En el congreso de los diputados…

Sesión plenaria núm. 151, celebrada el miércoles, 22 de marzo de 2006:

El señor Rajoy Brey: Permítame, en mis dos minutos y medio, decir lo siguiente. Esta mañana hemos conocido un comunicado de la organización terrorista ETA, que no es el que más nos hubiera gustado. Nos hubiera gustado un comunicado que dijera que ETA se disolvía y que ponía fin a sus actividades criminales. En su lugar, por cuarta vez en los últimos años, se nos ha anunciado un alto el fuego permanente; ese alto el fuego permanente venía precedido de una declaración de tregua para Cataluña y de la afirmación de que no se atentaría contra políticos ni contra cargos electos. En el mismo comunicado ETA nos recuerda cuáles son sus objetivos y nos impone sus condiciones. Creo que en una situación como esta, como líder de la oposición y presidente del Partido Popular, es mi responsabilidad decir lo que pienso sobre este asunto. Primero, no se puede negociar políticamente ni pagar ningún precio político a una organización terrorista, porque en ese caso el terrorismo se convertiría en un instrumento para hacer política y los terroristas habrían ganado la batalla. En segundo lugar, quiero decir que el Estado de derecho, entendiendo por tal las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el Poder Judicial, deben seguir funcionando aplicando la ley. Quiero decir que en estas condiciones brindo mi apoyo y el de mi grupo al Gobierno para no pagar precio político, para apoyar a las víctimas y para que el Estado de derecho siga funcionando, y mi más estrecha colaboración, dentro de los principios que marca el Pacto por las libertades y contra el terrorismo.

El señor presidente del Gobierno (Rodríguez Zapatero): Señor Rajoy, quiero expresar nuevamente mi confianza plena en la democracia, en las instituciones de nuestro país, en el funcionamiento absolutamente de todo aquello que emana de la Constitución, de los valores de la libertad, y mi confianza en que este país ha sabido alcanzar objetivos importantes, que lo ha sabido hacer colectivamente y que lo ha sabido hacer, con la voluntad detrás de la mayoría de la ciudadanía, con la responsabilidad, la prudencia y la serenidad suficiente. Creo que la Cámara es consciente de que, después del comunicado de ETA, tenemos por delante un proceso de trabajo que exige prudencia, calma, serenidad, responsabilidad y que exige, ante todo, el concurso máximo de voluntades. Si estamos ante una cuestión de Estado, como creo que todos podemos compartir, le puedo asegurar que el Gobierno va a hacer todo lo que esté a su alcance para que abordemos esta cuestión entre todos y, muy especialmente, con usted; muy especialmente con el principal partido de la oposición. Lo necesita la democracia. Seguramente todos sabemos que nos han separado muchas cosas en los últimos tiempos, pero tengo el convencimiento y la confianza de que ustedes desean, igual que todos los españoles, el fin de la violencia; que lo desean hacer a través de la democracia, de la legalidad, de la sensatez. Señor Rajoy, quiero expresarle desde aquí que mi actitud con su grupo y con usted va a ser de máxima información, de máxima colaboración para que podamos ver ese horizonte de esperanza que nos una. Lo he dicho en muchas ocasiones: para el Gobierno, para la inmensa mayoría de la Cámara, para toda la sociedad española, quienes representan a un número tan importantes de ciudadanos son esenciales para que este proceso concluya como todos deseamos. Créame, tengo confianza en ustedes, que han luchado mucho por el fin del terrorismo, que han sabido mantener principios de libertad y principios de democracia y de Constitución. Como todos representamos esos valores, como tenemos el mismo deseo y el mismo afán…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *