Cuentra atrás para Internet

Repasando las últimas noticias me encuentro con una sorpresa mayúscula: Megaupload ha sido cerrado por el FBI y varios de sus directivos arrestados. La denuncia fue interpuesta en Eastern District of Virginia y el hecho de que algunos servidores de la mencionada empresa estén en Ashburn (Virginia) ha dado cobertura legal a la intervención del FBI.

Se les acusa de violar los derechos de propiedad intelectual. No hay duda de que Megaupload es el más popular entre los sitios de intercambio de archivos (música, películas, etc) pero no es menos cierto que ha sido muy alabado por el sector audiovisual por la rapidez con la que atendía a sus demandas ya que borraba los contenidos en cuanto tenía conocimiento de alguna infracción.

Por otra parte, Megaupload almacena también millones de GB en documentos que nada tienen que ver con el motivo del cierre. De hecho, se usa para guardar documentos personales o para que algún amigo pueda descargarse contenidos legales que “pesan” demasiado como para mandarlos por correo.

La medida adoptada es a todas luces desproporcionada y afecta a cientos de millones que personas que no han cometido delito alguno y que ahora comprueban atónitos que no pueden acceder a sus documentos.

Un sitio en Internet ha sido cerrado y no ha sido necesario un juicio. Esta es la pavorosa realidad. La cuenta atrás para Internet ha llegado a Occidente.

Nota en relación a la Ley Sinde: la primera medida a tomar en cuanto se ponga en marcha no puede ser otra sino denunciar a todos los buscadores, incluyendo a Google. Todos ellos enlazan contenidos protegidos por las leyes de propiedad intelectual y obtienen pingües beneficios por ello. ¿No es eso lo que persigue la mencionada Ley?

3 comentarios


  1. También cuando se cita a un autor, se da información científica, se lee en voz alta un fragmento, se comenta
    un libro o se regala, se está comunicando material protegido por derechos. También cuando ponemos música
    en la casa para que la oigan los amigos, o enseñamos un libro o unas fotos de arte. ¿Por qué no prohibimos
    la libertad de expresión? Sería más fácil. Así no habría clases en las unversidades, ni talleres literarios, ni peñas
    culturales ni tertulias en los cafés (salvo las de chismes). Hay que tener claro cuándo se divulga cultura y
    cuándo se infringen derechos de autor. Las autoridades (que no lo olvidemos, vienen del mundo de la política)
    no lo saben, porque lo de ellos es reprimir. El poder pervierte, y los pervertidos de todo tipo se alían con los
    políticos para salirse con la suya. Está claro que la medida es exagerada en demasía (no es un pleonasmo),
    para toda persona razonable, claro. Los políticos y las autoridades no lo son. Sólo esperemos que a la larga
    prevalezcan el sentido común y la libertad de expresión, si no por convencimiento de las autoridades y los
    políticos, que sea al menos por el temor a perder los votos.

    Responder

  2. Parece, por lo visto, que razón había para proceder judicialmente contra los directivos… Pero no contra la
    página, y menos contra su totalidad y de la manera que se ha hecho. Una cosa es la defensa de lalegalidad
    y otra el atropello. Una excusa para actuar salvajemente, como saben hacer los políticos y el poder represivo.

    Responder

  3. En cuanto a este caso en concreto no tengo conocimiento suficiente para formular un juicio, pero por las lecturas que hice de la prensa, estoy de acuerdo con lo que expresa Robert de que tendrían que haber matizado y diferenciar las ilegalidades de los directivos de la de los contenidos de la página, ya que tengo entendido que en ella se albergan muchos archivos legales que no tendrían por que verse perjudicados con su desaparición o secuestro.

    En cuanto al tema de la propiedad intelectual tendrán las grandes compañias que establecer nuevas reglas de juego, adecuadas a las tecnologías actuales para compatibilizar el respeto a la propiedad intelectual, con el uso de Internet y la libertad de expresión.

    Muchos autores se olvidan que Internet sirve como instrumento de conocimiento y difusión de sus obras, ya que cuando son buenas se expanden rapidamente por la red, así que quizás también deberian pagar ellos un canon a determinadas páginas por lograr fama en el ciberespacio.

    Internet sirve para ampliar el mundo intelectual, para cambiar información, y cuando las obras son buenas (música, libros, películas, etc. ) los que somos habituales del arte, compramos CD´s, libros, vamos a ver una determinada película, una obra de teatro, un museo, etc. Siempre habrá público para todo. Están los que se “cuelan”, los que “copian”, los que “plagian”, y los que adquieren arte y pagan el ocio, añadiendo Internet a sus fuentes de información, como una más.

    Internet es como unos grandes almacenes, donde sus propietarios o administradores, cuentan de antemano con las sustracciones (no porque ello sea una conducta aceptable) sino porque en el saldo son mayores los beneficios que las pérdidas.

    Creo que los políticos aún no han dado con el quid de la cuestión de compatibilizar la propiedad intelectual con el maravilloso mundo de Internet. A mi este medio me ha facilitado familiarizarme con muchos autores, compositores, artistas, que de otro modo no hubiera conocido. Repito, tendrían ellos que pagar por la fama que les proporciona Internet difundiendo sus obras y haciéndolos más cotizables en el mercado.

    Hay que buscar fórmulas que compatibilizen todos los intereses, pero que no ahoguen Internet.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *