Delincuente por puntos (y sin ellos)

Cuando se reanude la liga de fútbol el próximo mes de septiembre, me convertiré en un delincuente. A las siete de la mañana de cada domingo, cuando coja el coche para ir a jugar a Zuera y enfile la Avenida de los Pirineos, una vía urbana con tres carriles en cada sentido, me convertiré en un delincuente. Poco importará que no tenga en la sangre ni una sola gota de alcohol, que no me hayan multado desde hace veinte años, que respete siempre los semáforos, los stops y los cedas al paso, que no haya a esas horas alma viviente ni moviente por allí y que, por supuesto, no haya provocado accidente alguno; bastará un descuido —por ejemplo, estirar un cambio de marcha mas de la cuenta— para superar los fatídicos 90 Km/h y ser detenido y encarcelado. Eso, señores míos, es lo que ha aprobado nuestro “talentoso” gobierno. Como afirma Carlos Rodríguez Braun en su artículo La libertad por puntos, «Naturalmente, no podemos criticar: como el objetivo del Gobierno es bueno, si criticamos al Gobierno en realidad somos unos perversos que no compartimos el objetivo. Para colmo, el poder, comprensivo y abnegado, no nos arrebatará de entrada todos los puntos que deberíamos perder, y no nos tratará todo lo cruelmente que podría: ¡deberíamos darle las gracias!». ¡Me olvidaba! La retirada de puntos no puede recurrirse.
Artículos de opinión relacionados en la Revista de Prensa.

17 comentarios


  1. No estoy muy seguro de lo que criticas, Miguel, si el permiso en sí o cómo se va a aplicar la ley (por ejemplo, el hecho de que la pérdida de puntos no sea recurrible). Si es lo segundo, puedo estar de acuerdo en muchas cosas, como ciertos puntos que se ligan a la subjetividad de quien sanciona. Si es lo primero, lo siento, no. A mí me parece una muy buena idea, y leyendo el artículo de Rodríguez Braun (un liberal a su manera) me reafirmo en ello, ya que emplea argumentos en muchos casos falaces y sujetos al tremendismo. ¡¡¡ Nos recortan la libertaaaaaaaad !!! vocea. Pues no, oiga, esto no hubiera sido necesario si no hubiese muchos, muchísimos conductores, que se saltan los reglamentos y las señales a la torera. La Física es la que es: si vas a 160 aunque sea por una autopista, pierdes maniobrabilidad, pierdes capacidad de reacción, arriesgas tu vida (vale), la de los que van contigo (no vale) y la de los que comparten contigo la vía pública (¡no vale en absoluto!). Un coche a esa velocidad (y hablo de un mínimo, porque lo normal es ver BMWs a 180 o más, sobre todo en Madrid y autovías radiales) puede ser un arma mortal. Rodríguez-Braun habla de que es necesario que haya dolo e intención para que exista delito. Yo digo que si una persona está en plenitud de facultades mentales, es adulta, es consciente de que hacer esa burrada es peligroso y, aún así, lo hace, entonces es un irresponsable cuya irresponsabilidad puede costar la vida a personas. A mí eso me vale para quitarle puntos o el carné, y no creo que tenga nada que ver con la libertad. ¡Y encima tiene el tío la poca vergüenza de decir “No respetar las normas no es un delito” y emplear eso como su base argumental! Se puede ser catedrático, pero ello no exime de ser un petardo, por desgracia.

    Insisto, ello no quita el que se critiquen ciertos aspectos del permiso por puntos y las formas de aplicarlo. Pero somos un país donde cometemos una infracción de tráfico y, sabiendo que la hemos cometido, estamos acostumbrados a recurrirla porque con un poco de suerte y defecto de forma no tendremos que pagar las multas. La pérdida de puntos puede no ser recurrible, pero las multas que la acompañarán sí, y la pérdida del carnet, digo yo que también, ¿no? Pues entonces sigue siendo como hasta ahora, solo que además tendremos una lucecita parpadeante en forma de puntos que nos dé el aviso.

    Una cosa es cierta… ahora falta, principalmente, ser mucho, pero mucho más estrictos con la multitud de conductores que van por ahí sin carnet. Aún queda mucho por hacer.

    Saludos.

    Responder

  2. Hola Otis: el permiso en sí me parece una buena idea. Ya no tanto su aplicación y menos aún la criminalización de los conductores. No es de recibo meter a la gente en la carcel cuando no hay dolo. Puedo entender la sanción económica, la retirada del permiso de conducir e incluso el secuestro por un tiempo del vehículo pero no convertir de la noche a la mañana a miles de conductores en delicuentes. Distinto es cuando un conductor provoca un accidente bajo los efectos del alcohol o por un exceso de velocidad. Es entonces cuando, en función del mal causado, la justicia debe imponer castigos ejemplares y no permitir que salgan de rositas.
    Por cierto, no respetar las normas no siempre es delito, muchas veces es una simple falta. Y si no estoy equivocado, la pérdida del permiso de conducir tampoco es recurrible.
    Por último, ir a 100 Km/h por una autopista en según qué condiciones —lluvia, hielo,…— es más peligroso que ir a 160 Km/h por la misma vía con un sol radiante. Sin embargo, la primera no se castiga ni se sanciona.

    Responder

  3. Ambas cosas son igual de peligrosas, Miguel… pero entonces es un problema de falta de ley, no de lo que se quiere meter. En Francia, la velocidad máxima con lluvia creo que es de 110 km/h (excesivo a todas luces); en Alemania, 80 km/h. Nuestro código de circulación sólo “aconseja” reducir la velocidad. Pues eso falta, pero no cambia lo que afirmo, creo.
    En cuanto a lo de criminalizar a miles de conductores… bueno, veamos cómo se aplica; desde luego (y ya te lo comenté, creo) el reglamento parece que está hecho con los pies, pero en sí mismo tendrá su muerte, en ese caso. No pasará mucho tiempo hasta que un juez dictamine que tal o cuál sanción es excesiva. Veremos.

    Y qué quieres que te diga, al que va a 180 por una autovía como las españolas, sabiendo que eso puede ser peligroso (basta que se te cruce algo inesperado para que provoques un accidente múltiple por no tener tiempo para reaccionar a esa velocidad) o a los que van sin carnet, yo sí les metería en la cárcel. Si no saben ser responsables con algo tan peligroso como un automóvil, los demás no tenemos por qué pagar las consecuencias.

    Saludos.

    Responder

  4. A mí el carné por puntos me parece una buena idea pero no acabo de verle la lógica al hecho de que si el límite son 120 km/h algunos coches puedan alcanzar los 180 o más km/h. Si hoy en día existe la tecnología para limitar la velocidad máxima de un vehículo de manera electronica y siendo, según juran y perjuran, esta velocidad la principal causante de muertes en la carretera que alguien me explique a qué están esperando. Me parece a mí que ese sistema es muchísimo más económico y efectivo que todo lo que han venido haciendo hasta ahora.

    Salud!

    Responder

  5. miguel, un atropello a más de 50km/h es una muerte en más del 75% de casos, a más de 30 lesiones medulares graves. Conducir a 90km/h o más por una zona urbana seria una incosnciencia si no se conociera el riesgo para las otras personas, al conductor sólo se le abollará la chapa y se manchará de sangre.
    Si te fijas en el código penal verás que muchas de los actos que tipifica cómo delito eran normales o incluso costumbres en otras épocas u otros lugares (poseer armas, tomarte la justicia por tu mano, matar a tu mujer…) es el precio de la civilización.

    Responder

  6. De acuerdo, virtruvi. Multemos o retiremos el permiso de conducir si la condcuta del conductor es peligrosa, pero lo que no admito es que se meta alguien a la carcel por el mero hecho de conducir rápido. Insisto, sin mediar accidente alguno no es de recibo tal postura.
    Por otro lado, no existe una graduación correcta de las conductas. Circular a 90 KM/h por una vía urbana de tres carriles en cada sentido, a las siete de la mañana de un domingo cualquiera no conlleva ningún peligro por la sencilla razón de que, a esas horas, no hay absolutamente nadie.
    Sin embargo, en esa misma vía tal velocidad a las 5 de la tarde sería una temeridad debido al tráfico intenso. Las sanciones deberían ser proporcionales a la amenaza y, pos supuesto, nada de carcel si no hay dolo.

    Responder

  7. miguel, que no haya nadie es circunstancial, puede haberlo. No hace falta que el accidente sea culpa del conductor. ese alguien puede cruzar sin mirar, o andar ebrio… En una autopista no hay nadie. Tal vez sea un error que una via urbana tenga tres carriles por sentido. Los límites de velocidad en zona urbana, aunque lo parezcan, no son arbitrarios, responden a las estadísticas de lesiones que antes he comentado.

    Mi única multa de velocidad me la pusieron en EEUU, en una carretera amplia, recta y vacia en medio del desierto de Arizona. superar la velocidad en 15 mll/h (unos 25km/h) me costó 80$ que tube que abonar de immediato. El policia que me paró sacó el varemos de las multas, que era progresivo hasta una cuantia. Al final del baremo aparecia la palabra “jail”. o sea que, a parte de la multa, por lo menos una noche en la carcel del condado y hasta que el juez determine…

    Segun tu razonamiento, un miembro de banda armada tampoco deberia ingresar en carcel si no ha matado a nadie. Pues estadísticamente tengo muchas más posibilidades de morir a manos de un conductor que incumple alguna norma, que a manos de ETA en su época de máxima actividad… Supongo que el legislador no puede abstaraerse de la realidad aunque ciertas conductas sean socialmente aceptadas. En escandinavia, y en general los paises de moral protestante saltarse una norma no solo cosntituye delito sino que además está socialmente mal visto. a difrencia de los países de moral católica.

    Responder

  8. Hola,

    A mí no me parece mala idea el carnet por puntos, pero creo que los límites de velocidad no son realistas. En Sevilla, pongo por caso, un tercio de la SE-30 (única ronda de circunvalación de la ciudad) tiene semáforos y se considera vía urbana. Teóricamente tengo que ir a 50 km/h. Sin embargo es una vía de seis carriles sin pasos peatonales y con semáforos más o menos sincronizados. O sea: con el nuevo carnet, o provocamos un atasco en una ciudad ya de por sí atascada o nos vamos al trullo. No es realista.

    Por otra parte, con un coche moderno se puede ir perfectamente por autovía a 150 o 160 con mucho menos riesgo que con un SIMCA-100 a 120 como hace veinte años (el coche es perfectamente controlable, el motor va relajado, no hay vibraciones en la dirección, responde mucho mejor a la frenada). Evidentemente, todo está sujeto al tráfico y a las circunstancias, no es lo mismo hacerlo cuando vas sólo por medio de La Mancha que cuando hay mucho tráfico y vas haciendo zig-zag y metiendo largas a los que te preceden.

    En definitiva, si lo que quieren es que vayamos despacio con los coches, creo que se han pasado.

    Responder

  9. Vitruvi, no mezcles churras con merinas. Pertenecer a una banda armada está tipificado como delito porque hay intención de dolo, es decir su intención es matar, robar o secuestrar. Como es lógico, la pena que se le impone es menor que si se cometiera un homicidio.
    Para que quede clara mi postura:
    .- dolo o intención: delito.
    .- Sin dolo o sin intención: delito —imprudencia temeraria— cuando se ocasione daños a terceros; falta en el resto de los casos.
    El problema se encuentra en que el gobierno quiere convertir en delito un acto cometido sin dolo y sin intención de ocasionarlo.

    Responder

  10. bueno, son maneras de verlo. un terrorista diria que su intención es otra y matar robar y secuestrar son los efectos secundarios o “daños colaterales”. pero esta es otra discusión. Si no te sirve podemos tomar otros ejemplos.
    No soy jurista pero creo que el dolo no es lo que determina el delito. El delito es la tipificación de un hecho cómo algo punible. Uno puede delinquir sin saber que lo hace por desconocimiento del código penal de cada lugar. Por ejemplo fumar marihuana en ciertos lugares, pescar fuera de temporada… En una ocasión viví los aprietos de un embajador en africa oriental para sacar de la carcel a un turista inconsciente al que se le ocurrió romper un billete delante de un policia de aduanas. No se si en españa sigue siendo delito la destrucción de papel moneda, en ese caso no era este el problema, si no que el billete tenia impresa la imagen del presidente. A un norteamericano que se le ocurriera encender una hoguera con la bandera española le caerian 6 años de prisión, mientras que en su país no es ningún delito si no una expresión de libertad. El dolo es sólo un agravante del delito cometido.

    Responder

  11. En nuestro código penal español, al igual que en el resto de países democráticos, no hay un sólo delito en el que no se aprecie dolo (o tentativa).
    Lo que más me gusta de tu último comentario es esa manifesta empatía por el asesino y el terrorista. Una empatía, por cierto, que no comprende al conductor. Al terrorista le podrá parecer lo que le de la gana, pero el hecho objetivo es que matar a una persona o reunirse para planear un asesinato es un delito. Y espero que siga siendo así.

    Responder

  12. “El Dolo ha sido definido por numerosos e importantes autores. Entre los que destacan como los principales Grisanti, Carrara, Manzini y Jiménez de Asúa quienes han emitido un concepto completo de lo que se entiende por el Dolo.

    Según Hernando Grisanti el Dolo es la voluntad consciente, encaminada u orientada a la perpetración de un acto que la ley revé como delito.

    Según Francisco Carrara el dolo es la intención más o menos perfecta de hacer un acto que se sabe contrario a la ley.

    Manzini define al dolo como la voluntad consciente y no coaccionada de ejecutar u omitir un hecho lesivo o peligroso para un interés legitimo de otro, del cual no se tiene la facultad de disposición conociendo o no que tal hecho esta reprimido por la ley.

    Jiménez de Asúa dice que el dolo es la producción del resultado típicamente antijurídico con la conciencia de que se esta quebrantando el deber, con conocimiento de las circunstancias de hecho y del curso esencial de la relación de causalidad existente entre las manifestaciones humanas y el cambio en el mundo exterior, con la voluntad de realizar la acción u con representación del resultado que se requiere.” http://www.monografias.com/trabajos12/culpdolo/culpdolo.shtml

    entonces pisar el acelerador constituiria dolo.

    te equivocas en tu último comentario, matar a una persona no siempre es un delito. Excluye los actos de guerra, el ejercicio de profesiones (medico, juez, verdugo…) y la legítima defensa. si quieres te reformulo la frase: un militar diria que su intención es otra, y que las muertes que proboca son “daños colaterales”. no se si ahora puedes apreciar alguna empatia.

    Responder

  13. Puesto que se está hablando de dolo(más imprudencia) = delito; el resto falta, me gustaría recordar que la línea con lo que denominamos “simple negligencia” es delgada.

    Véase este párrafo, que no es mío sino cita textual de una sentencia que no viene al caso:

    “El Tribunal Supremo viene entendiendo que existe imprudencia siempre que se desatiende un deber legal de cuidado, es decir, cuando el sujeto infractor no se comporta con la diligencia exigible. Diligencia cuyo grado de exigencia se determinará en atención a las circunstancias concurrentes tales como el especial valor del bien jurídico protegido, la profesionalidad exigible al infractor, etc. ”

    No es que quiera quitar o dar la razón a nadie. Lo que pretendo es incluir un matiz (“el bien jurídico protegido”). La contundencia frente a determinados comportamientos excesivos parece inprescindible. La corrección y proporcionalidad con la que debe aplicarse la nueva norma debe ser correspondida con una mayor concienciación de quienes conducimos. Las dudas de Miguel, no obstante, teniendo en cuenta los precedentes de nuestra adminsitración, son más que razonables.

    Responder

  14. depues de una hora de despiste por Zaragoza a altas horas de la madrugada buscando mi hotel. Tengo que darle parte de razón a Miguel. En Zaragoza hay vias urbanas con la limitación de velocidad incorrecta. Las limitaciones a 50 y 30 km/h responden a estudios estadísticos de las lesiones que provoca un automóbil a estas velocidades a una persona en ser atropellada.
    A más de 50 altas posibilidades de matarla y a más de 30 de causarle lesiones graves.
    Ahora bien, si en la via en custion no es posible el transito de peatones, los criterios de limitación de velocidad deben ser otros.

    Responder

  15. Todo eso de que ir rápido es malo… vale!! Pero, que hay de los que ván demasiado despacio, fastidiando la circulación y creando peligro. Que opinan Vds, de un abuelo circulando por el 3er carril (o séa, el izquierdo)de la A4 a a menos de 90 Km/h con todo un Mercedes? ¿O de la típica señora que va “¿normal”?, mirando a su acompañante, en vez de mirar hacia adelante? O del típico “bakala” con su música a todo trapo, etc.
    A veces, es peor… ir lento irresponsablemente que…. rápido y controlando en cada momento. Y no por eso somos asesinos!!! POr favor! llamémos a la cosas por su nombre, y no nos dejemos comer el coco, por lo que nos dicen nuestros queridos responsables,(Pere Navarro & cía) que, en la mayoría de las veces… no se hayan en la posesión de la verdad!! (son humanos, y nadie es perfecto)
    Radares en rectas despejadas, ausencia de agentes en donde realmente se necesitan, etc…
    Aquí, lo que prima es un afán recaudatorio, encubierto por una falsa moralidad de nuestros gobernantes.
    Si quieren seguridad: Que hagan coches modestos en potencia, que se señalice bién, que se hagan carreteras en buenas condiciones!!
    Pero si… hasta en la publicidad nos “meten los caballos” hasta en la sopa.
    Para que hacer coches con mas de 100CV? Si con menos, se llega a todas partes y no se vá en verdaderos “misiles”.
    Ah! otra cosa: ¿como se le puede dar el carnet a un individuo, que… conduciendo si él, y atropellando y causando la muerte a un ser humano?
    Vds, sabrán a quién me refiero! Con determinado tipo de gente se tiene mano blanda y ¿con otros nó? En este país… sigue, y seguirá habiendo distintos tipos de ciudadanos!! saludos

    Responder

  16. Hay gente que va rápido y gente que va rápido. Estamos hartos de ver coches que nada mas verlos por el retrovisor se sabe que van a lo loco solo por la forma de conducir, y tambien otros que pueden ir a 180 pero va perectamente por el carril, respetando las distancias y señalizando, y sobre todo usando el freno cuando se prevee algun peligro. En muchas ocasiones solo con tener una conversacion con alguien se sabe si es un peligro o no en la carretera.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *