El legado invisible en Aragón

Aragón es tierra de leyenda y su milenaria historia está salpicada de mitos, héroes, y brujas. La omnipresente figura de la Santa Inquisición contribuyó a ello. Ilustres como Bécquer o Goya fijaron su talento en sus historias. Un sinfín de aquelarres, tradiciones y hasta documentos hablan de terribles torturas en mazmorras para curar posesiones malignas y dejan huellas de las brujas por todo Aragón.

Teruel es un museo al descubierto. Presume de su mudéjar, que está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que se exhibe en espacios como la Catedral de Santa María de Mediavilla o las Torres de El Salvador o San Martín. Pero es mucho más. La ciudad de El Torico tiene rincones espectaculares, soluciones arquitectónicas ingeniosas como su acueducto o un interesante patrimonio modernista en sus edificios decimonónicos.

Musulmanes, judíos y cristianos. Durante siglos, la presencia en Aragón de las tres religiones ha dejado un legado de incalculable belleza y magnitud. Vestigios como baños, sinagogas, palacios, mezquitas… cuando no barrios enteros en forma de judería o medinas conservan la esencia y han demostrado que la convivencia secular era posible. Se mostrarán los espacios más ocultos y los secretos mejor guardados del Palacio de la Aljafería, la iglesia de Aniñón, la sinagoga de Híjar o la Catedral de Tarazona.

Edificios representativos de épocas furibundas en las que los litigios se resolvían en duelos y los señores de la guerra tenían sus propios ejércitos. Símbolos ostentosos de poderío que permitirán recorrer siglos y siglos, desde castillos milenarios como la Torre de Abizanda a la ciudadela pentagonal del Castillo de San Pedro de Jaca, que defiende ininterrumpidamente desde hace cinco siglos el paso desde Francia.

Enlace al video en Aragón TV: http://alacarta.aragontelevision.es/programas/el-legado-invisible/

El programa emprende un viaje cargado de leyendas por los lugares desde los que Ramiro I fue construyendo el Reino de Aragón. Descubrirá los panteones reales, los sarcófagos más enigmáticos, los vestigios de esa estirpe batalladora que fundó, consolidó el reino y paró el avance musulmán por encima del Ebro. Hasta el monasterio románico de San Pedro el Viejo, en pleno corazón de Huesca, donde se retiró Ramiro II el monje, y donde está enterrado, en su pequeño panteón real, junto a su hermano Alfonso I el Batallador.

Enlace al video en Aragón TV: http://alacarta.aragontelevision.es/programas/el-legado-invisible/