Emili Godes

«Cinco guisantes estaban encerrados en una vaina, y como ellos eran verdes y la vaina era verde también, creían que el mundo era verde, y tenían toda la razón. Creció la vaina y crecieron los guisantes; para aprovechar mejor el espacio se pusieron en fila. Por fuera lucía el sol y calentaba la vaina, mientras la lluvia la limpiaba y la volvía transparente. El interior era tibio y confortante, había claridad de día y oscuridad de noche, como debe ser. Y los guisantes en la vaina»

El fotógrafo, hijo del tenebrismo, abre el mundo y descubre el misterio contando hasta seis. El séptimo día descansó.

Adaptación de un cuento de H. C. Anderson. Daniel Olano. 2002.

Créditos fotografía: Pèsols, c. 1930. Gelatino bromuro de plata, 24 x 18 cm. Colección Juan Naranjo, Barcelona.
Fuente: Catálogo de la exposición «Mirar al mundo otra vez».Galería Spectrum Sotos, 25 años de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *