El plástico mata

Lo usamos a diario y nos deshacemos de él de cualquier modo. Mata sin piedad a muchos animales y contamina no solo la tierra sino el mar. Su reciclaje no es fácil pues no es susceptible de asimilarse de nuevo en la naturaleza. Se trata del plástico y su última víctima conocida es un ballenato de Cuvier en las costas de Noruega.

Desorientado, agotado y enfermo, el cetáceo varó en las costas noruegas, muy cerca de Bergen, y tuvo que ser finalmente sacrificado ante la imposibilidad de devolverlo al mar. Cuando más tarde se le hizo la autopsia, los investigadores encontraron unas treinta bolsas de plástico y otros trozos más pequeños del mismo material que llenaban casi todo su estómago. Esto explicaría el comportamientos extraño del animal así como el hecho de que estuviera enfermo.

Leer más: Océanos de plástico.

Fuente imágenes: periódico noruego Bergens Tidende.

Ballenato de Cuvier
Bolsas halladas en el estómago
Estómago del cetáceo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *