Donde dije “Digo” digo “Diego”

En Francia, la marejada provocada por el reconocimeinto de las redes P2P ha dado paso a un tormenta con la presentación de un nuevo proyecto sobre Derechos de Autor, que no satisface ni a unos ni a otros, y en el que han desaparecido las enmiendas aprobadas en diciembre pasado por las que se legalizaba el intercambio de ficheros en redes P2P a cambio de una ‘licencia global’ [Vía: El Navegante].

La prensa francesa recoge estos días una muestra de la controversia suscitada con artículos de Renaud Donnedieu de Vabres (Ministro de Cultura), Philippe Bailly y Georges Fenech, y Françoise de Panafieu.

Actualización. Ludovic Blecher nos explica cómo el ministro francés pretende derrotar a las redes P2P: Les radars anti-P2P seront automatiques, pas les amendes. El método en cuestión se basará en un programa informático que buscará en dichas redes las obras “protegidas” y, una vez descubierto el “tráfico ilegal”, la policía acudirá al juez quien determinará si se procede o no contra el internauta. Los jueces franceses deben estar dando saltos de alegría ante tan original idea: juzgar a varios millones de internautas será muy divertido…

3 comentarios


  1. Más sencillo que todo eso: se pilla a uno, se le denuncia, se hace una nota de prensa, sale Farré en mil entrevistas diciendo que de la cárcel no sale, al mes siguiente se repite el proceso con otro,…. y poco a poco, tacita a tacita la “campaña de concienciación” cuela, a las redes P2P se las estigmatiza como a las drogas y a otra cosa mariposa.

    Responder

  2. Afortunadamente, la tecnología va muy por delante de los políticos. Tal vez acaben cerrando las redes P2P tal y como las conocemos hoy, pero inmediatamente serán sustituidas por otros “inventos”. En cualquier caso, la “licencia global” (cánon) no parece tal mala idea. Al menos, nos dejarían en paz.

    Responder

  3. Discrepo Miguel. Lo que se sabe hasta ahora ilegaliza de facto el compartir carpetas y cualquier otro sucedaneo presente y futuro. Encima la “licencia global” queda justificada para siempre en el BOE y todo pleito actual contra ella se convierte en papel mojado. La jugada es perfecta.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *