Conciliación familiar y laboral

El 8 de marzo se celebra el Día de las Naciones Unidas para los derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Este año 2009, el lema es “Mujeres y hombres: unidos para poner fin a la violencia contra las mujeres”. Actualmente, la violencia contra la mujer sigue siendo una realidad devastadora. Las Naciones Unidas indican que, por ejemplo, una de cada cinco mujeres en el mundo se convertirá en víctima o intento de violación en el transcurso de su vida.

Actualización 16/03/2016: la ONU ha habilitado un sitio web donde se recoge numerosa información sobre la mujer.

La primera modificación importante de la ley para facilitar la conciliación familiar y laboral vino de la mano del Partido Popular (Ley 39/1999). Aunque supuso un notable avance en esta materia, quedaba aún mucho trabajo por delante. En concreto, todo lo relacionado con la mayor implicación del hombre en el cuidado de los hijos de forma que no fuera siempre la mujer la que acabara dejando el trabajo aunque fuera de forma temporal. Tampoco quedaron resueltos aspectos muy importantes relacionados con los horarios y la distribución de la jornada.

La esperada reforma de esta ley vino de la mano del PSOE (Ley Orgánica 3/2007). Fue vendida como la panacea para resolver todos los problemas relativos a la igualdad entre el hombre y el mujer pero su alcance no fue más allá de resolver algunas lagunas legislativas y clarificar aspectos muy concretos de la anterior ley, al menos en lo que se refiere la conciliación familiar y laboral. De hecho, solo dos novedades pueden reseñarse ya que el resto de preceptos ya estaban reflejados en la Ley 39/1999. La primera fue el permiso de paternidad. La segunda —adaptación de la duración y distribución de la jornada de trabajo—, ha quedado, como ahora veremos, en agua de borrajas.

Antes incluso de la aprobación de la Ley 39/1999, la reducción de jornada en los supuestos de lactancia, cuidado de un menor de seis años o de un familiar (hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad) ya era un derecho individual de los trabajadores. Con la entrada en vigor de dicha ley aún quedó más patente tal derecho al establecerse que la concreción horaria correspondía al trabajador. Los jueces, por su parte, han interpretado esta disposición de forma extensiva, apoyando en numerosas sentencias cambios de turnos o de horarios a pesar de que la ley establece que aquéllos se deben realizar dentro de la jornada ordinaria. A fecha de hoy, por tanto, cualquier trabajador puede hacer efectivo el derecho a conciliar su vida familiar y laboral siempre y cuando el cambio vaya acompañado de una reducción de jornada.

No ocurre lo mismo, sin embargo, cuando el trabajador pretende un cambio de horario o turno de trabajo sin la correlativa reducción horaria. La coletilla introducida en el apartado 8 del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores por la Ley Orgánica 3/2007 deja en manos de los empresarios el disfrute efectivo del anunciado derecho y de ningún modo puede considerarse como tal al depender de otra parte.

El trabajador tendrá derecho a adaptar la duración y distribución de la jornada de trabajo para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en los términos que se establezcan en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegue con el empresario respetando, en su caso, lo previsto en aquélla.

Quedaba la esperanza de la Justicia pero la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha dejado bien claro en dos recientes sentencias que los trabajadores no tienen derecho a cambiar el horario o el turno de trabajo si dicha petición no va acompañada de una reducción de jornada. Las consecuencias son nefastas para la conciliación familiar y laboral hasta tal punto que no cabe hablar de tal desde el momento en que los trabajadores se ven abocados a perder parte de su salario para hacer efectiva aquélla.

Enlaces:

  • Ley 39/1999 de 5 de noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras.
  • Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres: tramitación :: aclaraciones y comentarios.
    Nota: durante su tramitación el único parlamentario que presentó una enmienda para corregir el apartado 8 del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores fue el por entonces diputado del Grupo Parlamentario Mixto D. José Antonio Labordeta Subías, quien propuso introducir un nuevo punto: «La persona con menores de ocho años a su cargo podrá elegir el horario de trabajo de su jornada reducida. Además se intentará establecer la posibilidad de elección de horario sin necesidad de reducir la jornada, si ésto no fuera posible de forma generalizada, sí al menos se acordará en los casos de familias en la que los menores están exclusivamente a cargo de un único progenitor, tanto en el aspecto legal como en el económico.»
  • Sentencias de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo: 897/2007 (Horario de trabajo sin reducción de jornada para el cuidado de un hijo menor de seis años) y 1625/2007 (Horario de trabajo sin reducción de jornada para el cuidado de un hijo minusválido).
  • Estatuto de los Trabajadores.