Arte románico

Reconstrucción del coro del Maestro según Ramón Otero y Ramón Yzquierdo Perrín. Santiago de Compostela, Museo Catedral
Reconstrucción del coro del Maestro según Ramón Otero y Ramón Yzquierdo Perrín. Santiago de Compostela, Museo Catedral

El proyecto del Maestro Mateo para la catedral de Santiago de Compostela incluyó la construcción de un coro de granito que ocupaba los primeros tramos de la nave central, en cuyo programa iconográfico continuaba el mensaje apocalíptico y salvífico del Pórtico de la Gloria.

A lo largo del suglo XVI, cambios litúrgicos, modificaciones en la reglamentación capitular y las disposiciones del Concilio de Trento hicieron que el coro perdiese parte de su funcionalidad; sobre todo, a partir del nombramiento de Juan de Sanclemente como arzobispo de Santiago en el año 1587. En los años siguientes, el cabildo accedió a los deseos del prelado y planteó la realización de reformas en la sillería mateana, hasta que en 1599 dispuso que se realizaran determinadas obras. Esto hizo que se comenzara a derribar en los primeros días de 1604 el coro del Maestro Mateo.

Tras su derribo, algunas piezas del coro se reutilizaron en otros lugares de la catedral y otras muchas se emplearon como simple material constructivo en diversos proyectos que, en aquel momento se llevaban a cabo en la catedral.

En las primeras décadas del siglo XX comenzó el interés por el coro mateano, sobre todo a partir de la identificación y los hallazgos de diversos elementos pertenecientes a este conjunto. En 1978, unas obras realizadas en la parte superior de la escalinata del Obradoiro permitió la recuperación de un buen número de restos y, con ello, incentivó el trabajo de investigación acerca del mismo.

A partir de los estudios publicados por los profesores Otero Túñez e Yzquierdo Perrín y con el mecenazgo de la Fundación Barrié, en 1999 se inauguró en una nueva sala del Museo Catedral de Santiago una reconstrucción parcial hipotética del coro, en concreto de diecisiete sitiales de la sillería alta, de su cabecera y de un tramo de la cerca exterior, que se completó, además, con otras piezas escultóricas en exposición permanente en el mencionado museo. Todo ello permite aproximarse a una obra clave en la historia de la catedral que complementaba y formaba un todo unitario con el Pórtico de la Gloria.

Catedral de Jaca
Catedral de Jaca

Se daba por sentado que la de Santiago fue la primera catedral románica de España, pero ese privilegio es cuestionado hoy en día. En los últimos años, varios historiadores han puesto en duda que la de Jaca comenzara a construirse por encargo de Sancho Ramírez y afirman que fue a instancias de su padre, Ramiro Primero. La diferencia en años no llegaría a dos décadas, pero para la historia supondría considerar la de Jaca como la primera catedral románica de España, por delante de la de Santiago de Compostela, ya que el inicio de la obra sería hacia el 1.060.

El último en defender dicha cronología es el Catedrático de Arte Antiguo y Medieval por la Universidad Autónoma de Madrid, Isidro Bango Torviso:

Más información en Radio Huesca: ¿Fue la de Jaca la primera catedral románica de España?.

Románico: Sala BagüésEl Museo Diocesano de Jaca alberga una de las más bellas colecciones de pinturas murales románicas del mundo. La “joya” de la colección es la Sala Bagüés puesto que representa el conjunto de pintura mural más grande que conservamos en España de estilo románico. Estas pinturas fueron incorporadas al museo en 1970 y para su presentación se construyó una sala que reproduce exactamente las mismas dimensiones de la iglesia de las que fueron trasladadas. Ahora, gracias a la tecnología podemos disfrutar de una visita virtual extraordinaria (clic en la esquina superior derecha para pasar de la sala a la iglesia donde originalmente estaban las pinturas). Y también os dejo un vídeo donde se explica la historia del traslado: Catedral de Jaca - Audiovisual Sala Bagüés.

Información sobre el pueblo y las visitas guiadas en la Fundación Uncastillo y en la web del ayuntamiento.

Sirva de muestra las siguientes fotografías para comprobar que merece la pena la visita: Seguir leyendo ...

Al primer acercamiento de las iglesias serrablesas, se añadió hace poco la de san Bartolomé de Gavin y hoy le toca el turno a la Iglesia de Santa Eulalia (Orós Bajo):

Consta de nave única, presbiterio atrofiado, que se manifiesta al exterior mediante prominentes contrafuertes, ábside semicircular y torre y sacristía adosadas al costado norte de la nave.

La nave cubre con techumbre de madera, el presbiterio con arco de medio punto y el ábside con bóveda de horno que arranca de imposta.

En el muro meridional se abre una sencilla portada de medio punto cobijada por un atrio de mampostería añadido en época moderna.

Se decora el ábside con siete arcos ciegos que apean, a través de impostas biseladas, en seis lesenas mediales y dos marginales, elevadas sobre un zócalo liso. La arcada central cobija un ventanal en triple arco y doble derrame.

Iglesia de Santa Eulalia (Orós bajo)Iglesia de Santa Eulalia (Orós bajo)Iglesia de Santa Eulalia (Orós bajo)Iglesia de Santa Eulalia (Orós bajo)Iglesia de Santa Eulalia (Orós bajo)

Fuente texto: Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés

San Bartolomé de Gavin

Hace ya algún tiempo escribí una breve reseña sobre Las iglesias serrablesas y ahora amplío la información comenzando con la de San Bartolomé de Gavín.

Esta ermita adscrita a Gavín debió ser la iglesia parroquial de alguna población desaparecida. Según algunos investigadores, el edificio fue construido por mozárabes a mediados del siglo X. En él destaca su esbelta torre, la más original de las iglesias que componen la ruta del Serrablo. Se eleva sobre un basamento diferenciado y, como en otros casos, su planta es cuadrada y sus muros dibujan un ligero talud en altura. El único elemento original es la torre, pues los muros de la iglesia y su cubierta son producto de una restauración actual a partir de los restos de la planta.
Vistas generales

San Bartolomé de GavinSan Bartolomé de GavinSan Bartolomé de Gavin

Dos ventanitas aspilleradas se abren cercanas a la base. La más especial es la del lado sur con su arco de herradura sobre un dintel, un modelo de raíz prerrománica que encontramos en otros lugares del Pirineo. Elemento singular son las parejas de rosetas enmarcadas que decoran cada frente. Sobre ellas se dispone el cuerpo de campanas con amplios ventanales triples, también de tradición prerrománica. Sus arquitos son de falsa herradura y se apoyan sobre columnitas de fuste almohadillado. Al exterior, la cubierta es a cuatro vertientes, pero al interior se usa la habitual bóveda esquifada realizada mediante aproximación de hiladas en espiral. Encontramos un verdadero arco de herradura en el acceso interior a la torre.

Torre San Bartolomé de Gavin
Torre
Ventana-aspillera San Bartolomé de Gavin
Ventana-aspillera
Rosetas San Bartolomé de Gavin
Rosetas

El resto de la construcción consiste en una pequeña nave rectangular y la cabecera recta, todo con techumbre de madera. Los trabajos de empedrado en el pavimento aportan un cálido aire popular.

Vista panorámica: exterior :: interior. Más información en la Guía digital del Arte Románico.

Cristo de San Pedro de Siresa
Cristo de San Pedro de Siresa

Por Mª Carmen Lacarra Ducay.

El día 6 de julio de 1995, durante las obras de restauración que se llevan a cabo desde hace cinco años en la iglesia de San Pedro de Siresa por parte del Gobierno de Aragón, se descubrió inesperadamente una soberbia talla en madera de nogal correspondiente a la figura de un Crucificado de época medieval. La importancia del hallazgo y el interés que sentía don Antonio Duran Gudiol por este monasterio altoaragonés, al que dedicó numerosas horas de estudio, nos mueven a darla a conocer en este artículo que formará parte de un libro editado por el Instituto de Estudios Altoaragoneses como sentido homenaje a su memoria.

[...] Se trata de una escultura trabajada en madera de nogal y policromada que por su gran tamaño y finura de realziación merece ocupar un lugar destacado dentro de la imaginería de época medieval. Mide 2 metros y 8 cm. de altura, 53 cm de anchura máxima y 31 cm de volumen. Los brazos y las manos son lo más deteriorado de su anatomía, particularmente las manos, que han perdido gran parte de sus dedos, los cuales serían muy largos, tal como se puede averiguar por lo que se conserva. El brazo derecho y la mano correspondiente, que mantiene el dedo meñique, miden 86 cm de largo; el brazo izquierdo y la mano, que conserva el dedo pulgar, 74 cm.

Leer artículo completo (PDF)

Gracias al entusiasmo y tesón de la Asociación cultural "Amigos del Serrablo" varias iglesias de estilo mozárabe —románicas para algunos autores— se han podido recuperar para gozo de todos cuantos las visitan.

Satué: ábisde
Satué: ábisde

Todas estas iglesias datan de los siglo X y XI, y presentan características similares:

  • Planta rectangular cubierta con techumbre de madera y tejado a dos vertientes, excepto la de Lárrede que es de cruz latina, y que se remata con un ábside semicircular.
  • Torre-campanario.
  • Las ventanas se disponen en el muro meridional y occidental. Tipo de arcos: de herradura y semicircular.
  • Puerta de entrada: arco de herradura y alfiz.
  • Ábside: semicircular con bóveda de cuarto de esfera o de horno. En el exterior aparecen tres rasgos distintivos de estas iglesias: el friso de baquetones, un basamento inferior recorrido por una moldura redondeada y unas lesenas unidas mediante arcos ciegos.

«En definitiva, como bien ha dejado establecido don Antonio Durán, la iglesia mozárabe serrablesa viene a ser una síntesis de las corrientes culturales del viejo Aragón altomedieval, puesta al servicio de la antigua liturgia hispánica. Hereda del mozarabismo la concepción de la nave; adopta de la arquitectura carolingia la traza y decoración del ábside semicircular; y asume del arte musulmán la ventana ajimezada, el alfiz, la torre-campanario, y, posiblemente, el friso de baquetones». (J. Garcés: Guía de Serrablo, Amigos del Serrablo, 2004)

Friso de baquetones (Satué)
Friso de baquetones (Satué)
Lesenas unidas por arcos ciegos (Satué)
Lesenas unidas por arcos ciegos (Satué)
Basamento con moldura redondeada (Larrede)
Basamento con moldura redondeada (Larrede)

San Andrés de Satué: la nave, reconstruida tras la Guerra Civil, en sus muros norte y oeste, está más alejada del lenguaje larredense y más cerca del románico pleno. La torre-campanario es posterior a la época medieval. Ver detalle del friso de baquetones.

La Iglesia de San Pedro de Lárrede es el ejemplar más completo del grupo de templos serrableses, con nave rectangular cubierta con tejado a dos vertientes y dos capilla laterales, una de las cuales es la base de la torre. El ábside sigue las características comunes de este tipo de iglesias [Detalle friso].

Iglesia de San Pedro de LárredeIglesia de San Pedro de LárredeIglesia de San Pedro de Lárrede

Los vanos se abren en el paramento meridional, donde se pueden apreciar tres ventanas de arco de medio punto y otra germinada con dos arquitos de herradura y doble alfiz. La puerta de acceso también se abre en este muro, de arco de medio punto enmarcado en alfiz. En el occidental se abre una ventana con dos arquitos de herradura enmarcada en alfiz.

La torre-campanario, una de las pocas contemporáneas al resto de la fábrica, se cubre con tejado a cuatro aguas, que descansa sobre una bóveda esquifada, y en sus cuatro caras se disponen sendas ventanas ajimezadas de tres arquitos de herradura con columnas cilíndricas, dentro del alfiz.

Interior San Pedro de LarredeInterior San Pedro de LarredeInterior San Pedro de Larrede

Nota: justo enfrente de la Iglesia se encuentra la casa Izábal, casa infanzona del siglo XVII que conserva su estado original. Allí se puede pedir la llave para entrar en la iglesia y también comprar el libro "Guía del Serrablo".

San Juan de Busa

San Juan de Busa
San Juan de Busa

Saliendo de Lárrede en dirección a Oliván nos topamos, justo en medio de un prado, con la Iglesia de San Juan de Busa. Su importancia radica en mantiene casi por completo su estado original. La nave rectangular se cubre mediante una techumbre de madera que llega hasta el ábside semicircular, el cual carece de la bóveda. Dado que en su interior tiene unas columnas parecidas a las de Lárrede, se cree que dicha bóveda se cayó y de ahí que la cubierta cubra también el ábisde.

En el muro oeste se abre una ventana ajaimezada con tres arquitos de herradura —es el logotipo de "Amigos del Serrablo"— y en el meridional tres ventanas de arco de medio punto. La puerta de entrada, con arco de herradura enmarcado en alfiz, presenta en sus dovelas una curiosa decoración.

Son solo unos ejemplos de estas magníficas iglesias serrablesas pero espero que estos comentarios hayan despertado en ustedes el interés por visitarlas. Merece la pena.

Actualización. Hemos añadido dos iglesias más: Iglesia de Santa Eulalia (Orós bajo) y San Bartolomé de Gavin.

FUENTES:

  • Garcés, J y Gavín Moya, J.: Guía de Serrablo, Amigos de Serrablo, 2004.
  • Paneles de información
  • Fotografías: Miguel Moliné Escalona