El reloj de sol de Ascaso

ascasoAscaso se encuentra en las solitarias inmediaciones de Navaín. Allí, en pleno corazón del Sobrarbe aragonés, las horas pasaban despacio, los trabajos eran duros, los días laboriosos y, a veces, eternos, perdiéndose la noción del tiempo. Pero sus moradores, para volver a encontrarse con la hora exacta, con el tiempo recobrado, con la realidad que siempre ha impuesto la montaña, sólo tenían que acercarse hasta el muro de la herrería que mira a meridión.

Allí, destacado sobre el blanco de la cal, se dibuja un bello reloj con una curiosa e inusual inscripción, ésa que habla de su función, de su imperecedero cometido. Y también de su amistad con el astro rey y con el tiempo que, más si cabe en otros tiempos y en estos espacios montanos, pasa más despacio, deteniéndose en ocasiones. No en vano, en su inscripción anuncia «Cuando me relumbre el sol acercate paso a paso, y sabras la hora que es en esto reló de Ascaso». Desveladas horas, anunciando paso temporal que, esperamos, siempre nos los siga apuntando desde sus encumbrados silencios el reloj de Ascaso.

TEXTO Y FOTO: José Luis Acín Fanlo. FUENTE: «La Magia de Aragón» nº 6 (AGO-SEP 2003)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *