El Estatuto andaluz adelante

Por 187 votos a favor y 136 en contra, el Congreso de los Diputados ha admitido a trámite el proyecto de Estatuto de Andalucía. Y como no hay nada mejor que el humor tras una larga sesión, les dejo un texto escrito por Felipe B. R que me pasa mi buen amigo Jacinto:

Realidad nacional:

Circula por ahí un concepto un poco raro: el de «restaurante gastronómico», toda vez que resulta no sólo impensable, sino también sobrecogedor, el concepto de «restaurante incomestible», que sería más o menos lo contrario, y sin contrarios no hay concepto que funcione del todo bien. Se supone, no sé, que el adjetivo gastronómico atribuye una especie de excelencia culinaria al establecimiento que la adopta, a diferencia de los restaurantes a secas, donde tienes suerte si no te plantan delante un plato combinado con un huevo frito, una salchicha, tres croquetas y un puñado aceitoso de papas, como quien dice. Lo gastronómico, en definitiva, viene a ser como el dorado del oro o como la repera de la pera.

A nadie se le ha ocurrido poner en circulación – al menos hasta dónde sé – el concepto de «perfumería aromática», el de «bodega alcohólica», el de «aeropuerto aéreo» o el de «zapatería terrestre», pongamos por caso, aunque es posible que todo se ande, ya que corren tiempos muy favorables no sólo para las redefiniciones, sino también para la acuñación de definiciones exóticas.

Los andaluces, por ejemplo, vamos a vivir dentro de poco, por vía estatutaria, en una «realidad nacional», que es un sitio inmejorable, porque en las irrealidades internacionales no hay quien viva, y no digamos en las meras realidades municipales, que se quedan en nada. Estuvimos a punto de ser una simple y llana «nacionalidad histórica» que es un gran paso, tanto en lo que afecta al concepto de «realidad» como en lo que afecta al concepto de «nacional», y no me atrevo a imaginar siquiera cuál será el acceso siguiente ¿»entidad galáctica» tal vez?. Se me pone la piel de gallina ante la expectativa de expectativas.

«¿Dónde vive usted?», te preguntará un desconocido. Y le responderás con orgullo: «En una realidad nacional». «¿Y dónde queda eso?». «Donde su nombre indica: en un espacio conceptual que limita al norte con la metafísica geográfica, al sur con la fantasía histórica, al este con la retórica parlamentaria y al oeste con Portugal».

Sea como sea, el mismo día que se haga oficial que los andaluces constituimos una realidad nacional pienso irme a un restaurante gastronómico, pedir un buen vino alcohólico y una buenas gambas marinas y brindar por el futuro.

Relacionados: Tramitación parlamentaria.

14 comentarios


  1. La definición de «realidad nacional» es simplemente genial.

    Y creo que a todas estas historias les hace mas daño el cachondeo que la solemnidad, pero hay cosas que no sabe uno si son verdad o directamente caricatura:
    «Una nueva asociación presidida por Rafael Estévez, un sobrino-nieto del autor de la música del Himno de Andalucía José del Castillo, se ha constituido hoy con el objetivo de defender y reivindicar la identidad de Andalucía y solicitar a su vez que se reconozca el andaluz como una lengua propia, con la creación incluso de una Academia.

    En declaraciones a Europa Press, la secretaria de ‘Andaluces por Andalucía’, Carmen Godoy, avaló la historia e identidad autóctona de Andalucía y consideró que el andaluz debe contar con una normativa y gramática exclusiva.

    La asociación, impulsada también por el vicepresidente de la Fundación Blas Infante, Pedro Ruiz Berdejo, persigue un desarrollo curricular de la lengua andaluza en los centros escolares»

    Ahí queda eso.

    Un saludo gaditano (Cádiz, cantón independiente)

    Responder

  2. En todos lados cuecen habas.

    ¿Se refieren a recuperar la «Aljamia» o al «andaluz» moderno, del que creo que existe incluso una gramática «no oficial»?

    Menos mal que eso quedará para la próxima reforma estatutaria :-)

    Responder

  3. En cualquier caso la escritura «aljamiada» no era exclusiva de Andalucía. Creo recordar que en uno de los trucos narrativos de los que se sirve Cervantes en el Quijote, cuenta cómo el hallazgo de unos escritos aljamiados de Side Hamete Benengueli en Toledo le ayudan a escribir la segunda parte de la novela.
    Cuidado. No debemos caer en el error de identificar Al-andalus con Andalucía.
    Un saludo.

    Responder

  4. creo que se podria solucionar la RAE reconociera ´que el castellano, cómo todas las lenguas está formada por variantes dialectales tan buenas cómo la lengua «standard»
    Sólo en libros argentinos de consumo local he visto el uso de algunas peculiaridades que, sin duda, pondrian los pelos de punta a los académicos.

    Responder

  5. Cuanto siento no poder segui este interesante debate, de verdad, pero yo no soy linguista.

    Cada uno es consciente de su posibilidades y limitaciones, y estas últimas cada vez son más inciertas.

    Un Abrazo a todos.

    Responder

  6. Totalmente de acuerdo, pero tengo que hacer un viaje por el norte de Spain y voy a visitar varias ciudades y, como ando mal de geografia y solo hablo español (varieante andaluza occidental), ¿alguien me puede explicar donde estan Girona, LLeida, Bizcaia o Araba? A Bilbo lo he encontrado en el Bolson de mi hermana, que ya me extrañaba a mi que no llevara un enano en él. Gracias.

    Responder

  7. Julián: cuatro consejos para ir al Norte de España.

    1.- En el hotel donde te hospedes , al llegar decir «gabon» que, aunque yo no lo entiendo, sirve para decir buenos dias, buenas tardes, etc.

    2.- Ante cualquier actitud siempre, por supuesto, de los vascos, no se te olvide decir gracias, creo que es «askarikasco», o algo parecido.

    3.- Cómprate una «xapela», no por el síndrome de estocolmo por si estas alli, sino por la protección para la lluvia. Tapa casi lo mismo que un paraguas y no la tienes que llevar en la mano.

    4.- Y si andas mal de geografía, no olvides en comprarte una brújula, no sea que acabes en el Sur, que ahora está más «revolunionao» que el Norte.

    Este comentario, en ningun caso pretende ser el sustituvo de la Guia Michelin.

    De buen Rollo.

    Responder

  8. Alguien sabe algo del Terra Mítica, que parece ser que es el Furum filatélico de Valencia.

    Parece ser que han hecho la versión de » lo que el viento se llevo II » y el Carlos Gable y la Isabel Taylor, andan desesperados buncando los 16.000 Millones de Pesetas que no aparecen.

    Si viviera mi abuelo, diría: Eso son muchos duros .

    saludos

    Responder

  9. No veo mal que todos hablemos de Girona, de Ourense, etc. Muy al contario, es un sano ejercicio.

    Lo que ya no veo bien es que, es un ejemplo, en algunos lugares exigan que todos se refieran a Girona y a la vez para citar a Cádiz lo hagan como Cadis, o mencionen a Ciutat Reial en vez de Ciudad Real.

    Tal vez hayan cambiado las cosas, pero menciono estos ejemplos por recordarlos de TV3.

    Responder

  10. Miguel: tengo pendiente de «moderación» la entrada nº 6464, y aprovechan que no está insertada me gustaría añadir dos puntos más:

    5.- Si te hacen alguna pregunta y/o observación a la que debas contestar SI, conesta BAI.

    6.- Y si te hacen alguna pregunta y/o observación a la que debas contestar NO: No contestes, por tu bien,. Sigue con los pinxos eta (Y) xakoli que entran pero que muy bien ¡¡¡.

    SALUDOS

    Responder

  11. julian, me he perdido y no se de donde sale tu comentario pero creo que en castellano puedes usar Gerona – Lérida – San Sebastian – Londres… pero esto te lo dirá la RAE, supongo… Otra cosa es el nombre oficial que se haya decidido usar en los textos legales pero creo que también es indistinto

    Responder

  12. Hombre, pues no lo va a decir la Academia Francesa, vamos digo yo, que ya nunca se sabe.
    En cualquier caso hay ciudades que tienen un nombre en nuestro idioma distinto del que tienen en el del país en el que están ubicadas. No decimos London ni Munchën sino Londres y Munich que son sus nombres en castellano, o español, o como se llame, que si queréis un día hablamos de ello. En esa medida, si se quiere decir Bilbao o Navarra es tan correcto como si se quiere decir Bilbo o Nafarroa, sólo que estamos usando sus nombres en vascuence, no euskera. Me explico: Del mismo modo no decimos que hablamos english o que hablamos deutsch sino que hablamos inglés o alemán.
    Lo que pasa es que en nombre del buen rollito interterritorial, pues pasa lo que pasa y tampoco es que yo sea un obsesionado purista de la lengua, ojo, allá cada uno, pero me parece que hay más susceptibilidad de la necesaria con ese tema, como resulta obvio.
    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *