Cómo fotografiar un agujero negro

En el corazón de la Vía Láctea, hay un agujero negro supermasivo que se alimenta de un disco giratorio de gas caliente, absorbiendo todo lo que se le acerca demasiado. Ni siquiera se escapa la luz. No podemos verlo, pero su horizonte proyecta una sombra, y la imagen de aquella sombra podría ayudarnos a responder algunas preguntas importantes sobre el universo. Los científicos solían pensar que para obtener una imagen de este tipo se requeriría de un telescopio del tamaño de la Tierra… hasta que un equipo de astrónomos propusieron una alternativa. El resultado fue, tal y como lo contamos, la primera prueba visual directa de la existencia de un agujero negro supermasivo y su sombra. Hoy, de la mano de Katie Bouman, veremos como se produjo el milagro (inglés con subtítulos en español):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *