Elecciones ¡Un nuevo fraude!

Si después de leer y comparar los datos que a continuación muestro, todavía hay quien pueda creer en la democracia española…

Con el 92,85 % de los votos escrutados:

Votos Escaños Votos por escaño
IU-LV 1.572.213 11 142.928
UPyD 1.076.090 5 215.218
CiU 957.643 16 59.852
EAJ-PNV 329.786 5 65.957
AMAIUR 328.304 7 46.900

Y lo más grave:

AMAIUR y PNV tendrán grupo propio porque han obtenido más de un 15 % en aquellas circunscripciones en las que han presentado candidaturas.

UpyD, con el tripe de votos que los dos partidos citados, no podrá tener grupo propio porque ni alcanza los 15 escaños, ni el el 5 % nacional y tampoco el 15 % en las circunscripciones donde se ha presentado.

CiU, con el mismo número de votos que UPyD, también tendrá grupo propio porque tiene 16 escaños.

Equo con 207.654 votos, es decir más que BNG (2 escaños), CC-NC-PNC (2 escaños) y COMPROMÍS-Q (1 escaño) y solo 41.000 menos que ERC (3 escaños), no ha obtenido ningún representante.

Termino la frase inicial: solo puedo decirle que reflexione. Lo de hoy no han sido unas elecciones democráticas sino un fraude.

Enlaces: resultados electorales 2011 :: resultados convocatorias anteriores.

13 comentarios


  1. No sean demagogos, y dejen en paz a los nacionalistas. Lo escandaloso (en todo caso y para ustedes) es que se pueda tener mayoría absoluta con el 43% de los votos.

    Responder

    1. ¿Demagogo? Ya me explicarás cómo es posible que CiU con 100.000 votos menos que UPyD tenga el doble de escaños.

      Responder

      1. Es posible porque UPyD tiene pocos escaños, no porque CiU tiene muchos. Los escaños que le faltan a UPyD los tienen sobre todo el PSOE y el PP.

        Responder

        1. ¿Y…? Me da lo mismo que sean PP y PSOE los que tengan escaños de más o que CiU tenga muchos o pocos. La realidad es que el sistema es injusto.

          Responder

          1. Bueno, pues mejor usar de ejemplo a los que realmente se aprovechan y no a los nacionalistas, que bastante demagogia hay ya al respecto.

            Responder

  2. Democracia es un término muy amplio (muy vago) y que incluye muchas variantes. La “democracia” griega
    (la de sus reconocidos creadores) contemplaba la esclavitud, las mujeres y los niños no tenían derechos de
    ningún tipo, y las mujeres ni siquiera eran ciudadanos(as). En las variadas democracias modernas hay de todo:
    desde el voto directo al indirecto, sistemas presidencialistas y parlamentarios, con una y con dos cámaras,
    con fórmulas distintas de representación “proporcional” de las minorías y hasta sin ellas, etc, etc…
    Los sistemas de gobierno no son perfectos (¿qué cosa lo es?) y están sujetos a mejora y modificación
    permanente. Señalar errores está muy bien, porque así se crea conciencia de lo que hay que mejorar.
    Pero hablar de fraude y afirmar que la española no es una democracia porque su sistema de representación
    parlamentaria tiene fallos parece, cuando menos, una clara exageración… y según el interés con que se
    hiciera, hasta podría ser una inconsciencia (que no creo que sea el caso de este blog). Otros, en muchas
    ocasiones, y sin ser oídos, han señalado bastantes fallos de la llamada “transición”, que se han mantenido
    hasta el presente (incluso legales y judiciales)… y, ha habido quienes, como respuesta, han acusado de
    “revanchistas”, de “rojos” (término desfasado y claramente en desuso) y hasta de querer desenterrar un
    pasado que fue terrible, a los que sólo han pedido y piden una mejora del sistema. ¿No son tan importantes
    unas mejoras como otras? ¿No sería mejor reconocer, conscientemente, que el sistema tiene fallos que deben
    mejorarse, y de todo tipo, en vez de proclamar fraude electoral cuando se han cumplido los delineamientos
    establecidos en los reglamentos de representación parlamentaria aprobados democráticamente –en la
    democracia que tenemos? Un poco más de conciencia reflexiva no nos vendría mal.

    Responder

    1. Tendrías razón si no fuera porque PP y PSOE son conscientes de que el actual sistema electoral es injusto. Incluso hay un informe del Consejo de Estado con propuestas. Cuando no se quiere cambiar una disposición legal aún sabiendo que es injusta es un fraude en toda regla.

      De hecho, tanto IU como UPyD propusieron la reforma de la Ley electoral en la última legislatura. La respuesta de PP y PSOE fue que no.

      Edito: las reglas de juego tienen prioridad sobre cualquier otro aspecto de la vida política.

      Responder

    2. Te contesto de forma más pausada. La calidad de una democracia puede medirse de muchas formas pero los indicadores más importantes son:
      1.- Separación de poderes
      2.- Independencia judicial
      3.- Imperio de la Ley
      4.- Sistema electoral (regla básica).

      No se qué nota le darías a la democracia española en cada uno de lo apartados. La mía es un suspenso en todos ellos. Aquí tenemos una particracia y no una democracia.

      En cuanto a los sistemas electorales, la gran mayoría priman la gobernabilidad en detrimento de la representatividad y estoy de acuerdo en que así sea. Una fragmentación excesiva puede conducir al desastre. Ahora bien, no puedo aceptar desde ningún punto de vista que un partido con casi un millón de votos obtenga 11 representantes y otro, con 100.000 votos más, solo 5. O que otro partido que supera en 600.000 votos a otro, obtenga 5 diputados menos.

      Responder

      1. Si, Miguel.

        Independencia de los tres poderes. Mientras legislativo y judicial estén bajo la bota del ejecutivo, no habrá democracia.

        Luego habra que ver que es mas conveniente si un hombre – un voto, la ley D’hont o cualquier otro método.

        Mientras el ejecutivo tenga en sus manos el presupuesto nacional, a los jueces, y a los legisladores, qué importa cómo votemos si somos manipulados.

        ¿que sentido tiene que el partido que manda sea el que mangonea en SU televisión???

        Responder

  3. Estos dos últimos son los comentarios que esperaba leer en tu blog, en tono, en análisis, en exposición de
    ideas. Se ve que a veces todos nos dejamos llevar un poco. En cuanto a qué nota le daría a esta democracia,
    tardaría mucho en darte una respuesta completa. En términos comparativos, la veo muy por delante de otras
    quizá incluso más antiguas pero que no han sabido adaptarse y se han convertido en sustrato de corrupción,
    ventajismo y aprovechamiento personal. Pero a la vez muy por detrás de otras que, con los fallos que puedan
    tener, son más flexibles, dinámicas y autocorrectivas. En suma, veo muchas cosas por corregir y adaptar,
    muchas decisiones que asumir, pero no me siento pesimista, a pesar de evidentes fallos como los que
    mencionas y hasta estancamientos y retrocesos momentáneos que espero que sean superables… y a corto
    plazo.
    Saludos

    Responder

  4. Lo curioso es que la polémica salga ahora, cuando un partido nacionalista (centralista) es el perjudicado por un sistema electoral que beneficia las mayorías en las circunscripciones. De esto se lleva quejando toda la vida IU y nadie le hacía caso ¿Es injusto por el sistema en sí o depende de quién sea el perjudicado?

    Responder

    1. En 2008, es decir hace tres años, escribí: “la reforma de la Ley Electoral es sencillamente inaplazable. El coste de un escaño en número de votos no puede ni debe ser tan diferente”.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *