El Legendario gobernante de Bahariya

El Legendario gobernante de Bahariya, Zed-Khons-uef-ankh: Los científicos habían buscado la tumba de este hombre durante más de 60 años; finalmente, el equipo del arqueólogo egipcio Zahi Hawass lo ha encontrado.

[Vía National Geographic]

Prueba del poder que llegó a detentar Zed-Khons-uef-ankh son los dos enormes sarcófagos de piedra que guardaban sus restos momificados. Con gran costo y la participación de muchas manos, ambos sarcófagos fueron transportados a través de miles de kilómetros de arena y tierras yermas hasta el oasis donde se encontró su tumba. Los dos sarcófagos habían sido construidos con las más preciada de las piedras a la sazón. La cantera más cercana del alabastro de que estaba hecho el sarcófago interior estaba en Hatnub, cerca de Amarna, sobre la margen oriental del Nilo, a más de 200 kilómetros de El Bawiti. Es probable que el sarcófago exterior de piedra caliza y más pesado, viniera de Tura, cerca del moderno Cairo, de acuerdo con Zahi Hawass, jefe del equipo que descubrió la tumba. Los diestros artesanos de Menfis, sede del poder administrativo de Egipto, labraron el rostro del gobernante en la piedra; entonces, una barcaza recorrió el tramo final, cerca de 250 kilómetros, Nilo abajo hasta un puerto sobre la margen occidental, de donde fue transportado o halado otro ciento de kilómetros hasta Bahariya. Es probable que allí haya sido bajado a la tumba, donde se mantuvo durante más de 2,600 años, antes que el equipo de Hawass levantara su tapa de 12 toneladas en busca de los restos y el legado del remoto gobernante.

Antes de que el reciente descubrimiento de las momias doradas del oasis de Bahariya ocupara las planas de los diarios, el más famoso de los dispersos puestos fronterizos de Egipto era Siwa, a más de 300 kilómetros de la costa mediterránea, cerca de la frontera con la actual Libia. Allí, hace 2,400 años, uno de los oráculos de mayor fama en su tiempo atraía a los viajeros, quienes cruzaban las arenas en busca de las profesías de Amun-Ra, el dios egipcio del Sol. En 332 a.C., uno de los viajeros que llegó hasta ese sitio fue Alejandro Magno. Creyente del destino divino, deseaba la bendición del oráculo para segurar su sueño de conquistar Asia y el estatus de hijo de Zeus-Amun. Según informan los antiguos cronistas, casi murió en el viaje. Primero, su expedición se quedó sin agua y luego se perdieron en medio de una cegadora tormenta de arena. El destino intervino con una repentina tormenta y al poder mirar a las aves que se dirigían a los manantiales de Siwa, el grupo pudo salvarse. Alejandro llegó a su destino y el oráculo lo recibió como el hijo de Amun y futuro “Señor de Asia”.
-Jeanne E. Peters.

Página en Internet de Zahi Hawass, el famoso arqueólogo egipcio, donde podemos encontrar las más recientes noticias sobre las pirámides de Gizé, las tumbas de Saggara y las momias del desierto de Bahariya.
Ministerio de Turismo de Egipto: Página con información sobre decenas de sitios antiguos a lo largo del Nilo, desde Alejandría a Aswan.
Supremo Consejo de Patrimonios de Egipto: Noticias sobre sobre excavaciones, análisis de momias y otros proyectos de este importante consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *