ETA mantiene la tregua

Probablemente me equivoque en el diagnóstico pero creo que ETA no ha roto la tregua. El atentado en Barajas no se trataría sino de un aviso al presidente del Gobierno con la finalidad de reconducir las negociaciones hacia donde más les interese. Los etarras manejan una hipótesis según la cual, Rodriguez Zapatero cedería finalmente en las cuestiones políticas si se le presionara lo suficiente. Las palabras del Presidente en la rueda de prensa posterior a la explosión de la bomba confirmaría aún más dicha teoría al dejar abiertas las puertas a la negociación si ETA muestra en el futuro “una voluntad inequívoca de abandono de la violencia”. Baste escuchar la respuesta a la pregunta del periodista acerca de si la suspensión de contactos era temporal, definitiva o condicionada para comprender la manifiesta ambigüedad y el premeditado cálculo político con el que Rdez. Zapatero conduce esta situación. ¿Cuántas oportunidades más les daremos a esos infames asesinos?

Actualización. Comunicado de la banda (09/01/07): “ETA quiere decir que todavía sigue en pie el alto el fuego permanente […]

172 comentarios


  1. No debes preocuparte, vitruvi: tu pureza ideológica está a salvo: Verstrynge ha recorrido el camino inverso a Federico Jiménez Losantos.

    Bon cap de setmana, MEDITERRÁNEO.

    Responder

  2. Parece ser que una formación política de “ultima” generación propondrá el NO en el referendum dél Estuto Andaluz, comprometiendo en un beneficio ínfimo, miserable y torticero a los grupos que votaron a su favor, entre ellos el PP ( Sr. Arenas), inteligente de pro, al igual que el Sr. Pique.

    Prueba de ello es que ninguno de los dos está en Madrid, donde se va a “cuchillo”, y así ven los “toros” desde la barrera. ¡¡ Como corresponde evindentemente ¡¡

    Pero el buen apreciado Miguel, nos deberá una invitación, en el feudo “noble” que corresponde a Aragón, y seguramente iremos por la A-68 ( Autovía Aragón- Catalunya), que corresponde en MAYOR favor a Aragón que a Catalunya, por su quilometraje, y también sea dicho por su nobleza baturra.

    Un abrazo a todos, y a trabajar en el bién común ¡ QUE PARA ESO ESTAMOS ¡

    Responder

  3. J.I., me alegra que traigas tan importante tema a colación: pongámos de acuerdo en el significado y utilización de los términos.

    Por cierto, como los defensores de “¿diálogo y el proceso de paz?” son los que se equivocan al utilizarlos ya no hace falta ponernos de acuerdo. Lo único que deben hacer es aceptar el significaedo y la utilización que les den los demás.

    Creo que estoy aprendiendo lo que significa democracia, diálogo… Es todo un lujo.

    Responder

  4. Bien estimado Julián:

    No es un ¡lujo ¡ sino:¡ UN ESFUERZO COMUN ¡.

    Pero Migel nos pagará ( prepárate el bolsillo Miguel ), “unas copas” en el verano del 2007 en Zaragoza, por la A-68, y alguna más por la “Expo”.

    Saludos y un abrazo a todos.

    Responder

  5. Julián, me parece entrever algo de sarcasmo en tu comentario, pero, no me molesta, es sano sacarnos los colores.

    Al utilizar dicha expresión, desde luego, que estaba pensando en los batasunos, que son capaces de adherirse a un lema de manifestación que incluye la palabra “diálogo”. Eso es utilizar el mismo significante, para darle distinto significado. Tu y yo, y el resto de personas que intervienen en esta bitácora, dialogamos, aunque no lleguemos muchas veces a acuerdo. No pasa nada por ello.

    Pero, quien usa el mismo lenguaje que los batasunos, y acepta sus términos, sin precisar con total claridad cual es su postura, perdona que lo diga así, y no me refiero a nadie en concreto es un bobo solemne.

    Y antes que alguien me lo recuerde, fue Aznar uno de los que uso el término MNLV, una auténtica memez y una estupidez que no conducía a nada, y no arreglaba nada, una auténtica concesión gratuita.

    Vitruvi, sobre ese post, te recomiendo que lees este otro:

    http://www.foroermua.com/html/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=27&mode=nocomments&order=0&thold=0

    Y a todos buen “finde”.
    Y Bon cap de setmana, y el resto que no se ofenda por no ir en su otra lengua, no doy para más.

    Responder

  6. J.I. te aseguro que al utilizar tus palabras en mi comentario no pretendía en absoluto sacarte color alguno, pues ya hace algún tiempo que cruzamos opiniones y algo comenzamos a conocermos. Pero es que me venía de perlas para ilustrar la, a mi juicio impertinente, insistencia de ciertos intelectuales y periodistas (y muchos políticos) en “sentenciar” mientras acusan a los demás de ignorantes, bobos o alienados.

    Todo el mundo tiene derecho a opinar pero no es cierto que todas las opiniones valgan lo mismo. Al margen de quien puede tener razón, unas están documentadas y tienen por fin aportar constructivamente (dejamé que ponga por ejemplo a A. Espinosa o a Fino dentro de este grupo que formamos). Por el contrario, muchas opiniones sólo pretenden, sin fundamento, jugar a las “teorías” indemostrables. Esto se da en todo el arco ideológico, y siempre hay una muchedumbre dispuesta a apuntarse al fregado sin reflexión alguna.

    Es lo que he estado tratando de transmitir en mis intervenciones, apoyando a un gobierno, por ser el nuestro, frente a los terroristas. Apoyando a un gobierno que no es de mi agrado ciertamente, pero convencido de que actúan desde la obligada legalidad, fieles a los principios que representan, que son democráticos (como lo son los que representan Rajoy o LLamazares) y con el grado de responsabilidad que les corresponde.

    Por todo ello me parece desolador la incapacidad que hen demostrado para organizar cuantas manifestaciones fueran necesarias desde la unidad, con un esfuerzo, que es mínimo, para encontar lemas comunes. La lucha política viene más tarde, en otros foros. Y las salidas de tonos hay que dejarlas para Peones Negros y quienes quieran sumárseles desde el sectarismo.

    Por supuesto tienes toda la razón al enfocar en una única dirección cuando tenenos que hablar de los “malos” de está película: los asesinos y quienes los apoyan, ETA y Batasuna.

    bo fin de semana (para que sean menos los ofendidos y como reclamo de las opiniones de los gallegos que no parecen mostrarse activos en este foro)

    Responder

  7. Estoy de acuerdo Julián:

    Los gallegos parece ser que están ” apáticos”. Será por aquello de que nunca se sabe si suben o bajan.

    Ahora lo de los “peones negros”, parece ser apoyados por un partido que ALGO MAS debería hacer en ¡ LO QUE ESTAMOS ¡ ¿ Quieres decir tú que no estan FINANCIADOS por algun miembro de este partido ?.

    Yo creo que es así, puesto que su causa fuera cívica y social habrian montado una ONG, socilitando la subvención correspondiente ( que haberlas haylas y en abundancia más que debida y menos “justificable” para su fín, pero que al final siempre se pagan con tal de que no salgan en un “telediario”.

    Saludos, y agradecido por el “bo” (buen) fin de semana.

    Arreveure ( hasta luego o hasta la vista).

    Se utiliza en un grupo de amigos que conoces y/o tienes confianza, de lo contrario se utiliza el término ” Adeu” que significa ” Adios” despedida final, y es trite su utilización.

    Es un ¡ lujo ( luxe) ¡ escribir ( escriure) en este foro ( en aquest forum).

    Un abrazo a todos

    Responder

  8. Primero, decir que siento no haber podido estar los últimos días, y no poder contestar a algunos comentarios.

    Amigo A. Espinosa, no estoy de acuerdo con eso de que un gobierno debe intentar acabar con el terrorismo explorando todos los caminos posibles. SÓLO HAY UNO: aplicar la justicia y la ley, haciendo que sobre cualquier asesino (sea cabeza rapada, latin King, maltratador, sicario colombiano, fanático islamista o etarra)caiga todo el peso del Estado de Derecho. Ése es el único camino, aquí y en Indochina, antes, ahora y siempre.

    La solución no está en la pena de muerte, ni en los campos de concentración, ni en los GAL. Por suerte estamos en un país democrático, y la LEY está por encima de TODOS, incluido el gobierno, y sobre todo por encima del gobierno. Y todas la leyes democráticas, inspiradas en el principio de justicia, nos dicen que frente al delincuente sólo cabe un camino, la aplicación de la ley, del derecho. Y sólo cabe una salida frente al “crimen organizado” (como los latin King, ETA, la mafia, los narcotraficantes etc.): detenerles, juzgarles y condenarles. Es decir, derrotar a los criminales es la esencia de cualquier país democrático que quiera perdurar. Un Estado de derecho sólo tiene un enemigo: aquel que infringe la ley.

    Por lo tanto sólo cabe un camino, amigo Espinosa, para resolver el terrorismo: aplicar la ley y derrotarles.

    Es cierto que hay soluciones más fáciles (la negociación o los GAL son probablemente atajos más eficaces). Por ejemplo durante la dictadura de Franco había menos delincuencia. También os propongo pasearos por La Habana ¡ni un delincuente! Qué gusto. Pero esa seguridad de las dictaduras tienen un precio mayor, LA LIBERTAD. (palabra por cierto un tanto defenestrada últimamente por la izquierda española).

    A J.I decirle que en la declaración de derechos fundamentales se encuentran los principios básicos a los que me refería (ya sé que en cualquier Constitución esos principios inspiran todo el articulado), pero donde aparecen con más claridad es en los preámbulos o los Títulos preliminares. Principios básicos, que si cambian, obligarán a redactar una nueva Constitución. Es decir, mientras esté vigente esa Constitución, esos principios son inmutables.

    Finalmente, Fino estilista, no te comparo con Groucho Marx (que más quisieras tú, o yo), sino que aceptas como propio aquello de lo que precisamente Groucho se mofaba. Y sinceramente, el relativismo se merece la burla.

    Un saludo.

    Responder

  9. Completo mi comentario anterior en mi contestación a A. Espinosa.

    Es cierto que caben diferentes políticas antiterroristas:

    1. Mayor eficacia y presupuesto policial.
    2. Acuerdos internacionales (de extradición, de colaboración policial etc)
    3. Mecanismos judiciales y procesales más eficaces.
    4. Medidas dentro de la UE.
    5. Medidas de reinserción y penitenciarias.
    6. Acuerdos políticos para lograr el aislamiento de los terroristas.
    7. Legislación más o menos dura en cuanto a penas.

    Etc.

    Ésto es una política antiterrorista concreta, que puede variar más o menos según gobierne el PP o el PSOE, y a éso es a lo mejor a lo que te refieres. Pero lo que yo quiero decir no tiene nada que ver, y que todavía NADIE me ha contestado (caramba, ¡debe ser más difícil que ponerse de acuerdo con los lemas de las manifestaciones!) es lo siguiente (y de verdad, si lo tenéis claro no debería costaros tanto):

    Frente a cualquier chantaje (ya sea de un terrorista o de cualquier otro delincuente) sólo caben dos posturas:

    1. Aceptar el chantaje (y pagar un precio)

    2. No aceptar el chantaje (e intentar acabar con el chantajista)

    ¿Cuál de las dos posturas aceptas? ¡Vamos, animaos a contestarme, que no es tan difícil, amigos!.

    Un ejemplo de lo planteado. En Irak, los gobiernos de Francia e Italia negociaron un precio con los secuestradores de sus nacionales, y éstos los dejaron en libertad. En cambio, los gobiernos de EEUU, Gran Bretaña o Japón no aceptaron el chantaje y no negociaron. Sus nacionales fueron asesinados.

    Yo no digo que el “no aceptar el chantaje” sea el camino más fácil, antes al contrario, suele ser el más doloroso y difícil. Es más, en muchos casos no es el más eficaz. El segundo supuesto, además, puede tener una variante antidemocrática (los GAL o la represión franquista, por ejemplo). Por eso hablo de aplicar la ley como principio básico.

    El problema es que un país puede tardar siglos en hacerse grande, pero sólo basta un mal gobernante para dejar de serlo. En EEUU, la población sabe que gobierne quien gobierne, nunca se aceptará el chantaje terrorista. Ellos (y yo) lo consideran un principio básico de la democracia, algo así como unaespecie de “antídoto” frente a cualquier síntoma de totalitarismo. Por eso los americanos nunca castigan a sus gobernantes por un atentado, antes al contrario, les apoyan más que nunca, porque creen en sus Instituciones y porque tienen unos principios democráticos básicos e inquebrantables. Ojalá se nos peguen esas cosas a nosotros. (Que no Guantánamo, por ejemplo).

    Un saludo.

    Responder

  10. Golfo,

    Golfo yo creo que ya te conteste, aunque quizás no fui suficientemente explicito.

    Nos planteas el dilema de aceptar un chantaje o no aceptar el chantaje. Vamos a ello.

    Trasladado al terreno del terrorismo, la alternativa es:

    Alternativa 1. Aceptar el chantaje de los terroristas y pagar un precio político
    Alternativa 2. No aceptar el chantaje de los terroristas y combatirlos hasta que depongan las armas.

    Para mí la respuesta es clara. Elijo la alternativa 2. No aceptar el chantaje de los terroristas y combatirlos hasta que depongan las armas.

    Por esa razón y no por otra en un escrito anterior ya escribía: “un gobierno, sea el que fuere, tiene el DEBER de acabar con el terrorismo”.

    Hasta aquí estaríamos de acuerdo. El problema surge porque para ti, sólo hay una manera de cumplir la alternativa 2. La tuya.

    En la medida en que mi alternativa (respetuosa con el estado de derecho) no coincide con la tuya, consideras que ya estoy en la alternativa 1. Es decir, si no hago lo que tú dices y como tú lo dices es que acepto el chantaje de los terroristas y estoy pagando un precio político.

    Pero si sabemos lo que piden los terroristas (los chantajistas) y en este caso lo sabemos:
    1.- Derecho de autodeterminación del pueblo vasco.
    2.- Anexión de Navarra.
    3.- Mesa de partidos.
    4.- Desactivación de medidas jurídico-policiales represivas.
    5.- Acercamientos de presos.
    6.- Legalización de Batasuna.

    Entonces, únicamente cuando se acceda a algunas de sus peticiones se estaría en la alternativa 2.

    Personalmente creo que los sucesivos gobiernos españoles desde la transición, incluido el de zapatero, se han mantenido en la alternativa 2. Sinceramente no tengo ni una sólo prueba de cesión en ninguna de las 6 peticiones explicitadas.

    Responder

  11. De la megaentrevista de El País, de hoy, extraigo algunas preguntas con sus correspondientes respuestas, he puesto un pequeño título introductorio a las respuestas que me han parecido más sobresalientes de destacar, ahí va eso:

    (Gracias al Blog de Arcadi Espada, que permite el enlace a la noticia)

    http://www.elpais.com/articulo/espana/ETA/solo/tiene/destino/fin/elpepuesp/20070114elpepinac_1/Tes

    1º Sobre la posibilidad de un atentado como el de Barajas;

    Pregunta. ” largo, duro y difícil”. Lo repitió usted muchas veces. ¿Se imaginó en alguna de ellas un atentado como el de Barajas?

    Respuesta. Uno siempre tiende a no imaginarse tragedias como el atentado de Barajas, aunque siempre he sabido que la responsabilidad de afrontar un proceso de paz, por las experiencias similares que ha habido, comporta situaciones muy difíciles.

    P. Entonces no era eso lo que tenía en la cabeza…

    R. No.

    P. ¿Qué es lo que tenía entonces en la cabeza? Porque yo sí pensé en algún momento que usted podía estar refiriéndose a un atentado.

    R. Hay acciones que pueden estar en el terreno de la violencia, de distinto alcance y de distinta naturaleza. Un atentado de las características del de Barajas no era pensable por nadie. Desde luego, no era pensable por el Gobierno. Obviamente no estaba en las previsiones del Gobierno y supone sin duda alguna una acción de ruptura del diálogo.

    2º Negociación con ETA;

    P. “Nunca volveré a negociar con ETA”. ¿Puede asumir esa formulación?

    R. Hoy es un debate que no tiene sentido. No tiene ningún sentido porque acabamos de poner punto final a un diálogo que ha roto de manera cruenta ETA. Hoy hay que hablar del mañana, del mañana inmediato. De la respuesta que desde el punto de vista del Estado de derecho, desde el punto de vista de la política, demos a la situación que ha creado ETA.

    P. Perdone que vuelva a las discrepancias: quizá las palabras del ministro se malinterpretaran, pero The New York Times afirmó, tras una entrevista con Rubalcaba, que el Gobierno nunca volvería a negociar con ETA. “Never again”, en inglés.

    R. Vuelvo a insistir, no hay ninguna discrepancia. En fin, comprendo la insistencia, pero no es éste el momento de hablar del futuro. De verdad. Y creo que en la lucha antiterrorista hay cosas que debe uno tener muy claras. Y una de ellas es no anticipar nada que pueda beneficiar a los violentos. Hoy debemos tener como objetivo principal ganar más ciudadanos en Euskadi a favor del fin de la violencia. Lograr un gran consenso nacional en la lucha contra el terrorismo. O refundar un gran consenso nacional en la lucha contra el terrorismo, en lo político, en lo social. Y ahí es donde el Gobierno va a trabajar de una manera más intensa. Y, por supuesto, hacer que todos los medios del Estado de derecho estén en el papel que desempeñan: la Justicia, las Fuerzas de Seguridad del Estado, la legislación, que la tenemos bien preparada y adaptada para combatir el terrorismo.

    3º Compromisos con ETA y diálogo:

    P. En los últimos comunicados de ETA siempre ha flotado la idea o el sobreentendido de que el Gobierno había asumido ciertos compromisos en las conversaciones previas que desembocaron en la declaración de alto el fuego del 22 de marzo. ¿Hubo compromisos previos con ETA o no?

    R. El único compromiso que tiene el Gobierno, que tenía en el proceso, el que tiene, es el fin de la violencia, con diálogo. Y como afirmé en la declaración del 29 de junio, en la que anuncié en el Parlamento la fase de autorizar el diálogo, hacer todo el proceso con respeto a los principios de legalidad, por supuesto. Y a los principios democráticos. Y no voy a entrar en ninguna de las valoraciones que hacen los comunicados de ETA. Y mucho menos después del atentado del 30 de diciembre pasado.

    4º ¿Autocrítica?

    P. ¿Algo de autocrítica?

    R. Estos días, preparando la comparecencia parlamentaria, he reflexionado. Porque también ha estado presente en la opinión pública que no hay autocrítica. Hay autocrítica. Hemos vivido en democracia varios procesos de diálogo para el fin de la violencia. No recuerdo en ninguno que se planteara a ningún Gobierno, ni que estuviera presente en la opinión pública y, por supuesto, nunca en los partidos, si se han cometido errores o si hay que hacer autocrítica. Es la primera vez que sucede. También es la primera vez que un presidente de Gobierno va a comparecer en un Parlamento después de un atentado y tras la ruptura de un proceso de diálogo por parte de ETA.

    5º Dentro de un año estaremos mucho mejor;

    P. En cualquier caso, el análisis de toda esa información le llevó a declarar el día 29, apenas unas horas antes del atentado, que, respecto al proceso de paz, España iba a estar “mucho mejor” dentro de un año. La frase seguramente quedará en la memoria como una de las más desafortunadas de su mandato. ¿Fue ingenuidad? ¿Fue un enorme error de apreciación?

    R. Si no se contextualiza globalmente… Había un dato objetivo, que me ha parecido siempre relevante en las expectativas para un final dialogado. El dato es más de tres años y medio sin víctimas mortales por parte de ETA. No había ningún periodo en la democracia con tanto tiempo sin víctimas mortales. Siempre ha sido para mí un dato muy importante y la percepción y la información que teníamos era que eso podíamos llegar a consolidarlo. Como todo el mundo puede entender, la primera obligación, la primera tarea, el primer deber de un presidente del Gobierno es evitar que haya atentados, evitar que haya terrorismo. Yo comparaba cómo estaba la situación hace cinco años, hace cuatro, hace tres, hace dos. El proceso evolutivo era positivo. Y evidentemente, al día siguiente, se demostró que no tenía razón de una manera palmaria y clara. Por tanto, no fue una apreciación acertada. Ahora bien, seguiré…

    P. ¿Lamenta haber hecho esas declaraciones?

    R. Lamento sobre todo que la expectativa general que existía, más allá de la declaración, era bastante favorable a que en esta ocasión podía llegarse a un fin de la violencia, y que no se cumpliera. Que lo tuviéramos relativamente cerca. Esa expectativa favorable la he percibido en la calle en muchas ocasiones con mucho apoyo. Lógicamente, ese día se derrumbó esa expectativa de una manera tan dura como es la muerte de dos seres humanos. Eso es, sí, lo que más he lamentado, evidentemente. Ahora, voy a seguir trabajando con todo mi esfuerzo para que dentro de un año, y dentro de seis meses, podamos haber ganado terreno en favor del fin de la violencia. Antes lo dije de una manera, creo, bastante entendible. Creo firmemente en el fin de la violencia, y si no, no podría trabajar con ello, sabiendo como he sabido que es una tarea dificilísima…

    6º Señales de que algo marchaba mal:

    P. Más allá del descarrilamiento final que supone el atentado en Barajas, resulta evidente que desde el principio algo empezó a ir mal. El proceso se empezó a apartar muy pronto de las líneas que usted mismo había trazado inicialmente: no mezclar las dos mesas, la violencia en las calles, que no sólo nunca acabó del todo sino que empezó a rebrotar con fuerza, el robo de las pistolas en Francia. Visto en retrospectiva ¿dónde cree ahora que empezó a naufragar todo?

    R. Eso ha tenido sólo un punto determinante de naufragio, que ha sido el atentado. Que íbamos a tener situaciones complicadas, difíciles, retrocesos, parones, eso estaba dentro de la lógica de una tarea de esta naturaleza. Y además hay algo que es muy extraño. Y es que el tiempo ha sido relativamente breve. Han transcurrido seis meses desde que de una manera formal autoricé que hubiera representación del Gobierno en diálogo con representantes de ETA. Es poco tiempo. Es poco tiempo para que se haya producido lo que se ha producido el día 30. Poco tiempo, objetivamente, para lo que representa un proceso de esta naturaleza, teniendo en cuenta de dónde venimos y lo que supone afrontar los múltiples laberintos que tiene el hacer que una banda terrorista con tanta historia ponga fin a su actividad.

    7º Hasta aquí hemos llegado;

    P. Sabiendo lo que sabe ahora, y cómo ha acabado todo, ¿en qué momento volvería atrás y diría: “¡Basta! Hasta aquí hemos llegado?”.

    R. No, eso es imposible planteárselo. Supongo que es un ejercicio interesante, pero es imposible. Hemos estado tres años y medio sin víctimas mortales. Ahora hemos tenido la tragedia de dos víctimas con este atentado y mi objetivo, reitero, es que no haya atentados, que no haya víctimas mortales, desde la democracia, desde la política, desde el Estado de derecho, desde la justicia y desde la ley. Y todo el mundo puede entender que un Gobierno tiene que trabajar en muchos frentes ante esta tarea. Y tiene que trabajar, a poder ser, con el máximo apoyo en este tema, con el máximo apoyo social, ciudadano, político, de opinión… pero, bueno, de eso hablaré en el futuro.

    8º Participación de Batasuna en las elecciones;

    P. Está descartado, por tanto, que puedan participar en las elecciones municipales del 29 de mayo…

    R. No se me alcanza cómo, no. Está en sus manos, está en sus manos. Tanto que hablan de crear las condiciones democráticas: la primera condición democrática que hay que crear es poner fin a la violencia. Es la primera condición democrática, la primera. Decir no a la violencia. A partir de ahí, existe un espacio en el que, sin duda alguna, todos los Gobiernos, desde luego éste, la democracia, los partidos políticos, estarán en la mejor disposición para que el destino sea distinto a lo que hemos vivido.

    Que cada cual, extraiga sus conclusiones.

    Responder

  12. Os traigo algo del blog de Rosa Díez, unas reflexiones que comparto:

    “Y luego están los que quieren apropiarse de la voluntad de la inmensa mayoría de las gentes que se manifestaron por las calles de Madrid y que lo hicieron –estoy plenamente segura –verdadera y exclusivamente contra ETA, más allá de las intenciones que pudieran tener algunos de los convocantes. Están esos que hacen discursos pidiendo “un cordón sanitario contra la derecha”; o sea, los que quieren excluir a diez millones de españoles. Están también los que portan una pancarta frente a la sede del PP en la que homologan a las víctimas con sus verdugos. Están los que siguen insistiendo en ese discurso tan obsceno de que “el PP nunca ha querido la paz, sólo quiere desgastar a Zapatero…”. Me pregunto si son conscientes de que al hablar así del Partido Popular y no de fulanito o zutanito, al situarles como enemigos, al homologarles con sus verdugos –con nuestros verdugos– están insultando a diez millones de ciudadanos que votan esa opción; y a millones de demócratas que no les votamos pero que distinguimos bien entre adversarios y enemigos. ”

    “Estamos jugando con fuego. Hay quien se empeña en que olvidemos; que olvidemos quien es quien; quien da la mano a los verdugos; quien jalea a los verdugos; y quien sigue viviendo perseguido y sin libertad. No debemos olvidar. No debemos permitir que nadie tergiverse la realidad de las cosas. El enemigo es ETA. Los verdugos están todos en ETA. Las víctimas son todas inocentes. El PP forma parte de las víctimas. El PP –a quien se le podrá criticar su política todo lo duramente que se quiera y con todo derecho– es de los nuestros. En la batalla contra el terror, es de los nuestros. En la batalla por la libertad, es de los nuestros. Al menos, es de los míos.”

    El resto lo podéis encontrar en su blog al que se accede desde Basta Ya

    http://www.bastaya.org/www2/portada.php

    Un saludo

    Responder

  13. 1. el problema es ETA
    2. el problema para solucionar el problema son los partidos políticos.
    tenemos ETA para rato, mientrastanto nos tienen entretenidos.
    Miguel, que pasa con lo de el alcalde de Fago?

    Responder

  14. Estimado A. Espinosa.

    El planteamiento pudiera parecer demasiado estricto (o con ellos o contra ellos), pero al final (y por eso puse el ejemplo de Irak) todo chantaje (sea terrorista o de otro tipo) te obliga a optar por dos caminos nada más.

    A mi lo que no me vale es que se utilice el segundo camino de forma tan ambigua que al final desemboquemos o estemos en realidad en el primero.

    Si el gobierno, como tú dices, ha optado por el camino de la derrota, entonces sinceramente NO ENTIENDO NADA DE LO QUE ESTÁ PASANDO EN ESPAÑA.

    ¿Para qué romper el consenso, para qué acabar con el Pacto antiterrorista, para qué hablar de paz cuando se debería hablar de derrota, para qué llevar el tema a Estrasburgo, para qué sentarse con Batasuna etc. etc.?

    Ante todo agradecerte la respuesta a mi particular planteamiento. Gracias por ser el único que se ha mojado. Si el gobierno (y las informaciones que hoy tenemos me hacen dudar seriamente) ha optado por derrotar a ETA aplicando los mecanismos que nos da el Estado de Derecho, ¿para este viaje eran necesarias esas alforjas?

    Discrepo contigo. A mi me parece que de verdad el gobierno se ha adentrado en el primer camino (el del pago del precio político), por eso sólo lo ha podido recorrer con sus socios nacionalistas e IU, que siempre lo han reivindicado y siguen haciéndolo (te remito al lema de Bilbao), pero es que además está en su derecho de hacerlo si considera que ésa es la única fórmula para acabar con el terrorismo. ¡Pero que lo diga claramente!. Para mi es un camino absolutamente equivocado, y adentrarse en él sin calcular las consecuencias debería implicar responsabilidades políticas. Al fin y al cabo la negociación con ETA nunca apareció en su programa electoral. Es una apuesta personal. Y como en todas las apuestas, el que pierde…..paga.

    Un saludo.

    Responder

  15. Golfo, si no te he contestado, es porque creo que estoy dejando bien claro que con los terroristas no se negocia nada, medie chantaje o no medie chantaje. Se debe aplicar la ley, y nada más.

    Otro punto que se está pasando por alto, es la diferencia entre negociar, y la aplicación de medidas de gracia o de reinserción o de política penitenciaria. Eso es otro tema, y que sólo procede cuando un delincuente colabora con la Justicia.

    Se confunde demasiado a menudo negociar, con posibles medidas de política penitenciaria, que hipotéticamente se podrían adaptar, para aquellos que colaborasen con el fin del terrorismo.

    Responder

  16. J.I, comparto totalmente lo que dices, y efectivamente, tú has dejado muy claro en anteriores escritos cual era tú postura. Siento la generalización que he hecho.

    Yo estoy seguro de que no hay nadie (salvo el radical de turno) que no esté de acuerdo con medidas de gracia o de reinserción, también de acercamiento de presos, una vez que los asesinos dejen definitivamente de matar y aterrorizar a la población. Un Estado de Derecho (y España por suerte todavía lo es) debe caracterizarse por aplicar la justicia, y eso, en ocasiones, requiere ser magnánimo.

    Pero esto, y comparto tú opinión, no es negociar.

    Donde verdaderamente se confunde la gente es en no saber distinguir entre negociar y dialogar.

    Yo estoy de acuerdo con que se hable con los terroristas, se les sondee para saber si efectivamente tienen intención de abandonar y entregar las armas y entregarse a la justicia. Si es sólo ése y nada más que ése el asunto a debatir (como ocurrió en Argel o en Suiza), me parece correcto, porque es función del Estado intentar acabar con el terrorismo empleando todos los métodos que la ley te permite. Ejemplos como la negociación o los GAL en cambio la superan, dado que el gobierno que lo haga se está extralimitando en ambos casos tanto en sus funciones como en el empleo de la fuerza que el Estado le otorga. Estaríamos, si lo aceptáramos, incurriendo en un peligroso y arbitrario uso del poder.

    Negociar es otra cosa. Negociar implica dos partes en posición de igualdad (que en los negocios jurídicos se llaman “partes contratantes”) que están dispuestas a ofrecer y a obtener una contraprestación. Y eso, precisamente es a lo que me refiero con pagar un precio. Sólo el hecho de sentarse a negociar supone ya un precio porque aceptas al otro como interlocutor en un mismo nivel (Estado y terroristas) al que le vas a proponer una contraprestación política. ¿Os imagináis a Bush negociando con Bin Laden? Un Estado no puede nunca permitirse eso.

    Una vez abandonadas las armas, y convertido en grupo político legal, ya nada impedirá que se negocie con ellos (entonces si) en donde siempre debe hacerse en una democracia, es decir, en el Parlamento de turno.

    Un saludo.

    Responder

  17. He visto el debate en televisión sobre el terrorismo, y he de reconocer que me he quedado un tanto triste.

    Primero tenemos un presidente cuya política de pactos y de desarrollo territorial se ha basado (no seamos hipócritas) en aislar al PP y en acercarse a los nacionalistas y a ETA, y como éstos han abogado siempre por la negociación, la ecuación era muy fácil de resolver. Parece que ahora regresa a las tesis del PP y afirma que sólo cabe la derrota del terrorismo. ¡Bienvenido a nuestras tesis, señor presidente, ya era hora!. Pero entonces ¿será capaz de convencer a Ibarretxe, a Carod Robira o a Madrazo de renunciar a la negociación? Personalmente permitidme que lo dude.

    Luego, el señor Rajoy, parlamentario brillante en otras ocasiones, hoy no ha sabido tener la cintura necesaria. Se puede reprochar al gobierno lo mal que ha gestionado todo, pero si el presidente ha reconocido el error, y habla de un gran Pacto entre todas las fuerzas políticas para derrotar al terrorismo, sé inteligente y tiéndele la mano, caray, sin por ello dejar de criticarle y de comentarle lo poco fiable que es. Tendría entonces que haberle recordado que el Pacto antiterrorista no es excluyente, y que puede ser firmado por todos los partidos (lo que ocurre es que no quisieron). Ahí entonces le habría dejado en fuera de juego.

    Mal Zapatero, y mal también Rajoy. Una nueva oportunidad perdida. Qué se le va a hacer.

    Un saludo

    Responder

  18. El pacto antiterrorista (PSOE-PP) no es excluyente? Será que no he entendido bien el preámbulo…

    Responder

  19. Vitruvi, creo que si te has leído el preámbulo, en mi opinión, no lo has entendido correctamente.

    El preámbulo no excluye a ningún partido político (ni a CIU, BNG, ERC, IU etc.), tan sólo hace una referencia al PNV y EA, y dice textualmente que en la medida en que CONTINÚEN EN LIZARRA (O ESTELLA) no podrán incorporarse al pacto. Dado que posteriormente tanto el PNV como EA declararon finiquitado el pacto de Lizarra, ya no había ningún motivo para no incorporarse al pacto antiterrorista. ¿O es que sigue vigente Lizarra en la sombra?

    Eso es tanto como decir que, sabiendo que España no podía incorporarse a la CEE mientras estuviera Franco, eso hubiera significado que jamás nos hubiéramos podido incorporar una vez desaparecido el régimen.

    Si tienes otra interpretación distinta del preámbulo del pacto, dímela y concrétame de dónde la sacas.

    Un saludo

    Responder

  20. en el momento de la firma era vigente. ahora también está finiquitado (caducado) el pacto PSOE-PP.
    es posible hacer un nuevo pacto sin exclusiones tácitas?

    Responder

  21. Dependerá del texto del nuevo pacto, de sus requerimentos, de sus objetivos primordiales…

    ¿Para qué un nuevo pacto si el que había parecía funcionar? ¿Debe el nuevo pacto reformularse para que todos tengan cabida en él, o por el contrario quien quiera entrar debe firmar sin más el actual? ¿Era el pacto, en su día, además de un arma efectiva para la lucha contra ETA, una manera de arrinconar al resto de partidos que no fueran los dos grandes? ¿Será el nuevo pacto, a su vez también, una manera de dejarse fuera al PP, aunque sea tácitamente? ¿Se está a lo que se está?

    Yo veo maquiavelismo por todas partes. Pero desde luego, quien se lleva la palma (desde la transición) es el PSOE. Qué tíos, tú, están siempre en el meollo del consenso.

    Responder

  22. Vitruvi, mira que por más que lo leo (hoy lo he vuelto a repasar) no veo ninguna exclusión tácita en el preámbulo. La referencia al PNV y EA sólo es aplicable para el caso de que siguieran en Lizarra. Lo que se excluye realmente es Lizarra.

    Un ejemplo. Yo juego en la liga inglesa de fútbol, pero quiero jugar al mismo tiempo en la liga española. Pues bien, aunque quisiera no puedo. Tendré de dejar de jugar en la liga inglesa para jugar en la española. ¿Se me está excluyendo de la liga española? No. Pero para ello debo cumplir los requisitos marcados. Eso es lo que hicieron PP y PSOE. Una vez abandonado Lizarra, nada impedía ni impide hoy sumarse a estos dos grupos al pacto antiterrorista, y tampoco al resto, a pesar de la llamada a sumarse a todos que aparece en el propio Pacto.

    Pero me temo que lo que pasa en realidad es que no quieren, porque la mayoría está por la negociación (como ayer se demostró), que es incompatible con los principios básicos del Pacto.

    ZP ayer se la intentó clavar una vez más a Rajoy, pero ya no cuela.

    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *