Crisis y Paro (IX)

Como recordaba el otro día el profesor Arriola en Crisis, tres en uno, «los principales problemas de la economía española se pueden resumir en tres déficit estructurales: un déficit comercial que es el más elevado del mundo desarrollado; un déficit de servicios sociales que coloca a España en el pelotón de la semiperiferia europea, junto a Rumanía, Bulgaria, Lituania y similares; y un déficit de empleos que se traduce en las tasas de paro más elevadas de la Unión Europea. Ninguno de estos problemas deriva ni del cierre de la financiación internacional del endeudamiento de familias y empresas, ni del estallido de la burbuja especulativa de la construcción.»

No le faltaba razón a Pérez Reverte cuando dijo ¡cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado! Y añado: sobre todo cuando el imbécil dirige a todo un país.

paromay09

parocomparadomay09

Resumen datos :: Información detallada

La diferencia con los datos publicados en España se debe a que los estudios de la Oficina de Estadística Europea hacen referencia a la tasa de desempleo ajustada estacionalmente, se nutre de los datos de la EPA y no tiene en cuenta los registrados en las oficinas públicas de colocación.

32 comentarios


  1. De lo más esclarecedor el sentido común del que participan dos recientes post sobre “Otra reforma laboral es posible” (I) … y (II). ¡Poco más que añadirle! Salvo acaso recomendación, de breve lectura, para volver a lo que la historia del más riguroso pensamiento universal ha tenido claro hasta no hace tanto mucho mejor que ahora, cuando más preciso es Recordar algo esencial ante la Crisis

    Responder

  2. Si los bancos suizos abrieran sus cajas fuertes poniendo todos los billetes que tienen, en euros y dolares sobre el lago Leman, harían una montaña de “papel monetario” mas alta que el propio Montblanc

    El dinero no se quema por San Juan. En algún sitio estará. ¡ Sólo hay que ponerse en ello con valentía, porque ya se sabe donde está.

    Salu2

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *