Afganistán

La guerra que se aproxima a nuestros hogares: ¿apoyará el presidente del Gobierno español a Obama en la guerra de Afganistán? ¿participarán nuestros soldados en misiones de combate? El idilio Europa (España)-Obama pronto saltará por los aires. Durará el tiempo que tarde el recién elegido presidente de EEUU en descubrir la hipocresía europea (y española). El apoyo europeo no irá más allá de los gestos simbólicos y se mantendrá sólo en tanto en cuanto EEUU siga realizando el trabajo sucio.

Afghanistan's Korengal Valley

U.S. Army Spc. Kyle Stephenson grimaces from the sound of outgoing shots during a firefight October 28, 2008 in the Korengal Valley in eastern Afghanistan. American forces from 2nd Platoon Viper Company of the 1-26 Infantry had occupied a strategic mountaintop when they were fired upon by Taliban insurgents. (John Moore/Getty Images). Más fotografías en The Big Picture: Afghanistan’s Korengal Valley.

¿Es válida la teoría causa (invasión de Afganistán) – efecto (atentados)? A la vista de los datos objetivos la respuesta es NO pues la actividad terrorista de Al-Qaeda comienza a principios de los años noventa. En realidad, el islamismo radical nunca ha necesitado causa alguna para cometer asesinatos indiscriminados aunque, como es lógico, eligen cuidadosamente tanto el momento como las potenciales víctimas. Conocen los puntos más débiles de las sociedades occidentales y no dudan en explotarlos convenientemente. Ni antes ni después de perpetrar una masacre necesitan buscar justificación alguna: la propia sociedad occidental se las sirve en bandeja en forma de excusas como la falta de democracia, la pobreza, la invasión de Iraq o el conflicto palestino. Al parecer ya nadie se acuerda de las amenzazas de Osama Bin Laden justo después del ataque a Afganistán: cuando todo el mundo esperaba un panfleto antiamericano, la (re)conquista de Al-Andalus apareció en el discurso de aquél como uno de los objetivos principales de su organización.

Atentados cometidos por Al-Qaeda desde 1994 hasta la invasión de Afganistán (OCT/2001):
11/12/1994:
Sobre Minami Daito Island, Filipinas. Objetivo: avión. Consecuencias: 1 muerto y 10 heridos.
07/08/1998: Nairobi, Kenya. Objetivo: Embajada de EEUU. Consecuencias: 254 muertos y más de 5.000 heridos.
07/08/1998: Dar es Sala’am, Tanzania. Objetivo: Embajada de EEUU. Consecuencias: 10 muertos y 77 heridos.
12/10/2000: Aden Harbor, Yemen. Objetivo: barco de guerra estadounidense (USS Cole). Consecuencias: 15 muertos y 33 heridos.
09/11/2001: Afganistán. Objetivo: Ahmed Shah Massood, líder de Afghanistan’s Northern Alliance. Consecuencias: 2 muertos.
11/11/2001: New York y Washington DC., Estados Unidos. Objetivo: Edificios civiles y el Pentágono. Objetivos: 3.600 muertos y miles de heridos.
(FUENTE: http://www.ict.org.il/)
NOTA: me he limitado a a señalar los atentados más importantes de Al-Qa’ida pero si añadiéramos los cometidos en distintos países por otros grupos radicales de corte «islamista», la lista sería bastante más larga.

Para la UNESCO, la crítica situación de la mujer en Afganistán no era nueva cuando los famosos atentados del 11 de septiembre conmocionaron a la opinión pública:

  • Mujeres de Kabul (Octubre de 1998): Desde la llegada, en septiembre de 1996, de los nuevos amos de Kabul, el apartheid ha hecho su aparición en Afganistán. Una segregación basada no en el color de la piel, sino en el sexo.
  • Spojmai Zariab: una escritora contra la pesadilla afgana (Marzo de 2001). La escritora afgana Spojmai Zariab, exiliada en Francia desde 1991, denuncia sin descanso las guerras que devastan su país desde hace un cuarto de siglo.
  • Mujeres afganas: El saber y la resistencia (NOVIEMBRE DE 2001). La única universidad que recibe mujeres en Afganistán se encuentra en Faizabad, en el norte del país, región que no está bajo control de los talibanes. Antoinette de Jong fotografió a las jóvenes que allí estudian en abril de 2000. También desde allí, Chekeba Hachemi, responsable de una ONG, nos ha hecho llegar su testimonio sobre los sufrimientos, pero también sobre la resistencia de sus compatriotas.

Pero da lo mismo: a nuestra maravillosa sociedad le importa un pimiento la situación del llamado tercermundo.
Cuando el Norte mira a los pobres: Después de los atentados contra Estados Unidos, numerosos comentaristas se han preguntado por qué Occidente conoce tan mal la vida y los problemas del mundo en desarrollo. El autor de un importante estudio sobre el tema analiza las razones.