Córdoba

Patio cordobés en invierno
Localización: Córdoba - Fecha: 3/ene/2012 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/6s - Sensibilidad ISO: 400.

La Fiesta de los Patios de Córdoba se celebra durante la primera quincena de mayo porque es en esas fechas cuando  los patios lucen en todo su esplendor. Esta fiesta se celebró por primera vez en 1921 y sólo participaron tres patios. Debido a esta escasa participación, no volvió a celebrarse hasta 1933. La fiesta casi desaparece con la llegada de la Guerra Civil ya que no se recuperó la tradición hasta 1944. Finalmente, en 1988 se establecieron unas bases claras sobre los aspectos ornamentales que el jurado debía valorar para establecer el patio ganador: variedad floral, cuidado de macetas y arriates e iluminación natural. La fiesta fue inscrita en 2012 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Sin embargo, merece la pena visitarlos en invierno con ocasión de la Navidad ya que muchos de ellos abren sus puertas para que los visitantes disfruten con los belenes que instalan en ellos. Aunque el sol no los ilumine como en primavera, no pierden su encanto por ello. Siguen invitando a sentarse junto a las flores, relajarse y disfrutar de sus olores.

Localización: Cúpula de la Maqsura de la Mezquita de Córdoba - Fecha: 24/06/2008 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3,5 - Velocidad de obturación: 1/8s - Sensibilidad ISO: 400.
Localización: Cúpula de la Maqsura de la Mezquita de Córdoba - Fecha: 24/06/2008 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3,5 - Velocidad de obturación: 1/8s - Sensibilidad ISO: 400.

La cubierta que domina la maqsura presenta indudablemente uno de los elementos más interesantes desde el punto de vista arquitectónico y decorativo de la Mezquita de Córdoba. Inscribiéndose dentro de un esquema octogonal de 6 metros de diámetro, ocho arcos de finas nervaduras salientes se entrecruzan para sostener una cúpula de gajos. Estos arcos obedecen a un trazado en el que se encuentra el principio de dos cuadrados entrelazados, puestos en ángulo de 45º el uno respecto al otro, el mismo trazado de la Cúpula de la Roca, en Jerusalén. Observaremos, además, que dan origen a un sistema de abovedado que anuncia ya los arcos ojivales que revolucionarán la arquitectura en la época gótica.

Toda esta cubierta compleja, sabiamente construida, está revestida de magníficos mosaicos con fondo de oro, que son, lo mismo que la decoración de teselas que rodea el mihrab, obra de artistas bizantinos. Como en la Cúpula de la Roca y en la Gran Mezquita de los Omeyas, unos artesanos venidos de Constantinopla llevaron a cabo la decoración de Córdoba. El califa al-Hakam II había recibido del basileus Nicéforo Focas (963-969) unos equipos de mosaiquistas encargados de llevar a cabo los adornos de oro que rodean el «Sancta sanctórum» de su mezquita.

El arte de estos artesanos cristianos es por otra parte más abstracto —y se distingue así de los paisajes que adornan el patio de la Gran Mezquita de Damasco— ya que Constantinopla había atravesado dos crisis iconoclastas (730-787 y 815-843). Parece ser que, sensibles a las críticas hechas por los musulmanes que lamentaban el olvido por parte de los cristianos del segundo Mandamiento del Decálogo, ciertos teólogos bizantinos habían favorecido la difusión de los principios iconoclastas.

Sea como fuere, en la Córdoba del siglo X, lo mismo que en Oriente Próximo, la situación política y los acontecimientos militares no vienen a perturbar una forma de cooperación artística eficaz entre los califas omeyas y el poder imperial bizantino. Éste es un punto que merece ser subrayado, porque es revelador de una relación espiritual existente entre las dos comunidades religiosas. Estamos lejos del fanatismo que conocerán, posteriormente, las relaciones entre musulmanes y cristianos, tanto en la época de las cruzadas en Oriente Próximo como al final de la reconquista en España.

Lucernario de al-Hakan II
Localización: Mezquita de Córdoba (España) - Fecha: 24/06/2008 - Cámara: Nikon D80 - Distancia focal (DX): 18 mm - Diafragma: f/3.5 - Velocidad de obturación: 1/60s - Sensibilidad ISO: 220.

Esta magnífica cúpula, que se levanta sobre la primitiva capilla mayor de la Mezquita-Catedral de Córdoba (en la actualidad Capilla de Villaviciosa), fue levantada durante la ampliación de Al-Hakan II .

Podemos observar el octógono central formado por cuatro arcos que parten del punto central de cada lateral y por otros cuatro que se cortan, de dos en dos, en el punto intermedio de los anteriores. Rematando el conjunto, aparece, apoyada sobre pechinas, una bóveda central de doce gallones. En cada esquina del rectángulo que forma el techo del pabellón hay otras cuatro pequeñas bóvedas de diferentes formas a base de gallones, arcos entrecruzados y estrellas. Las ventanas de la linterna adoptan formas de arcos de herradura y de arcos trilobulares apoyados sobre pequeñas columnas.

Al-Hakan II sucede a su padre Abderramán III en el año 961. Más allá de sus ocupaciones políticas, las fuentes se refieren a él como una persona muy religiosa que mostraba una importante inquietud por la cultura, como se demuestra con la creación de la biblioteca más importante de Occidente, dotada de más de 400.000 volúmenes. Desde un primer momento, ante el increíble aumento de la población cordobesa de confesión musulmana, aúna sus esfuerzos para emprender la ampliación de la mezquita, aportando la intervención de mayor riqueza y calidad plástica. También reformó el alcázar califal y realizó importantes contribuciones en la mejora de la infraestructura de la ciudad.

Es el testimonio material del esplendor del Califato de Córdoba. Su intervención no sólo se concreta en la ampliación de la sala de oración, sino además en la construcción de las nuevas maqsura y quibla. Todo ello bajo una estética de gran plasticidad y riqueza.

Borrar el pasado no solo es imposible sino contraproducente. Hacer desaparecer, aunque solo sea nominalmente, la historia musulmana de un recinto y los vestigios de una cultura como la omeya es sinónimo de estupidez y fanatismo: la mezquita menguante.

Mihrab al-Hakam II (Mezquita de Córdoba)Mihrab al-Hakam II (Mezquita de Córdoba)
Rodeado por el alfiz que forma un encuadre saliente, un gran arco que sobresale precede la hornacina en forma de cámara ciega, situada detrás del muro kibla de la Gran Mezquita de Córdoba. Esta fórmula marca una evolución específica del mihrab en la arquitectura musulmana. Arriba, una serie de arcos polilobulados con claves alternas encuadra unos motivos florales en mosaico sobre fondo de oro. Unas franjas de inscripciones en letras cúficas citan algunos suras del Corán.

Córdoba es una ciudad que vive y muere con el sol, que le da y le quita su verdadera esencia. Nada se entiende en ella sin el astro que le da vida cada amanecer. A sus visitantes los envuelve con olores, atrapa en sus callejuelas, refresca en fuentes, enternece con historias de amores y ciega en la inmensidad de sus arcadas.

Plazas, patios, naranjos, flores,... todo ello conforma el carácter de la ciudad de Córdoba. Es un mundo de color y alegría.

Córdoba. Plaza del Potro
Plaza del Potro
Córdoba. Patio
Patio
Córdoba. Patio navideño
Patio navideño
Córdoba. Entrada casa
Entrada casa
Córdoba. Patio Museo Julio Romero
Patio Museo Julio Romero
Córdoba. Plaza de la Corredera
Plaza de la Corredera

El Puente Viejo reúne en un mismo espacio tres culturas milenarias. El puente, reconstruido en varias ocasiones, salva el río desde el tiempo de los romanos. Se construyó en época de Augusto, formaba parte de la Vía Augusta y de entonces solo se conservan los cimientos. En uno de sus extremos se alza la Torre de la Calahorra, obra defensiva árabe (segunda mitad del siglo XII), mientras que en el otro la Puerta del Puente da la bienvenida al renacimiento (fue diseñada por Juan Herrera e inaugurada por Felipe II). A su izquierda se encuentra el Triunfo de San Rafael (siglo VXIII). Podremos encontrar numerosas estatuas del santo por toda la ciudad pero ésta sea tal vez la más notable de todas.
También podemos contemplar un molino árabe reconstruido y vestigios de otros en la zona que se llama Sotos de la Albolafia. Se trata de un conjunto de boscosas isletas donde numerosas aves, tras desaparecer humedales próximos, encuentran refugio y acomodo.

Córdoba. Puente romano
Puente romano
Córdoba. Puente romano
Puente romano
Córdoba. Torre de Calahorra
Torre de Calahorra
Córdoba. Puerta del Puente y Triunfo de San Rafael
Puerta del Puente y Triunfo de San Rafael
Córdoba. Molino árabe
Molino árabe
Córdoba. Viejo molino árabe
Viejo molino árabe

Alcázar de los Reyes Cristianos. Alfonso XI ordenó construir esta hospedaría real hacia 1328 y, además de residencia temporal de los monarcas cuando visitaban Córdoba, se utilizó después como sede del tribunal de la Inquisición y cárcel militar y civil.
La estatua de Colón junto a los Reyes Católicos recuerda al mundo que aquí tuvo lugar la primera reunión del descubridor de América y los Reyes que apoyaron su aventura atlántica.

Alcázar de los Reyes Cristianos. Jardines
Jardines
Alcázar de los Reyes Cristianos. Alberca
Alberca
Alcázar de los Reyes Cristianos
Alcázar de los Reyes Cristianos
Alcázar de los Reyes Cristianos. Detalle alberca
Detalle alberca
Alcázar de los Reyes Cristianos. Estatua Cristóbal Colón
Estatua Cristóbal Colón
Alcázar de los Reyes Cristianos. Restos arqueológicos
Restos arqueológicos

La Judería. Cristianos, árabes... y judios. Tres culturas, tres mundos distintos cuando no opuestos. En ocasiones convivían, otras se toleraban, las más guerreaban pero su confluencia en Córdoba nos permite hoy atisbar un mundo antiguo y complejo.
La sinagoga data del 1315, en tiempos de Alfonso XI, y fue diseñada por el arquitecto judío Isaac Majeb. Recorrer el dédalo de callejuelas que la rodean y saborear sus rincones y placitas es un placer para los sentidos.

Córdoba. Sinagoga
Sinagoga
Córdoba. Sinagoga
Sinagoga
Córdoba. Zoco
Zoco
Córdoba. Zoco
Zoco
Córdoba. Zoco
Zoco
Córdoba. Maimónides (plaza de Tiberiades)
Maimónides (plaza de Tiberiades)

Medina Azahara (Ciudad brilantísima). El año 936 fue testigo del deseo del primer califa Omeya de Córdoba, a saber, la construcción de una ciudad que eclipsara a todos cuantos la visitaran. A pesar del expolio sufrido durante cientos de años, el yacimiento arqueológico es excepcional.

Medina Azahara. Vista general
Vista general
Medina Azahara. Cuerpo de Guardia
Cuerpo de Guardia
Medina Azahara. Abrevadero (Sarcófago)
Abrevadero (Sarcófago)
Medina Azahara. Puerta casa Primer Ministro
Puerta casa Primer Ministro
Medina Azahara. Pórtico
Pórtico
Medina Azahara. Letrinas
Letrinas
Medina Azahara. Detalle columnas
Detalle columnas
Medina Azahara. Detalle decoración
Detalle decoración
Medina Azahara. Edificio Basilical Superior
Edificio Basilical Superior
Medina Azahara. Friso de atauriques
Friso de atauriques

Mezquita de Córdoba. Sobre el templo visigodo se alzaron cientos de columnas hasta crear un espacio hipóstilo único en el mundo. No podemos hoy contemplar en toda su amplitud debido a la añadidura de la catedral renacentista pero, aún así, uno no puede sino estremecerse ante la magnitud de la obra.
Visitad La fastuosidad de los Omeyas de Córdoba: una civilización árabe en España si queréis conocer algo más sobre la arquitectura musulmana en España.

Mezquita de Córdoba. Columnas
Columnas
Mezquita de Córdoba. La cúpula de nervaduras entrelazadas. Fotografía: Miguel Moliné
Cúpula
Mezquita de Córdoba. Mihrab
Mihrab
Mezquita de Córdoba. Cúpula
Cúpula
Mezquita de Córdoba. Arcos polilobulados
Arcos polilobulados
Mezquita de Córdoba. Arcos polilobulados
Arcos polilobulados

Nota: fotografías de Miguel Moliné.

Mezquita de Córdoba. Fotografía: Miguel Moliné
Mezquita de Córdoba. Fotografía: Miguel Moliné

Mientras el espacio occidental es continuo y perspectivista, el espacio árabe está formado "... por la estratificación sucesiva, degradada hasta el fondo, de pantallas más o menos porosas; está producido por saltos de espacio (...), que podríamos denominar cuántico (...). En la arquitectura islámica, las que hemos llamado pantallas arquitectónicas alcanzan un papel preponderante en la formación del espacio. Suelen constituirse por arquerías sobre columnas: uno de los más nobles y significativos espacios de este género, formado por la sucesión de pantallas, es la Mezquita de Córdoba ..." (Chueca Goitia).