca) - Fecha: 31 de octubre de 2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/7.1 - Velocidad de obturación: 1/60s - Sensibilidad ISO: 200.
Localización: Muralla de la Fraucata (Valle de Ordesa, Huesca) - Fecha: 31 de octubre de 2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/7.1 - Velocidad de obturación: 1/60s - Sensibilidad ISO: 200.

Aunque la excursión clásica a la Cola de caballo (cascada) desde la Pradera transcurre por el valle, es preferible seguir la Senda de los Cazadores porque este trayecto nos va a permitir disfrutar de unas vistas maravillosas, incluida la Muralla de la Fraucata, un imponente macizo al cobijo del pico Tobacor.

Localización: Mina de Sal «Wieliczka» (Polonia) - Fecha: 3/septiembre/2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/8s - Sensibilidad ISO: 400
Localización: Mina de Sal «Wieliczka» (Polonia) - Fecha: 3/septiembre/2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/8s - Sensibilidad ISO: 400

La historia de la Wieliczka se remonta hasta la Edad Media, cuando llevaba el orgulloso nombre de Magnum Sal - Gran Sal. Ya en siglo XIII era conocida como la mayor explotación de sal de Polonia y adquirió una gran importancia para la economía del país. En su interior, además de las infraestructuras propias de una mina, se encuentra una iglesia cuyos elementos —relieves, estatuas, altar, retablo, etc.— están construidos con la sal de la mina.

En 1978, estas minas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en la actualidad son uno de los destinos turísticos más visitados de Polonia, tanto que su página web está disponible en siete idiomas, incluido el español. La sección más interesante de dicha página es la titulada Sobre la Mina de Sal «Wieliczka».

Miembros del Conjunto Folklórico Nacional «Sabo» (Uzbekistán) por las calles de Jaca (Huesca) con ocasión de la cuadragésima octava edición del Festival Folklórico de los Pirineos (2015). Y para conocer su folclore, nada mejor que ver y escuchar su actuación en el mencionado festival.

 

Localización: Castillo de Marcuello (Huesca) - Fecha: 3/abril/2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 70 mm - Diafragma: f/10 - Velocidad de obturación: 1/160s - Sensibilidad ISO: 200
Localización: Castillo de Marcuello (Huesca) - Fecha: 3/abril/2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 70 mm - Diafragma: f/10 - Velocidad de obturación: 1/160s - Sensibilidad ISO: 200

Los vestigios del castillo, las ruinas de la ermita de San Miguel y la iglesia de la Virgen de Marcuello conforman un interesante conjunto medieval elevado sobre una meseta, a más de mil metros de altura, que domina la Sierra de Loarre.

El Castillo de Marcuello (Huesca) formó parte de una cadena de fortificaciones creadas por Sancho II El Mayor en la frontera de los territorios musulmanes de Huesca y Barbastro. Junto al de Agüero, Loarre y Ayerbe, entre otros, formaron parte del efímero Reino de los Mallos, que gobernó Berta Cruz, viuda de Pedro I. Esta soberanía pasó poco después a la corona de Alfonso I El Batallador en la primera mitad del siglo XII. Finalmente, en 1258, Jaime I El Conquistador hizo una permuta entregando Marcuello, Linás, Sarsamarcuello, Saltillo y Pequera al noble García de Pueyo, a cambio del lugar de Dos Aguas (Valencia). A lo largo del siglo XV, como pasó con Loarre, los habitantes del castillo descendieron al llano ocupando Sarsamarcuello y Linás de Marcuello, con el fin poder acceder a mayores superficies de cultivo.

El castillo de Marcuello, en origen, tenía una estructura muy similar al de varías fortificaciones de la Hoya de Huesca: constaba de una gran torre de planta rectangular rodeada por un recinto amurallado levantado en mampostearía. La torre, de la que sólo se conserva en pie el muro oeste, respondía a la tipología de donjon, es decir, una torre de gran altura —en este caso de cuatro plantas— ideal para funciones de observación. El piso inferior de esta torre debía ser el almacén, con vanos para ventilación. Sobre éste se encontraría el acceso, situado en altura, mientras que los dos pisos superiores son estrictamente defensivos con accesos a cadalsos de madera complementarios, tres en el tercer piso y dos cubriendo el espacio intermedio en la planta superior.

Próximos a los restos del castillo, se conservan dos templos. El de menores dimensiones corresponde a lo que en su día fue la Ermita de San Miguel, construida, al igual que el resto del conjunto fortificado, en el siglo XII. De la ermita original tan sólo se conserva el ábside cubierto con cuarto de esfera y parte de la nave, cubierta con bóveda de cañón. En sus gruesos muros pueden observarse marcas de cantero y un par de vanos derramados.

El otro edificio del conjunto de Marcuello es la Iglesia de Nuestra Señora de Marcuello. Seguramente, esta iglesia románica, reformada en el XVII, ya formara parte del conjunto fortificado. De hecho, se puede observar como su torre-campanario tiene un fuerte aspecto defensivo. Cuenta con un ábside semicircular bajo el cual hay una cripta dedicada a San Esteban. El acceso se realiza mediante un arco de medio punto dovelado, e interiormente presenta una nave rectangular de cinco tramos. La capilla mayor está cubierta por exedra, el resto de la nave con lunetos y a los pies está situado el coro.

Desde aquí, podemos hacer una corta excursión hasta el Mirador de los Buitres por el sendero de los Acantilados de Os Fils donde podremos contemplar unas magníficas vistas de los Mallos de Riglos.

Tragaluces de la cúpula de la sala central de El Bañuelo
Localización: El Bañuelo (Granada) - Fecha: 24/abril/2014 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/60s - Sensibilidad ISO: 200

En el mundo islámico, el agua es considerada un don divino y es símbolo de pureza y sabiduría. Aunque destaca su importancia en el ámbito religioso, no cabe duda de que también influyó en la arquitectura, la agricultura y las infraestructuras hidráulicas de la antigüedad. Además, no debemos olvidar que los baños públicos (hamman) eran de gran importancia en esta cultura y no sólo por los aspectos relacionados con la higiene sino sobre todo porque eran un espacio fundamental para las relaciones sociales.

La fotografía que acompaña a este texto muestra un detalle de los tragaluces octogonales en forma de estrella de la cúpula de la sala central o templada de los baños árabes de El Bañuelo, Granada (más información). Imaginen el placer de estar sumergido en agua templada mientras los rayos de sol te acarician suavemente...

Localización: Fuente de la Amapola (Granada) - Fecha: 24/abril/2014 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 22 mm - Diafragma: f/3.8 - Velocidad de obturación: 1/320s - Sensibilidad ISO: 200
Localización: Fuente de la Amapola (Granada) - Fecha: 24/abril/2014 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 22 mm - Diafragma: f/3.8 - Velocidad de obturación: 1/320s - Sensibilidad ISO: 200

Me pregunto si la placa que se ve en la imagen aún permanece en su sitio o si ha sido «cancelada» por lasciva. No me extrañaría nada que hubiera sido arrancada en nombre de ese nuevo puritanismo que hace que nos avergoncemos hasta por reírnos de un chiste de mal gusto.

Por desgracia, los nuevos inquisidores no se conforman con imponer su sentido del humor sino que atacan por igual a la literatura, al cine y a la cultura en general. Si antes fue la Iglesia la que censuraba y prendía hogueras contra quienes desafiaban su moral, ahora son otros movimientos como el feminismo los que pretenden quemar en esas mismas llamas a autores como Pablo Neruda, Nabokov o Arturo Pérez-Reverte.

Juzgar la cultura desde el sectarismo del buenismo solo conduce al esperpento. Y para muestra un botón: el bisnieto de Agatha Christie decidió hace un par de años cambiar el título original del libro 10 Little Niggers (Los diez negritos) por el de Eran diez y eliminar las 74 veces que la palabra nigger (negro) aparecía en la versión original. La llamada cultura woke transforma a las personas hasta convertirlos en analfabetas e intransigentes.

¿Saben lo que les digo? Que jamás me podrán imponer lecturas políticamente correctas. Soy libre para leer sin perjuicios Lolita (Nabokov), Muerte a crédito (del nazi Céline) o Santuario de Faulkner donde Popeye viola con una mazorca a Temple.

Sierra Partacua. Peña Telera
Localización: Sierra Partacua (Huesca) - Fecha: 25/julio/2015 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 34 mm - Diafragma: f/9 - Velocidad de obturación: 1/100s - Sensibilidad ISO: 200

La subida al ibon de Brazato (recrecido para su aprovechamiento hidroeléctrico) no es precisamente una de mis excursiones favoritas aunque debo reconocer que, según se va ascendiendo, las vistas son realmente espectaculares. En un día claro, por ejemplo, se puede apreciar a la perfección los picos de la lejana Sierra Partacua así como el valle a sus pies.