Fotografía

Lux Noctis drones que iluminan mundos remotos

Lux Noctis is an ongoing project depicting landscapes unbound by time and space, influenced by ideas of planetary exploration, chiaroscuro painting, and science fiction.
We are overwhelmed everyday by beautiful images of the familiar. I imagine these scenes transformed into undiscovered landscapes which renew our perceptions of our world.
Reuben Wu

Photographer: © Classic View Winner: Leigh Dorey, 'Roman Road', Dorset
Photographer: © Classic View Winner: Leigh Dorey, ‘Roman Road’, Dorset

Charlie Waite, nacido en 1949, es un fotógrafo inglés que está considerado como uno de los mejores en la especialidad de paisajes. Es reconocido tanto por su original enfoque «pictórico» —con el excepcional uso de las luces y las sombras— como por su predilección por la cámara Hasselblad 6×6 y el formato cuadrado.

En 2006, Charlie Waite fundó el concurso Landscape Photographer of the Year, dotado con más de 20.000 libras esterlinas, que premia las mejores fotografías del paisaje británico. En la página web podemos ver las fotografías ganadoras de los últimos años, incluida la del 2020.

Estas tres fotografías son las ganadoras de las sendas ediciones celebradas de Drone Awards, un proyecto de Siena Awards, que es considerado como el concurso mundial más importante sobre video y fotografía aérea. El concurso está abierto a la fotografía o el vídeo realizados desde aviones, helicópteros, vehículos aéreos no tripulados, globos, dirigibles, cometas y paracaídas.

Podéis ver todas las imágenes galardonadas en las distintas categorías de las tres ediciones en su página web: 201820192020.

A Tracy y Dan Calder —ambos fotoperiodistas— les gusta tanto las cosas pequeñas que en 2018 lanzaron Close-up Photographer of the Year (CUPOTY) para ofrecer un espacio propio a la fotografía de primeros planos, macro y micro. Esta año 2020 se ha celebrado la segunda edición en la que las fotografías ganadoras han sido elegidas entre más de seis mil imágenes.

Tanto los premiados como los finalistas en las distintas categorías pueden verse en su página web. Todas las fotografías cuentan con la descripción proporcionada por el fotógrafo incluyendo información técnica. Y de muestra, un botón: el ganador de la categoría «micro», que incluye imágenes capturadas con un microscopio óptico o electrónico. No hay límite para el tema y se puede utilizar cualquier técnica, como campo oscuro, luz reflejada, fluorescencia, confocal, apilamiento de enfoque o polarización.

Andrei Savitsky: Glass worm
Andrei Savitsky: Glass worm

Casa Vicens de Gaudí. Fotografía: David Cardalús.
Casa Vicens de Gaudí. Fotografía: David Cardalús.

La Casa Vicens es la primera edificación que hizo Gaudí tras licenciarse en la Escuela Provincial de Arquitectura de Barcelona, en 1883, antesala por tanto de su obra posterior. Construida entre 1883 y 1885 como casa de veraneo de la familia Vicens, fue declarada patrimonio mundial por la UNESCO en 2005. Fue adquirida por la familia Herrero-Jover y hasta 2014 fue residencia familiar, primero solo de veraneo y luego como vivienda habitual. En ese año fue comprada por la banca andorrana MoraBanc a través de su vehículo inversor Amura Capital para convertirla en una casa-museo. Finalmente, abrió sus puertas al público en el otoño de 2017.

El fotógrafo David Cardalús nos introduce en esta maravillosa casa a través de sus tomas: Photographing Heritage. The Vicens House. No es la única obra de Gaudí a la que «dispara» ya que tiene un especial interés en captar al genio: «‘Intento ahora exagerar lo esencial y dejar a propósito las cosas obvias vagas’. Esa es, en mi opinión, la clave para fotografiar a Gaudí»: Fotografiando a Gaudí.

Gabriele Galimberte. Fotografía de la serie «Inside Out»
Gabriele Galimberte. Fotografía de la serie «Inside Out»

Greta Tanini e Cristoforo Lippi (30 y 27 años). Mientras que para la mayoría de las personas la cuarentena es sinónimo de aburrimiento y obligaciones, Greta y Cristoforo la aprovechan como una oportunidad para pasar tiempo juntos y explorar su relación después de haber estado separados por un océano durante más de un año. Ambos son estudiantes y normalmente viven en casas distintas, con diferentes compañeros de piso. Pero el encierro los encontró juntos, en la casa de Greta, los dos solos, y se han quedado allí y se quedarán allí durante estas semanas.

«En realidad tenemos mucho que hacer: tengo clases online todo el día, Cristoforo está trabajando en su proyecto final. Estamos ocupados, el tiempo pasa rápido», explica Greta.

La cuarentena también es una prueba para ellos para estar juntos, un paso que han estado deseando desde hace tiempo. Han dividido sus tareas domésticas: comprar, limpiar, ordenar. Su interacción social se limita a conversar con los vecinos, a una distancia segura, en el jardín. Tomaron medidas de precaución muy estrictas para no propagar el virus: «No queremos enfermar, y no queremos que nuestros seres queridos enfermen: preferimos permanecer en aislamiento en lugar de correr riesgos o poner en peligro la salud de los demás».


A mediados de febrero se detectaron los dos primeros casos de COVID-19 en Italia, uno en Codogno (Lombardía) y otro en Vo’ (Véneto). La primera región, cuya capital es Milán, ha sido una de las más afectadas por el virus y en esa ciudad fue donde se encontraba el fotógrafo Gabriele Galimberte  (Instagram) cuando entró en vigor el confinamiento: «Durante las dos primeras semanas de la crisis del coronavirus en Italia, he elegido seguir trabajando fotografiando y entrevistando (junto con mi amiga Gea Scancarello @bellagea) a las personas encerradas en sus hogares de Milán, en cumplimiento de la cuarentena impuesta por el gobierno para luchar contra COVID- 19).»

No les resultó fácil convencer a las personas para que se dejaran fotografiar y entrevistar ya que el miedo se había apoderado de la gente. Milán se había convertido en una ciudad fantasma y sus habitantes se habían parapetado en sus casas, rehuyendo cualquier contacto humano. Solo gracias a estrictas medidas de seguridad como desinfectar los focos que se colocaban en el exterior o mantener la distancia de seguridad les permitió hacer las fotos en lo que podríamos considerar el nuevo género de retrato en tiempos del coronavirus.

El resultado final se puede ver en Inside Out. Todas las imágenes se muestran con su correspondiente leyenda.

Neil Burnell: Wistman's Wood
Neil Burnell: Wistman’s Wood

Parque Nacional de Dartmoor (Devon, Inglaterra): allí se encuentra Wistman’s Wood, un laberinto de robles cubierto de musgos cuyos orígenes se remontan al 7.000 a.C.

Cuatro años le llevó al fotógrafo Neil Burnell captar la esencia de ese bosque. Tomas a primera y a última hora, cuando la luz es suave, y la niebla que todo lo envuelve fueron las claves que buscaba para lograr captar su misterio. El resultado, su serie Mystical.

Pueden seguir su trabajo en su página web, Instagram y Behance. También se puede adquirir una impresión de su fotografías aunque no son nada baratas.

Fotografía: Ryota KajitaTodos los años, cuando el otoño toca a su fin en Alaska, Ryota Kajita (Instagram) sale en busca de los primeros hielos invernales. Este fotógrafo de origen japonés afincado en Fairbanks cree que «todo, hasta lo que parece más insignificante, está conectado con aspectos más amplios de nuestra Tierra». Un buen ejemplo, dice, es el hielo que se forma sobre charcas y lagos antes de que quede sepultado por la nieve.

Kajita lleva tomando fotografías del hielo desde 2010 para su proyecto Ice Formations: «Muchas de las formaciones son burbujas de metano y dióxido de carbono retenidas en el hielo. Cuando el agua se congela, se transforma lentamente en hielo desde la superficie y va atrapando los gases». La escarcha y los copos de nieve que caen sobre el hielo añade a estas fotografías —de entre 25 y 75 cm de diámetro— un halo blanco. Comparte su interés con los científicos ya que el metano está considerado uno de los principales causantes del efecto invernadero y estudian esas burbujas en relación con el cambio climático. La fusión del permafrost avanza imparable y él se acumulan toneladas de metano y CO2 que podían quedar liberadas y agravar aún más el problema.

Florian Ledoux. Above the Crabeater Seals
Above the Crabeater Seals (Florian Ledoux).

Hace unos días se dio a conocer la decisión del jurado de un nuevo certamen de fotografía sobre la vida salvaje y la naturaleza. Y para ser la primera edición, el número de fotografías y participantes fue realmente sorprendente. Más de siete mil imágenes de fotógrafos de 117 países. El ganador absoluto ha sido el fotógrafo Florian Ledoux con una vista aérea donde se observa a un grupo de focas cangrejeras descansando sobre le hielo.

Macro: Chinese painting (Minghui Yuan)
Macro: Chinese painting (Minghui Yuan)
Paisaje: Shadow game (Marek Biegalski).
Paisaje: Shadow game (Marek Biegalski).
Jóvenes: Phoenix (Saptarshi Gayen).
Jóvenes: Phoenix (Saptarshi Gayen).
Premio del Público: I'm not going easy (Rob Ferguson)
Premio del Público: I’m not going easy (Rob Ferguson)

Y mis favoritas: Flower Power (Brandon Yoshiozawa) y Jumping spider nest (Jesslyn Saw).

Jumping spider nest (Jesslyn Saw)
Jumping spider nest (Jesslyn Saw)

Mientras estaba de vacaciones en la casa de mi familia en Malasia, me propuse documentar tantos tipos diferentes de arañas saltarinas como fuera posible en quince días. Combatiendo la lluvia, el calor y la humedad de los trópicos, el mejor momento para cazar estas arañas fue temprano en la mañana y al final de la tarde. Fue en una de estas excursiones al final de la tarde cuando vi esta colorida araña saltarina y descubrí un nido cerca. Con la esperanza de que el nido perteneciera a esta araña en particular, regresé temprano a la mañana siguiente para fotografiarlo en su nido. Para mi deleite, vi que el nido pertenecía a esta araña. Sin embargo, me tomó otros dos días fotografiar con éxito la araña en su nido. Foto: Brandon Yoshiozawa / Nature TTLPOY 2020

Flower Power (Brandon Yoshiozawa)
Flower Power (Brandon Yoshiozawa)

Una increíble muestra de interacción del hombre y la naturaleza. La columna de escape de un cohete de Space X aparece iluminada por el crepúsculo. El penacho adquiere la forma de una flor y el rastro dejado se muestra como un tallo roto que aparece trás de las montañas de Sierra Nevada. No podría haber pedido una mejor escena, aderezada por el un campo de álamos temblones de colores. Una de las cosas más increíbles que he podido presenciar y capturar con una cámara. Foto: Jesslyn Saw / Nature TTLPOY 2020.

Podéis ver todas las fotografías premiadas en el sitio oficial del premio (inglés) o en National Geographic (con las descripciones en español).