Arquitectura

Fotografía: Miguel Moliné. Localización: Catedral de la Theotokos (Madre de Dios) de Vilna (Lituania). Fecha: 01/10/2019. Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/9 - Velocidad de obturación: 1/160s - Sensibilidad ISO: 200.
Fotografía: Miguel Moliné. Localización: Catedral de la Theotokos (Madre de Dios) de Vilna (Lituania). Fecha: 01/10/2019. Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/9 - Velocidad de obturación: 1/160s - Sensibilidad ISO: 200.

La Catedral de la Theotokos (Madre de Dios) de Vilna (Lituania) fue construida durante el reinado del Gran Duque de Lituania Algirdas para su segunda esposa ortodoxa Uliana de Tver, finalizando las obras en 1348. Se levantó, por tanto, antes de la cristianización de Lituania, cuando el Gran Ducado de Lituania era el último estado pagano de Europa. La iglesia está situada en una pintoresca orilla del río Vilnelė, junto a la iglesia de Santa Ana y el complejo Bernardino, construidos posteriormente.

Tras la conversión de Lituania al catolicismo romano, la catedral ortodoxa fue protegida por los príncipes Konstanty Ostrogski y Konstanty Wasyl Ostrogski, que la restauraron tras el derrumbe de la cúpula en 1506. Tras su muerte, la iglesia católica uniata se hizo cargo de la catedral en 1609 y fue reconstruida en un típico estilo de la región.

No fue la única reforma acometida en la Catedral porque a lo largo de su historia fue destruida o abandonada en varias ocasiones:

En 1748, la catedral fue abandonada tras un gran incendio y el edificio se utilizó para otros fines. En 1785 se reconstruyó en estilo barroco. La catedral fue destruida de nuevo por el ejército ruso durante el levantamiento de Kościuszko.

En 1808, un prelado local vendió el edificio abandonado a la Universidad de Vilna, que lo modernizó en 1822 en estilo neoclásico por Karol Podczaszyński. Después, el edificio albergó un aniteatro anatómico, una biblioteca y otras instalaciones universitarias durante medio siglo.

La antigua catedral fue confiscada y transferida a la Iglesia Ortodoxa Rusa por iniciativa del conde Mijaíl Nikoláievich Muraviov y su hermano durante la campaña de rusificación. El arquitecto ruso Nikolai Chagin se encargó de su reconstrucción desde 1865 hasta 1868 en un estilo que imitaba la arquitectura georgiana medieval.

La catedral sufrió daños durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue restaurada en 1948, aunque sus reformas no concluyeron hasta 1957. En la actualidad, pertenece a la Iglesia Ortodoxa Rusa y fue renovada de nuevo en 1998. Hoy luce espléndida.

 

La iglesia de San Pedro y San Pablo situada en el barrio Antakalnis de la ciudad de Vilna, capital de Lituania, es un templo católico de estilo barroco que data del siglo XVII-XVIII. Es famosa por su magnífico diseño interior barroco, que debe su creación al mecenazgo del Hetman Michael Casimir Pac. El programa ideológico del diseño interior refleja la piedad sármata y al mismo tiempo el orgullo magnate del fundador, que planeó el templo como su mausoleo y un monumento que ensalzara sus logros militares.

La iglesia fue construida en 1668-76 por el arquitecto Jan Zaor de Cracovia. Fue un exvoto de agradecimiento a Michał Kazimierz Pac, Gran Hetman de Lituania, por liberar Vilna de la ocupación rusa en 1661. En 1677-1682 se construyeron junto a la iglesia los edificios del monasterio de los canónigos de Letrán. En 1864, tras el levantamiento de enero, las autoridades zaristas liquidaron el monasterio y sus edificios se convirtieron en cuarteles. Durante la época soviética, la iglesia fue una de las pocas activas de Vilna.

La iglesia barroca consta de un cuerpo de dos tramos, flanqueado por pares de capillas, crucero con cúpula sobre la intersección de las naves y presbiterio cerrado con ábside semicircular y sacristías anexas en los laterales. La fachada de la iglesia es de dos pisos, tripartita, enmarcada por dos torres. La parte central está separada por pares de columnas corintias que soportan un balcón en el piso inferior y un frontón escarzano interrumpido en el superior, inscrito en un frontón triangular. Los nichos de los campos laterales del piso superior contienen esculturas de San Pedro y San Pablo. En la grada inferior, sobre el portal, está el escudo de armas de la familia Pac - Gozdawa. Las torres son redondas en la parte inferior y se convierten en octógonos en la superior, y están cubiertas con pequeñas cúpulas. Los alzados laterales de la iglesia están enmarcados por pilastras. Los muros de los brazos del crucero y del presbiterio están rematados con frontones triangulares. La nave, los brazos del transepto y el presbiterio están cubiertos por tejados a dos aguas, con tejados a un agua sobre las naves laterales. La cúpula está sostenida por un alto tambor octogonal, enmarcado por pares de pilastras y rematado por una linterna. En el interior, los muros están enmarcados por pares de pilastras corintias, que sostienen bóvedas de columnas con lunetos sobre trompas.

La decoración escultórica y de estuco de alta calidad fue ejecutada por un grupo de escultores italianos entre 1677 y 1684 y hasta 1702. Entre estos artistas, Giovanni Pietro Perti y Giovanni Maria Galli destacaron por su gran maestría. La decoración incluye más de dos mil figuras, que representan un rico programa teológico, aunque también hay temas militares y heráldicos. Entre las numerosas estatuas destacan las figuras de Cristo Salvador y Juan Bautista. También es importante la decoración pictórica de Micheleangelo Palloni.

En el presbiterio se encuentra el cuadro Despedida a los santos Pedro y Pablo, pintado por Franciszek Smuglewicz. A sus lados hay esculturas de los cuatro profetas: Daniel, Jeremías, Isaías y Elías, realizadas en 1804 por Casimir Jelski. El pilar de la esquina, cerca del presbiterio, contiene en un nicho una estatua del Cristo de Madrid, regalo del papa Inocencio XII al voivoda de Vilna Jan Kazimierz Sapiecha en 1700, conservada originalmente en la cercana iglesia trinitaria de Antokol. El púlpito rococó fue realizado en 1803 por Giovanni Baretto y Nicolo Piano de Milán. La magnífica araña calada realizada por artistas de Lipava (actual Letonia) data de 1905. En la planta baja de la torre norte hay dos marmitas turcas, capturadas por el Hetman Pac en la batalla de Chocim en 1673. El Hetman fue enterrado en la iglesia; originalmente, la tumba se encontraba en el vestíbulo y estaba cubierta por una losa con la inscripción Hic iacet peccator Pac (Aquí yace Pac el pecador). Cuando un rayo dañó la losa a finales del siglo XVII, los restos del fundador se trasladaron al sótano y la losa, tras ser reparada, se colocó en el muro frente a la entrada principal.

Toda la vida de una ciudad, en torno a un gran espacio. De Cesaraugusta, pasando por Saraqusta a Zaragoza. Desde los romanos hasta la actualidad, la Plaza de las Catedrales ha visto celebraciones, juicios, asedios, ampliaciones y reformas. Y, en torno a ella, los espectadores conocerán alguno de los edificios emblemáticos, como la Lonja, el Museo del Foro, el Palacio Arzobispal y, por supuesto, la Seo y la Basílica del Pilar.

Patio del castillo de Vélez Blanco, 1506–1515.
Geografía: Almería, España.
Material: Mármol de Macael (sierra de Los Filabres)
Dimensiones: 13,1 x 13,4 x 19,2 m
Crédito: Legado de George Blumenthal, 1941
The Metropolitan Museum of Art (Número de inventario: 41.190.482).


El patio de Vélez Blanco, cerca de Almería, es una joya de arquitectura híbrida. Por su planta asimétrica, gárgolas góticas, techo plano de viguería y arcos escarzanos, la estructura refleja los orígenes españoles del arquitecto. Escultores del norte de Italia ejecutaron los detalles decorativos renacentistas. Un suntuoso despliegue de flora y fauna caprichosas aparece en los arcos y los pilares de la balaustrada, así como en puertas y ventanas. Aunque elaborados, los motivos preservan el naturalismo, la nitidez de formas y la cualidad tridimensional característicos de los albores del Renacimiento italiano.

Encarnación Navarro López, museóloga del Museo comarcal velezano, explica la historia de la construcción del castillo y la peripecia de la llegada de su patio hasta Estados Unidos. Después de décadas de cambio de propiedad, el Duque de Medina Sidonia decide vender el patio. En 1904, un anticuario de origen francés se hace con diversas piezas del museo; posteriormente, en 1913, los coleccionistas George y Florence Blumenthal adquieren el patio del Castillo de Velez-Blanco. Esta es la historia del viaje de un castillo español hasta el Metropolitan Museum neoyorkino:

Una de las granjas del Museo al Aire Libre de Estonia. Fotografía: Miguel Moliné.
Una de las granjas del Museo al Aire Libre de Estonia. Fotografía: Miguel Moliné.

El museo se encuentra a unos 7 Km. de la capital de Estonia, Tallin, en el distrito conocido como Rocca al Mare,  abarca 72 hectáreas y cuenta con cerca de 80 edificios que recrean la arquitectura rural y la vida en los pueblos de Estonia desde el siglo XVIII hasta el XX.

El museo se fundó el 22 de mayo de 1957 e inició su actividad el 1 de junio del mismo año aunque la apertura a los visitantes no fue hasta agosto de 1964. El 1 de enero de 2014, el museo y la institución estatal Centro de Conservación Kanut se unieron y crearon la Fundación Museo al Aire Libre de Estonia.

Cuenta con página web y en ella destacamos lo siguiente:

  • Descripción general: introducción y un apartado explicativo por cada zona.
  • Un mapa con todos los edificios que alberga el muso con acceso a la descripción de cada uno de ellos.
    Atención porque hay truco. Hay que acceder al mapa en estonio, clic en el círculo que marca el edificio y en la pequeña ventana que se abre volver a hacer clic en «Uuri lähemalt» (explorar más). Se abrirá una nueva página donde se describe el edificio y ya solo queda cambiar a al "inglés" para acceder a la información en este idioma. Esto es debido a que las página en inglés fallan si accedemos directamente a ellas habiendo seleccionado antes dicha lengua.

Fotografía: Miguel Moliné. Localización: altar principal de la Catedral de Alejandro Nevski (Tallin, Estonia). Fecha: 26/09/2019. Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/5s - Sensibilidad ISO: 400.
Fotografía: Miguel Moliné. Localización: altar principal de la Catedral de Alejandro Nevski (Tallin, Estonia). Fecha: 26/09/2019. Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/5s - Sensibilidad ISO: 400.

No encontramos ante el altar principal de una iglesia ortodoxa construida en honor a Alejandro Nevski (1220-1263), líder ruso de Nóvgorod que fue canonizado en 1547. Destacó como guerrero —derrotó a suecos y teutones— y como político ya que fue capaz de preservar su principado al ponerlo bajo la tutela de los mongoles, la potencia dominadora en aquella época.

Sin embargo, nada de ello guarda relación con Estonia. El mencionado santo es ruso y tradicionalmente los estonios profesan el luteranismo. La catedral se construye entre 1894 y 1900, y se decide levantar una iglesia de este tipo porque en ese momento la actual Estonia formaba parte del Imperio Ruso donde la religión oficial era la ortodoxa.

Durante la ocupación soviética (1944-1991), muchas iglesias, incluida esta catedral, quedaron en ruinas. Tras recuperar su independencia, tanto el edificio como su interior fueron restaurados casi en su totalidad. En cualquier caso, la catedral destaca por su grandiosidad así como por las obras de arte, mosaicos y decoración interior. Podéis contemplar su belleza en esta visita virtual.

Langouérou

Durante siglos, la arquitectura de Burkina Faso, nación cercana al Ecuador, se ha definido por casas de adobe con refrigeración natural e intrincada decoración. El reciente acceso a los productos manufacturados ha llevado a muchos lugareños a cambiar a casas totalmente de hormigón. Pero el barro sigue utilizándose y cada vez se reconoce más como una solución tradicional al problema moderno del aumento de las temperaturas.

Aldeas como Langouérou (como se ve en este modelo 3D) son una mezcla de estilos antiguos y modernos. Los complejos familiares se muestran aquí en diferentes colores.

Habitaciones de mujeres: Las parejas casadas suelen dormir separadas. Las casas para mujeres tienen puertas bajas para evitar el calor y los intrusos.

Cuartos de los hombres: Las viviendas rectangulares donde tradicionalmente duermen los hombres tienen puertas grandes, pero paredes gruesas y refrescantes.

Toques más modernos: en la década de 1970, los aldeanos empezaron a incorporar materiales modernos a las casas de adobe, y las parejas casadas empezaron a dormir bajo el mismo techo. Las casas nuevas son más sencillas de construir y mantener, pero más difíciles de mantener frescas.

Tradicionalmente, los tejados son de barro y pueden servir para almacenes o dormitorios. Los techos metálicos son fáciles de instalar pero ofrecen poca protección contra el calor y no son multifuncionales.

Las puertas tradicionales son bajas (aproximadamente la mitad del tamaño de una puerta estándar) y suelen ser de madera. En los últimos años se han introducido puertas metálicas de tamaño estándar, que se pueden comprar en la ciudad.

Los manguelos tienen forma cuadrada y gruesos muros de adobe. En las casas de adobe modernas se utilizan los mismos ladrillos, pero se colocan a lo ancho para que la construcción sea más rápida, lo que da como resultado paredes más delgadas y menos aislantes.

Los interiores de las casas tradicionales pueden ser oscuros. Reciben la luz de pequeñas aberturas en el tejado, en lugar de las ventanas más comunes hoy en día.

Construir una casa

La tierra, rica en arcilla, se mezcla con agua y se moldea en forma de ladrillos o bolas que se van apilando. La altura se mide en capas de ladrillos o bolas. La construcción es un esfuerzo comunitario. Se puede añadir hierba, estiércol de vaca y otros materiales naturales para reforzar la mezcla. Los ladrillos pueden tardar tres días en secarse.

Las dimensiones de los edificios se estiman utilizando medidas corporales. Para un manguelo se necesitan unas 12 capas de ladrillos, que se colocan con barro como mortero. La construcción de un manguelo puede llevar hasta dos meses.

Cubierta multiusos: Las vigas de madera sostienen una losa de tierra que aísla la estructura. Un tejado acabado también sirve para secar alimentos, para almacenar y para dormir al aire libre en las noches cálidas. Las casas modernas, que utilizan menos mano de obra y menos suministros, pueden construirse más rápidamente pero cumplen menos funciones.

Impermeabilización: las paredes se recubren con resinas y grasas extraídas de árboles frutales o de karité. Esto las protege del agua durante las estaciones lluviosas, pero las resinas y grasas deben volver a aplicarse anualmente.

Decoración: los diseños murales se pintan con pigmentos naturales, como el negro del grafito y el rojo de tierras ricas en hierro. Los aldeanos utilizan plumas de gallina de Guinea para pintar los diseños, y el trabajo suele completarse antes de que empiece la estación de lluvias en mayo.

Diseño exterior: las paredes están decoradas con una rica simbología como por ejemplo filas de triángulos (representan trozos de calabazas), lagartos (símbolos de vida) o cocodrilos (son sagrados).

Por Monica Serrano, Charlotte Li, Matt Chwastyk, and Eve Conant, NGM Staff; Ronald Paniagua; Alexander Stegmaier.
Sources: Hirohide Kobayashi, Kyoto University; Lassina Simporé, University of Ouagadougou; Directorate of Cultural Heritage, Ministry of Culture of Burkina Faso; Thierry Joffroy, Université Grenoble Alpes.
This story appears in the February 2023 issue of National Geographic magazine.

En el extremo oeste de lo que se conoce como el Axe historique de París (verlo en el mapa) se alza La Défense, un moderno barrio de negocios donde destacan el original edificio «Arche de la Défense» y la gran plaza «Le Parvis».

Su nombre viene del monumento La Défense de París creado como homenaje a los soldados que defendieron la ciudad durante la Guerra franco-prusiana de 1870. Se trata una escultura de Louis-Ernest Barrias esculpida en bronce e inaugurada en 1883.

Aunque se trata de un barrio orientado a los negocios y cuenta con numerosos edificios dedicados a oficinas, incluye asimismo más de medio millón de m2 destinados a viviendas. Además, los amplios espacios peatonales y las numerosas zonas verdes lo aíslan del mundanal ruido del viejo París.

Si nos asomamos a las calles de París desde el cielo, resulta evidente que, como en cualquier otra gran ciudad, las zonas verdes son importantísimas. El Parque de la Villette es un claro ejemplo del urbanismo verde de finales del siglo XX.

En 1978, tras un primer intento fallido en 1976, se celebró un segundo concurso para renovar el área de La Villete, una zona de París en la que antiguamente estaban el matadero de la ciudad y el mercado de ganado (cerrados ambos en 1974). Dicha área está situada en el XIX Distrito de París, en la margen derecha del Sena.

El jurado, presidido por el arquitecto Roberto Burle Marx, estuvo formado por los también arquitectos Renzo Piano, Arata Isozaki y Vittorio Gregotti, y los paisajistas Paul Friederberg y Jacques Simón. Se presentaron 472 proyectos, de los que el jurado seleccionó 9 para la votación final.

En marzo de 1983, el jurado declaró ganador el proyecto de Bernard Tschumi. El diseño ganador rompió la secular tradición del jardín parisino y transformó radicalmente el paisaje original donde solo se conservó el Grande Halle y el canal de l’Ourcq. El parque abarca 55 hectáreas y está salpicado por una trama de edificios rojos llamados «Folies», que ponen una nota de color al parque y ofrecen numerosos servicios.

Al presentar su proyecto sobre La Villette, Bernard Tschumi escribió:

«El concurso para el Parque de La Villette fue el primero en la historia reciente de la arquitectura en proponer un nuevo programa, el de un parque urbano que plantea que la yuxtaposición y la combinación de varias actividades, promoverá nuevas actitudes y perspectivas. Este programa representa una importante ruptura. La década de 1970 fue testigo de un periodo de renovado interés en la constitución formal de la ciudad, sus tipologías y morfologías. Mientras los análisis que se desarrollaron se enfocaban en la historia de la ciudad, ésta estuvo completamente carente de justificaciones programáticas. Ningún análisis dictaminó la cuestión de cuáles actividades ocurrirían en la ciudad. Tampoco ayudó en dicho dictamen el hecho de que la organización de funciones y eventos fue de un problema arquitectónico tanto como lo fue la postulación de formas y estilos. El Parque de La Villette, por el contrario, representa una política programática alentadora e integrada, relacionada tanto con las necesidades de la ciudad como con sus limitaciones».
Tabet M., La Terrifiante Beauté de la Beauté, naturalisme et abstraction dans l’architecture de Jean Nouvel et Rem Koolhaas, Paris, 1996.

Ábside de San Martín en Fuentidueña

Ábside de la Iglesia de San Martín de Fuentidueña (Segovia, España), ca. 1175–1200
The Cloisters, The Metropolitan Museum of Art (Accession Number: L.58.86a–f).


Rodeada de poderosas murallas de piedra y custodiada por un castillo, la ciudad fortificada de Fuentidueña se estableció hacia el siglo XI en el valle del Duero, una disputada región fronteriza entre los territorios de la Península Ibérica gobernados por cristianos y musulmanes.

A finales del siglo XII, tras la conquista definitiva de esta región por las fuerzas cristianas, los habitantes de Fuentidueña construyeron la iglesia de San Martín junto a una maciza puerta que regulaba la entrada de los visitantes a la ciudad. El ábside de la iglesia, con sillares de piedra tallada y esculturas arquitectónicas, fue construido y decorado en el estilo románico utilizado en toda la Iberia gobernada por los cristianos, así como en la mayor parte de Europa occidental, en esta época. Al adoptar el estilo predominante en la cristiandad occidental, los constructores de la iglesia transmitieron las lealtades religiosas, políticas y militares de Fuentidueña a todos los que cruzaban la puerta.

El ábside de San Martín de Fuentidueña, obtenido en préstamo a largo plazo de España en 1957, fue desmontado y reconstruido en The Cloisters para crear esta galería con aspecto de capilla, que se abrió al público por primera vez en 1961. Esta es la narración oficial; la verdadera difiere bastante: Mr. Marshall venía a expoliar iglesias románicas.