Economía (Continuación)

Buena noticia en términos absolutos que sigue escondiendo lo que veníamos comentado días pasados. Desde hace ya demasiados años el empleo en este país presenta dos graves problemas: la alta temporalidad de los contratos y la alta tasa de desempleo de las mujeres. Los últimos datos conocidos mantienen la misma tendencia: sólo el 9,4% de los contratos son indefinidos y el 61% del paro registrado corresponde a mujeres. Ni entendía la euforia del PP en este campo ni entiendo la del PSOE ahora. Con el primero bajó la tasa de desempleo y con el segundo se mantiene dicha tendencia pero todavía falta mucho por hacer y, desde luego, no se pueden echar las campanas al vuelo: las mujeres tienen enormes problemas para acceder al mercado de trabajo y los empleos creados no son precisamente de calidad.

Mientras Europa llora amargamente el 'no' francés, los españoles continúan dando muestras de lo que realmente les importa. Y de acuerdo al barómetro del CIS correspondiente al mes de abril, el paro sigue siendo, con mucho, el principal problema. Además de la alta temporalidad que veíamos ayer, existen otros factores como el que hoy sacamos a colación. Se trata, en concreto, de las diferencias por sexo: desde el año 2000 aproximadamente un 60% de las personas registradas como paradas en el INEM son mujeres. En el gráfico sólo se muestran los datos para el 30 de abril de cada año desde el 2000 al 2005 pero la serie mensual completa de todos estos años tan apenas difiere de los valores presentados aquí. Esto significa que dicho porcentaje es independiente de otras variables como la evolución del empleo o el número de contratos registrados y, por ello, no cabe sino dar por sentado una clarísima discriminación.

Podríamos profundizar aún más en la cuestión y cruzar los datos del paro femenino con estudios por sectores, por edad o por formación pero, dados los datos generales, posiblemente nos encontraríamos abocados a la misma conclusión, a saber, la mujer por ser mujer tiene más dificultades para encontrar trabajo.

El paro femenino
DATOS: elaboración propia a partir del "Resumen de datos básicos" del INEM

Los datos sobre los contratos indefinidos muestran claramente que, a pesar de las reformas introducidas por el PP, se mantuvo una alta tasa de temporalidad en el empleo durante la segunda legislatura de Aznar. Como pueden comprobar en el gráfico, pese al incremento constante de los contratos registrados en el INEM en el período 2000-2004, el número de los indefinidos nunca sobrepasó el 10% del total anual, situándose en 2004 en el 8,87%. Para el período enero-abril de 2005 los datos no varían sustancialmente: tan sólo un 10,27% del total de contratos fueron indefinidos y, de hecho, son inferiores al mismo período del año 2004 (10,87%). Esto significa que, de momento, el PSOE tampoco ha encontrado una solución satisfactoria a este grave problema. Y mientras tanto, nuestros queridos políticos se dedican a dibujar los futuros Reinos de Taifas sin darse cuenta que a los ciudadanos les preocupa mucho más asuntos como el paro, el terrorismo, la vivienda o la inmigración que sus ensoñaciones de poder. O por lo menos, eso se deduce del último barómetro del CIS.

Los contratos indefinidos
DATOS: elaboración propia a partir del "Resumen de datos básicos" del INEM

ABC publica en su edición del 1 de Mayo un artículo sobre aquello de predicar con el ejemplo y que, a la vista de los datos, tal mal se le da a nuestras elites políticas. Pero dejando a un lado las cifras, me preocupa especialmente el origen de la información: fuentes de la Inspección de Trabajo. Y me preocupa porque mal podemos los consumidores ejercer presión alguna si los datos no son públicos; me preocupa porque se nos niega la posibilidad de seleccionar los productos en función de las políticas salariales, ambientales o de cualesquiera otra característica relevante de las empresas que los producen. Nos hemos arrojado a la democracia representativa sin caer en la cuenta del gran poder que, en un momento dado, la Sociedad Civil puede ejercer. El caso del boicot a determinados artículos es paradigmático en este sentido y algunas empresas ya lo han sufrido en países como Francia o Alemania. Por ello, sería deseable clasificar aquéllas en una escala ética de forma que le sea útil al ciudadano para establecer criterios de valoración cuando realiza una compra o hace uso de un servicio.

Mi hijo mayor -11 años- ha traído, como cualquier otro día, deberes para el fin de semana. La sorpresa reside en el tema propuesto y la tecnología a emplear. Les propongo que todos nosotros también los hagamos:

Objetivos: ¿qué denuncia? ¿que defiende? ¿qué impulsa? ¿qué pretende?

Actividades: Pon un ejemplo de una actividad que se haya realizado desde la campaña (en qué ha consistido, qué pretendía, quién la ha puesto en marcha, qué ha conseguido). Preguntarlo en las tiendas de «comercio justo» de vuestra ciudad.

Para encontrar estos datos podéis consultar su página web: www.e-comerciojusto.org

Después de investigar:

  1. ¿Por qué creéis que le han dado ese nombre a la campaña?
  2. ¿Qué opináis sobre ella? ¿Creéis que podríamos hacer algo nosotros?

¿EN QUE CONSISTE LA CAMPAÑA «ROPA LIMPIA»

Objetivos: ¿qué denuncia? ¿que defiende? ¿qué impulsa? ¿qué pretende?

Actividades: Pon un ejemplo de una actividad que se haya realizado desde la campaña (en qué ha consistido, qué pretendía, quién la ha puesto en marcha, qué ha conseguido). Preguntarlo en las tiendas de «ropa limpia» de vuestra ciudad.

Para encontrar estos datos podéis consultar su página web: www.ropalimpia.org

Después de investigar:

  1. ¿Por qué creéis que le han dado ese nombre a la campaña?
  2. ¿Qué opináis sobre ella? ¿Creéis que podríamos hacer algo nosotros?

EuroYa no hay escapatoria posible: la larga sombra del euro nos alcanza dentro de muy pocas horas. Ha sido tal la campaña a favor de la nueva moneda que las pocas voces contrarias a esta medida tan apenas han tenido eco.

De todas formas, esta unificación monetal esconde un aspecto mucho más importante, a saber,  la renuncia expresa de cada uno de los países donde se ha adoptado la nueva moneda a una gran porción de su soberanía. Bien es cierto que tal bocado comenzó con la creación del Banco Europeo pero se consuma ahora con la creación de la zona euro. Deseo y espero que esta dejación soberana - positiva desde mi punto de vista - alcance también otros aspectos, especialmente el social.

Y con este comentario me despido de ustedes hasta el año que viene aunque antes, una sugerencia: primero recojan todos los billetes; luego tomen todas las monedas, sepárenlas, de acuerdo a su valor, en distintas bolsas e ingresen todo en el banco. Ni siquiera es necesario contar estas últimas ya que en el banco pesarán dichas bolsas para calcular, con toda exactitud, su valor. Después, simplemente extraigan la cantidad deseada... en euros.