Edad Media

El castillo de Peracense

Si por algo es especialmente conocida la localidad aragonesa de Peracense —en la comarca del Jiloca— es por su castillo, sin duda uno de los lugares de mayor interés turístico de la próvida de Teruel y del suroeste de Aragón. El castillo de Peracense es una de las fortalezas españolas más espectaculares, que aprovecha la topografía del terreno para conformar un enclave defensivo casi inexpugnable. Se asienta sobre una mole rocosa, fuertemente escarpada, de arenisca de color rojizo (conocida como rodeno), que constituye el límite meridional de Sierra Menera, conformando un entorno natural único, junto al próximo cerro de San Ginés. La utilización del propio rodeno para la construcción de la fortaleza permite obtener un conjunto totalmente integrado en el paisaje. Su cota media es de 1.365 metros sobre el nivel del mar. Como reseña histórica hay que señalar que el espacio, que actualmente ocupa el recinto fortificado, ha sido habitado en épocas sucesivas por culturas diferentes. Así tenemos constancia de asentamientos durante la Edad del Bronce, hace unos 3300 años, y en época celtibérica. Continuará esta ocupación durante la Edad Media, primero en época islámica y con posterioridad con el Reino de Aragón. Será en este momento cuando la importancia estratégica del castillo de Peracense se acreciente por su posición limítrofe, entre los reinos de Castilla y de Aragón, y entre los señoríos de Albarracín, de Molina de Aragón, comunidad de aldeas de Teruel y comunidad de aldeas de Daroca. El cercano cerro de San Ginés fue el límite común de todos ellos hasta el año 1833.

Al contrario que muchos otros castillos del entorno, el de Peracense, no quedó abandonado tras los Reyes Católicos, y continuó siendo utilizado primero como prisión y después, durante la I Guerra Carlista, como cuartel de un destacamento del ejército liberal.

Los trabajos de restauración y excavación arqueológica comenzaron en el año 1987, por parte del Gobierno de Aragón, y han supuesto la recuperación de este conjunto fortificado y el hallazgo de numerosos objetos pertenecientes a la dilatada historia del castillo de Peracense.

En la localidad de Peracense podemos disfrutar de una muestra del urbanismo y de la arquitectura tradicional, muy interesante y bien conservada, donde domina el color rojo de la piedra de rodeno. Dentro de los edificios civiles destacan las casas de don Pepe y la de don Pascual, ambas casonas del siglo XVIII, a las que tenemos que añadir otro tipo de elementos como el antiguo horno comunal, el nevero o la fuente de Sierra Menera. Resulta interesante también la visita a la iglesia parroquial de San Pedro, datada en el siglo XVIII y que tiene planta basilical con tres naves. La torre, de 30 metros de altura, es de dos cuerpos de piedra: el inferior de planta cuadrada, mientras que el superior tiene los ángulos redondeados y se decora con pilastras jónicas y rosetones. El cerro de San Ginés, magnífica atalaya que domina gran parte de la Cordillera Ibérica turolense, tiene una altitud de 1.605 mts. y en su cima se encuentra la Ermita de San Ginés, patrono de la localidad, donde se celebra una romería popular el día 25 de agosto. En este cerro también podemos descubrir restos de algún torreón, que durante un tiempo sirvió de apoyo visual al Castillo de Peracense. En el paraje de los Tocones, entre las localidades de Peracense y Almohaja, podemos descubrir la carrasca milenaria, con una altura de 14 mts. y un diámetro de copa de 16 mts.

La Universidad de Castilla-La Mancha culmina la extracción de los restos de 200 soldados castellanos muertos frente a las tropas almohades en 1195 y que permitieron la salvación de Alfonso VIII: Los últimos defensores de Alarcos.

Más información: Castillo de Alarcos. Ciudad Real :: Digitalización ciudad medieval :: Reportaje especial emitido en la Televisión Municipal de Ciudad Real :: Alarcos, el yacimiento de una batalla (fotografías).

Por otro lado, podéis buscar libros y artículos sobre la batalla en la Biblioteca Virtual de Castilla-La Mancha.

Vidal MayorCon el nombre de Vidal Mayor se identifica un códice jurídico que recoge la Compilación de los Fueros de Aragón redactada en latín por el obispo de Huesca-Jaca don Vidal de Canellas (1238-1252), según se dispuso en las Cortes de la ciudad de Huesca celebradas el día 6 de enero del año 1247 por iniciativa del rey Jaime I de Aragón (1247-1276).

Vidal de Canellas fue el único redactor de dicha compilación que recibió la aprobación oficial y fue promulgada por Jaime I de la manera más solemne. Esta sistematización de la legislación foral aragonesa dio lugar a dos versiones escritas en latín, una breve, la Compilatio minor, y otra mucho más extensa, la Compilatio maior, conocida también como «In excelsis Dei thesauris» por empezar el texto con esta frase. Ninguna de las dos versiones ha llegado a nosotros pero sí una tercera versión del texto más extenso, escrita en romance navarro-aragonés. Se trata de un ejemplar único por lo que tiene una excepcional importancia para la historia de los fueros de Aragón

Al interés jurídico del texto, suficientemente destacado por los especialistas, hay que sumar el valor histórico-artístico que presentan sus ilustraciones, constituidas por 156 miniaturas de distintos tamaños, cuidada ejecución y extenso repertorio iconográfico, pertenecientes al estilo gótico lineal o francogótico de carácter cortesano, con influencia de los talleres parisinos de la segunda mitad del siglo XIII.

El códice, tras muchas vicisitudes, acabó en 1983 en el Paul Getty Museum en Santa Mónica (California), donde lo localizó el profesor Jesús Delgado.

Enlaces:


El contexto del Vidal Mayor

La sociedad política de la Europa latina cambia en el siglo XIII; son nuevos los conceptos y el estilo de gobierno. En la península ibérica el éxito conquistador de los reyes cristianos hace más profunda la transformación. El rey medieval se presenta como pacificador: en tiempo de guerra ha usado las armas; en el nuevo tiempo de paz resolverá conflictos mediante leyes y juicios. Se está abriendo paso la idea de que el derecho y la ley pertenecen a un rey que cuenta con el apoyo de juristas formados en universidades. Seguir leyendo …

El Metropolitan Museum of Art presenta un curiosa exposición, Set in Stone, que nos descubre, por ejemplo, bustos arrancados del cuerpo de la escultura y desfigurados durante los movimientos iconoclastas. También encontramos figuras que, en su momento, adornaron iglesias y catedrales. La exposición virtual consta de dos partes: en la primera, se muestran diecinueve bustos con los datos básicos; en la segunda, se ofrece un completo análisis de la exposición.

ACTUALIZACION 04/12/14: El recurso ha desaparecido pero en su lugar podemos acceder al catálogo completo de la exposición (enlace alternativo en formato PDF).

Reliquary Bust of Saint YrieixReliquary Bust of Saint Yrieix
France, Limousin, second quarter of the 13th century
Church of Saint-Yrieix-la-Perche
Gilded silver, rock crystal, gems, and glass, originally over walnut core with silver leaf and gesso on the interior.
The Metropolitan Museum of Art, New York; Gift of J. Pierpont Morgan, 1917 (17.190.352)

«La vida monástica en Occidente definió su propio marco arquitectónico cuando, abandonando la vida solitaria o eremítica, organizó la vida en comunidad dentro de un cenobio o monasterio. Desde aquel momento, arquitectura y vida monástica formaron un binomio inseparable en el intento de ajustar el espacio vital de los monjes a una determinada Regla, de tal modo que habrá tantos tipos de monasterios como Reglas monásticas. Y así como las distintas órdenes religiosas tienen en su disciplina un núcleo común que comparten para alcanzar sus fines espirituales, de igual modo los monasterios y conventos tuvieron el claustro por elemento común pero disponiendo el resto del monasterio de un modo particular, de acuerdo con lo recogido en los Estatutos o Libros de Costumbres de cada orden. La visita al monasterio de El Parral y al convento de San Antonio el Real, ambos en Segovia, nos permitirán hacer vivas estas y otras impresiones.»

Así de espléndida y atrayente es la convocatoria de las próximas Lecciones de Arquitectura dedicadas a la Arquitectura monástica medieval que se celebrarán en Ávila el 20, 21 y 22 de octubre de 2006. Están organizadas por la Diputación de Ávila y la Fundación Cultural Santa Teresa, y tienen toda la información para apuntarse en este documento (PDF).

Arquitectura monástica medieval

En el amanecer del primer viernes de Mayo del año 758 los jacetanos, al mando del conde Aznar Galíndez, se enfretaron a los musulmanes y al mediodía, cuando todo hacía presagiar lo peor, las mujeres, que aguardaban en sus casas, decidieron acudir al campo de batalla armadas tan sólo con sus utensilios domésticos. El reflejo de los rayos del sol sobre sus rudimentarias herramientas y las hojas de boj que les cubrían provocaron el pánico en el rival. Los moros creyeron ver a lo lejos la llegada de nuevos ejércitos cristianos y huyeron. Más información: ayuntamiento de Jaca, Hermandad del Primer Viernes de mayo.

********************

La conmemoración de esta batalla, cuya única referencia histórica la encontramos en Libro IV de la «Grande y General Historia» de Alfonso X, se ha convertido en una de las principales fiestas de Jaca, una ciudad amable a la que merece la pena acercarse.

Jaca y sus leyendas

  • Materiales Docentes (*) del Departamento de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza: destacan tanto los textos de dicha época como la selección de bibliografía.
    (*) Recurso desaparecido. Solo disponible en Web Archive.
  • Castle on the Web (inglés): adentrarse en la Edad Media implica necesariamente conocer una de las edificaciones más características de este período, el castillo. Para España www.castillosnet.org ofrece amplia información y buenas fotografías. ¿Y qué me dicen de las tabernas? Ya por entonces la picaresca era moneda corriente: «Platicando la çibdad en los fravdes que los taverneros hazian, yendose con el vino que les davan a vender, fue acordado que ninguno sea osado de poner taverna ni tenella hasta en tanto que dé fianças a la çibdad, e que el que no diere la dicha fiança que no venda vino e pague dos mill marauedis, la vna terçia parte para los muros y la otra para el acusador y la otra para la justiçia que lo sentençiare» (Acta antequerana del 20 de julio de 1504).
  • La Península Ibérica en la Edad Media. Los reinos cristianos: una excelente página para los más jóvenes en cuanto a contenidos aunque el diseño es mejorable. Realizada por los profesores de Enseñanza Secundaria Luis A. Ortega y Mª Socorro Cuadrado.
  • Al-Andalus: Historia Islámica de la Península Ibérica (español e inglés): Página creada para la asignatura de Historia de al-Andalus de la Syracuse University Center en España. Material gráfico, selección de textos, cronologías, glosarios, bibliografías, etc.
  • Crisis del siglo XIV: aspectos políticos. Textos seleccionados por el profesor Javier Villalba del Departamento de Historia Antigua y Medieval de la Universidad Autónoma de Madrid. Este trabajo se encuentra dentro de la revista electrónica Cuadernos de Historia Medieval de la mencionada universidad. Otras revistas electrónicas pero en inglés: Exemplaria (Universidad de Florida) y Medieval Live.
  • Medieval Sourcebook Introduction: página de Paul Halsall (Fordham University) donde se recopilan enlaces a gran cantidad de recursos on-line medievales. Formando parte de este proyecto tenemos en español la sección Libro de fuentes medievales de Internet.
  • El portal de Historia Medieval www.medievalismo.org crece día a día. Es un sitio útil para estar al día sobre todo lo que acontece -noticias, congresos, recursos,…- en relación a dicha época.

Sitio dedicado al «Libro del cavallero de dios (Zifar)». Diseñada por Vincent Barletta (University of California, Los Angeles), esta página ofrece una exhaustiva y actualizada información bibliográfica, además de imágenes seleccionadas de los manuscritos del «Libro del caballero Zifar» y enlaces a otros lugares de la red relacionados con este libro medieval.

Actualización 15/NOV/2016: el recurso ha desaparecido. En su lugar, disponemos ahora del texto completo en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.