Africa

La gorila Ndakasi da su último aliento en brazos de Andre Bauma. Foto de Brent Stirton.
La gorila Ndakasi da su último aliento en brazos de Andre Bauma. Foto de Brent Stirton.

República Democrática del Congo en 2007: una gorila con tan apenas dos meses de vida se aferra al cadáver de su madre e intenta en vano mamar. Fue la única que sobrevivió aquel día a una matanza que se cobró la vida de nueve gorilas de montaña en peligro de extinción. Andre Bauma, un guarda del Parque Nacional Virunga, la protegió con su cuerpo de la lluvia que caía, comenzando así una relación de amistad y amor que ha durado trece años.

La gorila recibió el nombre de Ndakasi y fue trasladada al Centro Senkwekwe del mencionado parque, un santuario creado para cuidar de los gorilas de montaña huérfanos. Fue llamado así en honor al magnífico lomo plateado que recibía tal nombre y que fue abatido ese mismo día junto al resto de su familia.

El 26 de septiembre de 2021, tras una larga enfermedad, Ndakasi murió en brazos de Andre Bauma. El fotógrafo Brent Stirton estuvo presente en el momento de su rescate y también en el de su muerte, y plasmó en imágenes la grandeza del amor: Ndakasi, second life and death.

Don Francisco de Arobe
Don Francisco de Arobe

El Smithsonian Institution es un centro de educación e investigación que posee además un complejo de museos asociado. Está administrado y financiado por el Gobierno de los Estados Unidos.

Uno de ellos es el Museo Nacional de Arte y Cultura Afroamericana, y es noticia porque acaba de lanzar una nueva iniciativa digital que brinda una experiencia que incluye una presentación multimedia de las narrativas históricas, colecciones y recursos educativos del mencionado museo: Searchable Museum.

El espacio físico del museo se ha transformado en una experiencia en línea que combina activos de colecciones digitales existentes y de nueva creación, exhibiciones digitalizadas, componentes multimedia, como modelos 3D, videos y podcasts de audio, y tecnologías de vanguardia para ofrecer una tecnología virtual innovadora. El sitio también responde a los intereses de los usuarios, ofreciendo oportunidades para investigar temas específicos a través de enlaces a contenido en línea relacionado y recursos educativos, lo que permitirá compartir nuevos artefactos de las colecciones del museo por primera vez.

La primera exposición digital del proyecto ya está disponible. Se trata de la exposición Esclavitud y libertad, un apartado fundamental de las Galerías de Historia David M. Rubenstein del museo, completamente reinventada para el espacio digital.

Está accesible en www.SearchableMuseum.com. El sitio web es gratuito y no requiere registro.

Una cría de elefante huérfana recibe los mimos de un cuidador en el Santuario de Elefantes Reteti. Fotografía: Ami Vitale.
Una cría de elefante huérfana recibe los mimos de un cuidador en el Santuario de Elefantes Reteti. Fotografía: Ami Vitale.

Un movimiento conservacionista centrado en las comunidades locales está tomando un gran impulso en el norte de Kenia donde está surgiendo una nueva forma de proteger la vida salvaje. No se trata tan solo de preservar los recursos naturales sino de crear empleo y nuevas oportunidades para las personas que habitan esas zonas.

Namunyak Wildlife Conservancy en el condado de Samburu, en el norte de Kenia, alberga el primer orfanato de elefantes de propiedad comunitaria en África. El Reteti Elephant Sanctuary fue inaugurado oficialmente por el gobernador del condado de Samburu, SE Moses Lenolkulal, el 20 de agosto de 2016.

El refugio se estableció con el objetivo de rescatar y después liberar en la naturaleza crías de elefante huérfanas y abandonadas, mientras que al mismo tiempo generaba beneficios para las comunidades que viven junto a ellos. El proyecto va más allá de los métodos tradicionales de conservación ya que busca la recuperación de sus paisajes y la coexistencia con la fauna salvaje. Se demuestra así que la naturaleza puede proporcionar una economía sostenible para las poblaciones que ocupan estos maravillosos ecosistemas.

Petronella Chigumbura, una integrante de las Akashinga -unidad de lucha contra la caza furtiva formada únicamente por mujeres-, realiza unas prácticas de reconocimiento del terreno en Zimbabue.
Petronella Chigumbura, una integrante de las Akashinga -unidad de lucha contra la caza furtiva formada únicamente por mujeres-, realiza unas prácticas de reconocimiento del terreno en Zimbabue.

Las Akashinga (las «valientes» en lengua shoma) son un cuerpo de seguridad formado únicamente por mujeres cuya función es proteger a la fauna salvaje de los cazadores furtivos. La Fundación Internacional contra la Caza Furtiva creó está unidad no solo con la intención de proteger a los animales sino también para dar una oportunidad a las mujeres.

Buscaron madres solteras desempleadas, esposas abandonadas, sobrevivientes de abuso sexual y físico, esposas de cazadores furtivos en prisión, viudas y huérfanas. Su fundador, Damien Mander, un australiano exmilitar de las fuerzas especiales que lleva más de diez años entrenando guardias en Zimbabue, llegó a la conclusión de que en muchos aspectos las mujeres eran más adecuadas para el puesto de guardianas.

¿Quién mejor para proteger animales explotados, razonaba Mander, que mujeres víctimas de la explotación? Brent Stirton retrató su duro entrenamiento y vida en Akashinga: The brave ones.

En Amani, pasado y presente se entrelazan. Cerca de la biblioteca, apenas utilizada pero bien conservada, hay un instructivo letrero que reza: «Reino del conocimiento y del silencio»
En Amani, pasado y presente se entrelazan. Cerca de la biblioteca, apenas utilizada pero bien conservada, hay un instructivo letrero que reza: «Reino del conocimiento y del silencio»

En una cima del nordeste de Tanzania, en lo alto de los montes Usambara, los recuerdos son cosas tangibles. La exuberante selva está salpicada de edificios decimonónicos. Los árboles y las plantas medicinales europeos, etiquetados en latín, se mezclan con las especies locales. El instrumental científico y una biblioteca muy bien surtida están preparados para su uso. Esto es lo que queda del Centro de Investigación de Amani Hill, una visión de lo que sería el futuro que se ha quedado congelada en el tiempo. También es lo que atrajo a la fotógrafa siberiana Evgenia Arbugaeva al África oriental hace dos años. Su propósito era documentar la nostalgia que pervive en este lugar y crear imágenes que «recuperen la atmósfera de este sitio oscuro y mágico». Jeremy Berlin (National Geographic, 2017).

Amani fue fundado por los alemanes a finales del siglo XIX como jardín botánico y plantación de café. Tras la II Guerra Mundial, pasó a ser un centro británico para la investigación contra la malaria y en 1979 pasó a depender del Instituto Nacional de Investigación Médica de Tanzania. En 2017 aún quedaban más de treinta personas en plantilla que vivían en lo que queda de las casas sin agua ni electricidad.

Para Geissler, antropólogo de la Universidad de Oslo,  el trabajo de Arbugaeva logró convertir en imágenes los recuerdos y las antiguas rutinas de los trabajadores: «Eso nos ayuda a leer los vestigios de un pasado metódico y disciplinado, de una idea de progreso en medio de un paisaje que parece no ser más que ruinas y pérdidas». Sus fotografías captan una sensación de «nostalgia colectiva de [...] una modernidad nunca alcanzada».

John Mganga, de 67 años, es un antiguo técnico del centro de Investigación de Amani Hill. Desde 1970 hasta 1977 trabajó con el entomólogo británico John Raybould, atrapando especímenes con redes para insectos.John Mganga, de 67 años, es un antiguo técnico del centro de Investigación de Amani Hill. Desde 1970 hasta 1977 trabajó con el entomólogo británico John Raybould, atrapando especímenes con redes para insectos.

En uno de los cuatro laboratorios del centro, bajo una campana de cristal, hay un ratón blanco perteneciente a una colonia iniciada hace años. Un técnico sigue criando a los roedores por si hicieran falta para investigaciones futuras.En uno de los cuatro laboratorios del centro, bajo una campana de cristal, hay un ratón blanco perteneciente a una colonia iniciada hace años. Un técnico sigue criando a los roedores por si hicieran falta para investigaciones futuras.

Seguir leyendo ...

Kya Sands / Bloubosrand, Johannesburgo (Sudáfrica)
Kya Sands / Bloubosrand, Johannesburgo (Sudáfrica)

Mediante la fotografía aérea, el fotógrafo Jonny Miller sitúa ante nuestros ojos un mundo de desigualad, de pobres y ricos, de barreras infranqueables; en definitiva, una división dramática en lugares que tienen su propia historia: Unequal Scenes.

Africa remix: el arte contemporáneo de un continente (en francés). Este proyecto surge con la finalidad de ofrecer un panorama de las manifestaciones artísticas más representativas que se han sucedido en los últimos años en el inmenso continente africano. Con el trabajo de artistas jóvenes y no tan jóvenes, Simon Njami, el comisario de la muestra, pretende dar a conocer de qué manera los creadores africanos se han integrado dentro de las tendencias artísticas desarrolladas recientemente en el ámbito internacional.

Figure with bowl. Yoruba peoples, Ekiti region, NigeriaTreasures: Masterpieces from the Smithsonian’s National Museum of African Art’s collection and special loans from private collections throughout the United States–many of which have never been exhibited publicly in this country–are currently on view in a newly renovated gallery in the museum. Y cuando acaben de ver esta muestra de esculturas, no se olviden de pasar por las páginas dedicadas a la colección permanente.


Figure with bowl
Yoruba peoples, Ekiti region, Nigeria
Early 20th century
Wood, pigment
Height 53.3 cm (21 in.)
Collection of Charles and Kent Davis