Chávez y Mig-29

Desde hace más de una década, los ciudadanos venezolanos practican una forma de protesta pacífica denominada “cacerolada” que pronto pasará a la historia gracias a la última reforma del Código Penal. Según la nueva redacción del artículo 506, podrán manifestarse y protestar pero deberán tener buen cuidado de no perturbar el buen orden mediante «gritos o vociferaciones, con abusos de campanas u otros instrumentos…». Ahora, asomarse al balcón para protestar se ha convertido en peligroso porque conlleva el riesgo de ser arrestado hasta cuatro meses y pagar varios millones de multa.

Éste es uno de los 34 artículos modificados por la mencionada reforma que, según la organización de Derechos Humanos PROVEA, «crea un marco jurídico de protección a favor de altos y medios funcionarios del Estado que dificulta la crítica al ejercicio de sus funciones, favorece el abuso de autoridad, limita el cuestionamiento a prácticas irregulares y entraba la labor de control social. Fortalece así al estamento privilegiado de la alta burocracia estatal». Y la situación puede empeorar con el nuevo proyecto de reforma que «profundiza los elementos regresivos y anticonstitucionales de la reforma anterior. Entre otros aspectos resalta la penalización a quienes realicen acciones de protesta en las empresas básicas del Estado, lo cual se convierte en una prohibición del derecho a huelga o acciones como la operación morrocoy, formas de lucha tradicionales de los trabajadores».

Al margen de esta cuestión, Venezuela, el quinto exportador de petróleo más grande del mundo y el país más rico de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), camina hacia un régimen cada vez más personalista, no exento de rasgos totalitaristas, y con riesgo de que sus instituciones democráticas se desplomen en cualquier momento. Hasta la fecha, las políticas tendentes a redistribuir la riqueza se han basado principalmente en medidas “asistenciales” que proporcionan a Chávez importantes réditos políticos a corto plazo, pero insostenibles si no se realizan los oportunos cambios estructurales. Mientras tanto, el Estado sigue enriqueciéndose a costa de los indígenas y de sus territorios —¿qué pensará de ello Evo Morales?— con nuevas explotaciones y se anuncia una nueva invasión de empresas extranjeras como la norteamericana Chevron Texaco o la China Nacional Petroleum Corporation, así como la constitución de Petrosur, Petrocaribe y Petroandina, las cuales bajo el financiamiento de Petróleo de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA) pretenden expandir el modelo de explotación petrolera en todo el Continente (Críticas al proyecto).

Que ahora Chávez enarbole el discurso antinorteamericano para justificar la adquisición de helicópteros rusos y la posible compra de Mig-29 mientras las grandes empresas «explotan» los recursos energéticos del país no nos debe extrañar en absoluto. Empresas como las mencionadas o la Corporación Carbones de Perijá y la Minera MAICCA, C.A. (de las empresas Japonesa Tomen y de la estadounidense TransMar Inc.) hacen su agosto en las tierras de los indígenas con total desprecio hacia sus legítimos dueños y hacia el medio ambiente. A cambio, Chávez recauda miles de millones de dólares que reparte en forma de ‘caridad’ a los venezolanos. Eso sí, cuenta con el apoyo del presidente español Rodríguez Zapatero que, en vista de su nula influencia en Europa, busca en el populismo latinoamericano un salvavidas para su política exterior.

23 comentarios


  1. Lo más triste del caso venezolano es la falta casi absoluta de comprensión fuera del país. Especialmente sorprendente me resulta cómo en algunos países, algunos miembros de la comunidad “intelectual” pueden apoyar hechos en Venezuela que en sus países serían inaceptables. Parte de la Intelligentsia española lo hace, incluido el propio gobierno de Rodríguez Zapatero quien ha convertido a España en parte de ese extraño eje que incluye a La Habana – Caracas – La Paz y ahora Madrid.

    Agradezco a quien ha escrito este artículo, pues refleja parte de lo que supone una de estas nuevas dictaduras modernas que llegan al poder con los votos, se cubren de un sospechoso manto “democrático” y luego pisotean la democracia hasta destruirla por completo. Pero como el dinero todo lo compra… aparentemente… no es extraño ver como el Sr. Morodo, Embajador de España en Venezuela, escribe artículos en El País adulando a Chávez y elogiando el “populismo democrático” del Comandante.

    Las instituciones democráticas en Venezuela no están por derrumbarse… se desmoronaron hace tiempo ya. No sé qué se necesita para declarar oficialmente a un país como no democrático, cuando la democracia tiene condiciones tan simples para ser considerada como tal. Pero parece que los petrodólares dan para eso y más. Y los vecinos de Venezuela hacen la fiesta… por ahora.

    Responder

  2. Hay mecanismo más sutiles, como por ejemplo en Barcelona (España, UE, Occidente vamos) donde se deniega el permiso de manifestación si no hay firmada una póliza de seguro que cubre los posibles daños que provocará la manifestación.

    Me faltan elementos de juicio para hablar de Venezuela, aunque prefiero a un “gorila” electo que a un presidente de patronal puesto, golpe de estado mediante. A ver si resulta que eso de la democracia funciona mientras salga el candidato con el que simpatizo.

    En cuanto a la explotación de los indígenas, sólo me queda sugerir un Estatuto de Autonomía que corriga el déficil fiscal de la región y fomente el uso de las lenguas autóctonas. Eso o recordarles a los indígenas aquello del principio de solidaridad interterritorial en todo el estado.

    Responder

  3. Siento un extraordinario estupor cuando veo que en América del Sur estamos dispuestos a denunciar todos los ejercicios no democráticos que los dirigentes de las “nuevas dictaduras modernas” practican. No somos tan contundentes (quizás porque es tradición de los últimos decenios, en denunciarlos de los regímenes vecinos donde las mismas oligarquías (eje com muchas capitales y una dirección hacía America del Norte) han monopolizado el poder y se han comportado y comportan no democráticamente.

    ¿Porqué comparamos el conjunto de comportamientos de Cuba con el de Estados Unidos, o con el de España, y no con el de los gobiernos de Haití, o Puero Rico? ¿Esque la sociedad Venezolana tiene más que ver con la Española que conla Ecuatoriana?

    Cada acto autoritario de los dirigentes venezolanos debe ser denunciado y combatido, pero debe hacerse por el interes de sus respectivos ciudadanos, y no de unas oligarquías al servicio de los intereses económicos de España, de EE.UU o cualquier otro.

    Recordemos que ser demagógico es un ejercicio bien sencillo. Apunte alguien una alternativa real un ejemplo válido, un camino a seguir que no sea dejar lo que ya había.

    Responder

  4. Le recuerdo al Sr. Torrao que Chávez intentó un golpe de estado en 1992. Así que empleó la democrácia para llegar al poder y después la pisoteó como le vino en gana. Al Sr. Julián le sugiero considerar que su discurso sobre las “oligaquías” si bien puede tener mucho de cierto, también es verdad que es el mismo que usan los dictadores para aplastar a los ciudadanos. Estos dictadores son justamente los nuevos oligarcas… ¿No le parece? Busque en http://www.rae.es el concepto de “Oligarquía”

    Responder

  5. Stefan, el Rae nos dice:

    oligarquía.
    (Del gr. ὀλιγαρχία).
    1. f. Gobierno de pocos.
    2. f. Forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social.
    3. f. Conjunto de algunos poderosos negociantes que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio.

    A partir de aquí, hay una amplisima bibliografía de historia, sociología, antropología, ciencia política… que nos explica qué, quién y cómo de esas oligarquías.

    No te quito un ápice de razón. Creo que tu comentario tampoco niega el discurso que yo planteaba. De cualquier forma, y hasta que lo hechos no demuestren lo contrario, cuesta ver a Evo Morales (por ejemplo) como representante de la oligarquía en el sentido que aquí se hace.

    Responder

  6. Con respecto a Evo, tendremos que esperar, amigo Julián. Lo que me inquieta de Evo es que tome como amigos y mentores a personas que poco han hecho por el bien de sus países y mucho por la consolidación del autoritarismo y el aplastamiento de los derechos de los ciudadanos (léase Fidel Castro y Hugo Chávez… ah, y ahora Ahmadinejad). No sabe Ud. cuánto espero equivocarme con respecto a Evo, pero sospecho que no va a hacer mucho por el bien de los bolivianos. Mi argumento es simple: Ningún proyecto político fundado sobre el odio, la exclusión o algún discurso “anti – algo” puede traer paz y bien a las personas. Y sin paz ni bien, pocas esperanzas de desarrollo y bienestar hay.

    Las demandas de los indígenas en Bolivia son, en términos generales y mientras no pidan la cabeza de alguien en alguna bandeja, legítimas. Han sido muchos años de discriminación. Pero tales demandas han de ser satisfechas en paz. No es fácil, pero quién dijo que gobernar es fácil. Evo tiene un gran desafío por delante y dos alternativas: Tomar la vía del populismo nacionalista y arruinar su país (como lo han hecho Chávez y Fidel Castro) o tomar la más complicada, pero la más sólida: enterrar el odio y, sin impunidad, llevar adelante planes de desarrollo sensatos, coherentes y viendo hacia quienes han conseguido salir adelante… no tomando modelos fracasados ni hacerse de amistades de poca vocación democrática.

    Responder

  7. Una vez más coincido con tu comentario Stefan. No obstante, y espero que no se interpreten mal mis palabras, una puntualización.

    No justifico el régimen de Castro. No comulgo con su idea. Pero Cuba no ha sido arruinada por Castro. Cuba era una dictadura terrible antes de Castro, un régimen detestable que explica que un pueblo decidiese tomar las armas para derrocarlo. Castro no llevo la desgracia a Cuba, ésta ya existía allí, en buena medida la instalamos los españoles para la mayor parte de la población años atrás. El resto se lo deben los cubanos a Castro y a los EE.UU. ¿Qué situación económica tendría la democracia española si hace 30 años se hubiese comenzado y mantenido un embargo como el que ha padecido el pueblo cubano? Y digo esto, amigo Stefan, porque no tengo claro quienes son los “amigos” para los pueblos latinoamericanos.

    Responder

  8. Me pregunto… en 47 años, con tanto poder, ¿no pudo Castro junto a su equipo de gobierno darle otro rumbo a la Isla?. Son 47 años, amigo Julián… 47. En menos tiempo otras sociedades han conseguido salir de situaciones peores, gracias a la democracia y a la sensatez. Es el caso de España, creo.

    Castro sacó a Cuba de una dictadura para meterla en otra. ¿Dónde está, a su juicio, el avance y la justificación de someter a un pueblo a la más absoluta manipulación y crueldad? ¿Culpa del Imperio? ¿Así de simple podemos culpar al Imperio de todas las miserias del Tercer Mundo? ¿Le parece justo que Castro haya prometido a su gente libertad y le haya regalado una dictadura que hace que la gente huya de la manera más insólita? No creo que las decisiones crueles de Castro sean exclusiva culpa de los Estados Unidos. Me parece sospechoso que en Washington se concentre toda la maldad del planeta y en el “Tercer Mundo” se esparza “tanta bondad” ¿Cree Ud. que salir en balsa y sortear toda clase de peligros para llegar a costas estadounidenses es simplemente el deporte nacional de Cuba?

    Sobre el embargo, me pregunto ¿No consigue Cuba todo lo que desea haciendo triangulaciones comerciales? ¿Cómo subsiste la industria del turismo en Cuba y cómo la elite gobernante tiene todo lo que desea a su disposición, mientras las cubanas no pueden conseguir ni siquiera toallas sanitarias? ¿Y la “Zona Dólar”? Por cierto que la industria hotelera (y otras) española consigue cuanto desea para sostener sus negocios en Cuba… sin mayores problemas. ¿Por qué? Por que es lo que sostiene, en gran parte, económicamente al Gobierno Cubano.

    ¿Cómo se explica que en la medida en que Cuba recibe más recursos de Venezuela arrecia en la Isla la represión y se coartan aún más las libertades de todo tipo? ¿Por qué siempre ven con buenos ojos este tipo de cosas (la izquierda, naturalmente) que en Europa resultarían impensables e inaceptables? Muchas preguntas.

    Responder

  9. Disculpe, amigo Julián, si soy a veces un tanto odioso o duro, pero soy muy sensible a estos temas. Dictador es dictador, sea de izquierda o de derecha; sean Castro, Chávez, Fujimori o Pinochet. Venezuela acogió con mucho cariño a los chilenos, a los españoles y a acuántos huyeron de toda clase de atrocidades. Hoy los venezolanos salimos huyendo de los mismo… pero esa misma izquierda que sufró hace años en sus países, hoy nos tacha a veces de mentirosos o, en el mejor de los casos, de exagerados. Esto sólo puede vivirse para comprenderse.

    Responder

  10. Amigo Stefan, no se disculpe, no es necesario. Es comprensible la sensibilidad a la que alude, más aún cuando le asiste toda la razón.

    Esas mismas preguntas me las hago yo. Creo que usted podía intuirlo al inicio del segundo párrafo de mi comentario anterior. Nada que limite los derechos fundamentales puede servir como argumento. Castro perdió muchas oportunidades de servir al pueblo cubano, y se escudó en la necesidad de defenderlo del “enemigo”. Esto es propio de dictadores “salva patrias”. No hay justificación posible.

    Pero a Dios lo que es de Dios y al cesar lo que es del cesar. Sí hay matices que permiten explicar el nacimiento del populismo o el apoyo a dictadores. Incluso permiten explicar (no justificar) algunas de sus políticas.

    “¿Por qué siempre ven con buenos ojos este tipo de cosas (la izquierda, naturalmente) que en Europa resultarían impensables e inaceptables?”.

    En absoluto se ve con buenos ojos.

    Pero es que España, al salir de la dictadura, no fue considerada “régimen enemigo” por ninguna potencia. Eso ayuda, lo contrario no.

    Me temo que en América Latina, cualquier intento de cambio sufre trabas importantes, y no sólo de los grupos de poder locales. La democracia sólo es posible donde la mayoría de la población accede a un nivel de vida mínimamente digno. ¿Cómo conseguirlo en Venezuela, o en Ecuador. o en Brasil?

    No interprete mi comentario como una defensa de estos regímenes. Sí es cierto que no creo en el liberalismo económico como vía para el desarrollo económico y democrático en América. Creo que las políticas de los últimos sesenta años así lo han confirmado. Por eso albergo una esperanza en peronas como Evo, como lo hice en Lula en su día.

    Responder

  11. Plenamente de acuerdo con Ud., estimado Julián, especialmente cuando dice: “Pero a Dios lo que es de Dios y al cesar lo que es del cesar. Sí hay matices que permiten explicar el nacimiento del populismo o el apoyo a dictadores. Incluso permiten explicar (no justificar) algunas de sus políticas.”

    Es verdad que estos regímenes no salen de la nada.

    Con respecto al tema del liberalismo económico, puedo decirle que los 30 países más ricos (y me refiero a aquellos que tienen los índices de desarrolo humano más altos: Suecia, Finlandia, Irlanda, Noruega… etc) del planeta son justamente 30 democracias de corte liberal. Creo que en América Latina el problema ha estado fundamentalmente en que nunca ha existido el liberalismo realmente. Los gobiernos han sido siempre grandes interventores de la economía. Pero ese no es en sí el principal inconveniente, sino que han sido siempre gobiernos que encabezan las listas negras de transparencia. La historia de América Latina siempre ha estado muy marcada por la corrupción administrativa, lo que hace que ningún modelo de desarrollo pueda funcionar. El caso de Chile es un buen ejemplo: país con el menor índice de corrupción en América Latina y con la mejor perspectiva de desarrollo.

    Ahora bien, no creo en el “Libertinaje de Mercado” que hace del Estado un ente de tamaño ridículo, incapacitado de regular (en el mejor sentido) las relaciones entre las personas, las empresas y las instituciones. Estimo que en el “justo medio”, como decía Aristóteles, está ña clave.

    Creo en el liberalismo como filosofía garante de los derechos de cada uno de los 6 mil millones de habitantes del planeta. No creo en el colectivismo porque niega las derechos individuales y pone por encima la voluntad “del Pueblo” y, por consiguiente, “del líder de turno” (que termina a veces siendo dictador vitalicio). Pero el asunto es que los derechos individuales del liberalismo no han salido del papel… tristemente. Esta discusión se está poniendo muy constructiva, amigo Julián. Es un placer discutir con Ud.

    Responder

  12. Gracias, amigo Stefan, por su comentario final. La verdad es compartir con usted estos comentarios también es para mi un placer.

    A veces lo difícil es reconocer los términos que empleamos. Incluso los que no empleamos para evitar la mala interpretación, la carga peyorativa que tienen. El recorrido entre el liberalismo económico “duro” o “puro” y el “colectivismo” tiene muchas “estaciones”. Por ejemplo:

    “Con respecto al tema del liberalismo económico, puedo decirle que los 30 países más ricos (y me refiero a aquellos que tienen los índices de desarrolo humano más altos: Suecia, Finlandia, Irlanda, Noruega… etc) del planeta son justamente 30 democracias de corte liberal”

    Son hermosos ejemplo de sociedades que donde se ha construido un estado del bienestar con gran intervencionismo de lo público. España es otro ejemplo. Lo díficil es ponerse de acuerdo en el tamaño mínimo y máximo. lo más controvertido es determinar si existe algún sector extratégico que debe tener mucha regulación o ser parte del Estado. Desgraciadamente me faltan conocimientos en el caso de los distintos estados de América Latina para expresar a este respecto opinión.

    Responder

  13. Estimado Julián,
    Hay un trabajo de Mauricio Rojas – chileno que se radicó en Suecia desde 1974 y quien hoy es parlamentario en ese país nórdico – que habla de “Suecia después del Modelo Sueco”. En su trabajo él describe como el modelo del Estado de Bienestar sueco, ejemplo de perfecto funcionamiento de ciertos aparatos estatales como el de la salud y la educación, llegó a un punto en el que se tornó insostenible. La carga tributaria agobiaba a los ciudadanos y estos, aunque disfrutaban de seguridad social plena, no tenían la libertad para decidir sobre su salud o educación. Me pareció interesante, pues no tenía idea de que ese admirado modeloya no caminaba más. Suecia ha venido redefiniendo la participación del Estado, pero con una sensatez envidiable.

    El libro puede ser descargado de forma gratuita desde:

    http://www.cadal.org/libros/pdf/SueciaDespuesDelModeloSueco.pdf

    CADAL es la Comisión para la Apertura y el Desarrollo de América Latina

    Responder

  14. Estimado Julián,
    Sobre la medida en la cual el Estado ha de ser partícipe de la adminisración de la sociedad, puedo decirle que es un tema realmente espinoso. Pero hay un no muy elegante pero sabio dicho que puede darnos luces al respecto: “ni tan calvo ni con dos pelucas”. No creo en el Estado de adorno, mínimo y sin dientes, así como tampoco veo con buenos ojos al Estado obeso y torpe. Creo que es imperativo hallar la justa dosis para que los privados y el Estado puedan coexistir con el mínimo de conflicto y con el máximo de cooperación. Me parece que a eso le llaman Nueva Gobernanza, y no es más que la alianza estratégica de lo público y lo privado en pro de fines comunes. No es fácil, pero sí posible.

    Responder

  15. Estoy de acuerdo con Julian,

    los estados escandinavos y Finlandia no son precisamente modelos de liberalismo a lo USA. Son estados “del bienestar” basados en la prestacion universal de servicios y con los impuestos más altos del mundo. Personalmente me gustaria que españa se pareciera aún más a ellos.

    Curiosamante los ejes básicos de su política social, educación y salud, coinciden con los cubanos. El argumento de “hecharse al mar” es del todo demagógico. USA da asilo político a aquellos cubanos que salgan del país ilegalmente. Es una isla. la única manera es hacerlo por mar. Recuerden la crisis de los “balseros”. Los Mexicanos aunque no viven en una isla y su país es una democracia libral sin bloqueo, lo tienen bastante más crudo.

    Responder

  16. Con la diferencia, Sr. Vitruvio, de que Cuba, por algún extraño motivo, no se parece en lo más mínimo a Suecia. ¿O le parece a Ud. que es así? Suecia se me parece a una democracia. Cuba no. En Suecia, Finlandia o Noruega para tener salud o educación no ha sido necesaria una dictadura de 47 años. No es necesario coartar grotescamente las libertades para “tener salud y educación” como si eso fuera un favor. De ser así, pues sería interesante ver cómo les va en España con un modelo como el cubano, ya que según Ud. se parece tanto al sueco. Debe ser entretenido.

    Ahora bien, en Cuba una cosa es que todos los niños vayan a la escuela… otra es ver qué es lo que aprenden. A los niños cubanos se les educa para odiar a “los gringos”, para idolatrar a Fidel y un para un sinfín de cochinadas más. De ello soy testigo. No sé si en Suecia enseñen cosas similares… no creo que sean tan estúpidos. En Cuba un niño de 11 años se prostituye y se entrega a una turista, con tal de que ésta le regale un jabón. ¿Le parece eso bienestar? Lo peor es que no le hablo de casos aislados… le hablo de lo frecuente. Fidel tiene el decaro de decir: “Nuestras prostitutas son mujeres educadas que han ido a la Universidad”. ¡¡¡Vaya adelanto social!!!

    Ahora bien, el modelo de bienestar sueco no es hoy el mismo de los años 90. Cada día es menos estatista. Le recomiendo la misma lectura que recomendé al Sr. Julián, con quien tuve una muy agradable discusión. En http://www.cadal.org hay un artículo de Carlos Alberto Montaner llamado Descontruyendo a Fidel y habla un poco del modelo cubano.

    Responder

  17. Por cierto que sobre las democracias liberales, lo más importante es destacar que no me refiero a “democracias” con altísimos índices de corrupción. México no es un buen ejemplo de transparencia. Ni siquiera un milagro saca del estancamniento a un país con aparatos gubernamentales tan corrompidos. Chile es mejor ejemplo en ese caso. Los gobiernos post dictadura pinochetista continuaron con el modelo liberal… aún con el gobierno de Lagos que es “socialista”. Ello supuso una reducción de la pobreza de un 40% a un 18% en 16 años Nada mal. Por ello el modelo chileno no es algo que esté en discusión. De hecho, los esfuerzos que deben hacer los candidatos a La Moneda son enormes para poder mostrar “diferencias”, pues el consenso en cuanto al modelo de desarrollo económico es sólido.

    Y recuerde el libro sobre el Modelo Sueco… a mí me dejó boquiabierto.

    Responder

  18. Yo no defenderé una dictadura. Pero vamos a ver, Suecia no está sometida a un bloqueo económico por Estados Unidos, el modelo del bienestar sueco fue posible gracias al desarrollo económico del que se benefició Suecia a partir de la primera guerra mundial mientras que Cuba partía de un país que ya entonces era prostíbulo y dictadura… hay muchos más factores que impiden que Cuba esté mucho mejor de lo que podría estar incluso bajo una dictadura comunista.
    Las comparaciones son odiosas, y puestos a comparar Cuba con Suecia ¿por qué no compararlo con los países del alrededor? Jamaica, Rep.Dominicana, Haití, centroamérica… la cosa cambia.
    He vivido varios años en Suecia (en Linköping para ser exactos) y ningún sueco llora por tener que pagar impuestos altísimos (increíblemente altos) o tener que hacer cola para conseguir una botella de vodka a precios desorbitados. Más bien están muy orgullosos de su modelo económico y tienen poca intención de cambiarlo sino es para introducir mayores mejoras sociales, pese a lo que ese texto claramente sesgado da a entender. Sesgado pues por ejemplo postula la existencia de un modelo liberal a finales del siglo XIX cuando en realidad empezó a crearse un modelo proteccionista bajo el reinado de Oscar II; asegura que ya antes de la primera guerra mundial Suecia se había puesto en cabeza de las naciones industriales, omitiendo el gran éxodo sueco a Norteamérica, especialmente Minnesota; habla de largas esperas en la sanidad pública sueca…obviamente el autor desconoce la sanidad pública española o no usaría el adjetivo “largas” de un modo tan liviano, de todos modos intuyo que desconoce cualquier tipo de sanidad pública.
    El partido liberal de Suecia no tiene nada que ver con lo que consideraríamos liberalismo a la americana, el concepto del estado de bienestar está tan arraigado que incluso los liberales se definen allí como social-liberales y las pocas veces que partidos no socialistas han gobernado han potenciado ciertas políticas sociales. Y el principal problema del modelo sueco es demográfico, el mismo problema que en cualquier modelo europeo.
    Si bien en Suecia había muchos aspectos en los que hasta hace poco no se podía elegir eso no importaba a nadie, la gente prefiere tener una opción segura que garantice sus derechos a tener muchas opciones a las que no todo el mundo puede acceder.
    En fin, que dudo que nadie en su sano juicio prefiera vivir en Estados Unidos a vivir en Suecia, pero ya ven, yo tras mi experiencia sueca prefiero vivir en España que el bienestar social no lo es todo :)
    Todo esto no ha de ser tomado como un discurso pro-Chávez/Castro o socialista, tan solo quería dar mi opinión sobre la realidad sueca y la locura que es insinuar que es una democracia de corte liberal…o una dictadura comunista.

    Responder

  19. Creo que el sr Stefan no me ha entendido o no me ha querido entender. Yo sólo he hablado de ejes básicos de política social. Eso no implica que justifique NINGUN sistema autoritario.

    No me consta que en Cuba exista prostitución infantil, a diferencia de otros estados latinoamericanos (Mexico, Brasil…) y de asia pero si usted dispone de datos que lo desmientan estaré encantado de contrastarlos. Me gustaria que comparara els sistema de garantias sociales de Cuba con el de otros países de su area (Haití, México, Estados Unidos…) No he visto en Cuba a ningún niño revolver en vertederos para poder comer.

    Le repito que esto no significa que defienda NINGUN sistema en que las libertades individuales no estén garantizadas, pero creo que se debe ser justo con todos los matices de realidades complejas.

    Responder

  20. He leido con detenimiento el libro del Sr. Rojas. Como que es parte “interesada” en el tema que desarrolla he procurado contrastas sus aseveraciones y he sacado algunas conclusiones:

    – Sus críticas son más “políticas” que “academicas”.

    – Aporta datos sobre las reformas (como la introducción en la enseñanza del derecho de elección) que parecen erróneos, interesadamente. Al parecer son anteriores a lo que dice, y llevadas a cabo por los socialdemócratas.

    – Durante el mes de agosto pasado hubo un debate sobre su obra (y con su intervención) a raíz de un artículo publicado en El Pais por Vargas LLosa, en el que recogía las tesis fundamentales del libro de Rojas.

    – Vicenç Navarro contestó algunas de las posturas allí reflejadas. Reproduzco, porque viene al caso de lo que comentaba con Stefan el siguiente párrafo que suscribo:

    “Por último, Vargas asume que la ausencia del Estado de bienestar en América Latina se basa en que no se ha creado suficiente riqueza como consecuencia de la descohesión social y desconfianza de la población hacia las instituciones gubernamentales en aquel continente. La evidencia científica apunta precisamente a que es la ausencia de un Estado de bienestar, con las políticas redistributivas que conlleva, la causa de la descohesión social, acentuada por las políticas liberales que Vargas promulga. El Estado de bienestar es una inversión y su escaso desarrollo conlleva el retraso económico.”

    -Recientemente, la derecha nacionalista de Cataluña lo invitó a dar una conferencia (si a alguien le interesa colgaré el link) y presentó sus torías como modelo a seguir, fundamentalmente en la enseñanza.

    Un saludo

    Responder

  21. Bueno, he estado buscando algún que otro gráfico que muestre hasta que punto es sesgado lo que el señor Mauricio Rojas asegura en su escrito.
    He encontrado esto
    A destacar el punto 6 donde se indican los gastos en seguridad social y como han ido creciendo desde 1995. Así como también han ido creciendo los impuestos, más altos hoy que nunca…y de nuevo insistir que a la gran mayoría de los suecos eso les importa mucho menos que tener un sistema del bienestar que mejora día a día y no precisamente por las medidas que el señor Rojas indica. Es decir, Suecia tiene un modelo mucho más “socialista” hoy en día que en los 60 o 70, impuestos más altos que se dedican en mayor medida a gastos sociales.
    El señor Mauricio Rojas habla de la posibilidad de elección de colegio u hospital como algo sagrado…bien, eso es un derecho que a la gran mayoría de los suecos les importa poco o nada, o al menos les importa muchísimo menos que el hecho de tener la certeza de que sus escuelas y hospitales públicos son de gran calidad y para todos y cada uno de los ciudadanos.

    Y por último señalar que, como bien apunta Julián, muchas medidas “liberalizadoras” son anteriores a lo que el señor Rojas indica, son medidas anteriores a la crisis de los 90 y fueron llevadas a cabo por el partido socialdemócrata, de hecho para muchos suecos el periodo de 1982 a 1990 en el que el gobierno socialdemócrata introdujo estas liberalizaciones es visto como una traición al modelo sueco.

    Responder

  22. stefan,

    Siguiendo la argumentación golpista, entonces Aznar no estaba legitimado para ganar las elecciones españolas por dos veces debido a las opiniones que el hombre expuso en La Voz de la Rioja. La frase “usa la democracia para alcanzar el poder” tiene el inconveniente de poder ser utilizada contra cualquiera que eligan las urnas.

    En cuanto a lo de las prostitutas cubanas, tan sólo tengo que decirle que caca día en las televisiones españolas aparecen tantas o más busconas que no tienen problemas en vender sus intimidades pero con la ventaja de no merecerse tan despectiva coletilla.

    Responder

  23. El tema de la prostitución se merece un espacio a parte, pero ya que estamos…

    Censurar a la prostituta y no al cliente es típico de las sociedades con doble moral y poco desarrollo de la igualdad de género. Claro, el cliente de la prostitución cubana es la clase media de las democracias liberales europeas o americanas. Cómo si en estos lugares la prostitución no existiera… En los paises desarrollados es habitual que chicas de clase media, estudiantes universitarias, se prostituyan, no para comer sinó para satisfacer un alto nivel de vida.

    Pero vamos a analizar el tema desde el punto de vista del liberalismo económico
    1. la prostitución, en cuba, es una profesión liberal (no existen mafias ni proxenetas)
    2. los precios són libres, responden únicamente a la ley de la oferta y la demanda (y no hay oferta sin demanda)
    3. no está gravada con impuestos

    Ya ves… no hay negocio más liberal que la prostitución.
    un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *